Edición Impresa, El Hincha

Un final con escándalo

Corridas, balas de goma, gases lacrimógenos y heridos. Todo luego del polémico arbitraje de Pablo Lunati.

nob

La noche terminó de la peor manera para los hinchas de Newell’s. No sólo por la derrota frente a Arsenal sino porque una vez finalizado el encuentro hubo serios incidentes entre los simpatizantes y la Policía, ya que se desató una verdadera batalla campal. Corridas y represión con balas de gomas de forma indiscriminada fue el escenario por más de media hora.

El manejo de las acciones de Pablo Lunati, el tiempo que demoraban cada uno de los jugadores de Arsenal y sobre todo el agregado de cuatro minutos que se dio generó un clima de suma tensión en los hinchas rojinegros.

El descontrol comenzó cuando algunos exaltados intentaron ingresar a la zona de los vestuarios de Lunati y la Policía reprimió indiscriminadamente desatando, lo que por momentos pareció, una verdadera guerra.

Fue media hora de locura, con familias que no sabían si salir de la cancha o quedarse en ella. Con un panorama caótico en el playón de estacionamiento donde inclusive se encontraban los familiares de los jugadores, por lo que la tensión también se apoderó del vestuario y Roberto Sensini decidió suspender la conferencia de prensa.

Además hubo corridas en el sector de prensa, ya que algunos se la agarraron increíblemente con periodistas. Hubo piedrazos y desesperación de familias enteras que se tuvieron que refugiar en las cabinas y palcos de prensa.

Una hora y media después Pablo Lunati pudo salir del vestuario con la colaboración de los dirigentes de Newell’s, que intentaron por todos los medios calmar una situación que se fue de las manos desde el pitazo final del una vez más polémico árbitro.

Comentarios