Ciudad, Edición Impresa

Un festival de software libre

Será desde las 14 en el Centro de Expresiones Contemporáneas, Sargento Cabral y el río. Se dictarán charlas y, además, la ONG Lugro instalará el sistema de manera gratuita al que lleve su computadora.

Hoy, a partir de las 14, en el salón de usos múltiples del Centro de Expresiones Contemporáneas (CEC), en bajada Sargento Cabral y el río, arrancará el capítulo local de la actividad de software libre más grande del mundo: la edición 2011 de Flisol, el Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre, una actividad que se realiza en simultáneo en más de 200 ciudades de 20 países del continente, 33 de ellas de la Argentina.

“Traé tu computadora solamente o tu notebook y llevate software libre instalado y funcionando”, es la invitación del Grupo de Usarios de Software Libre de Rosario –www.lugro.org.ar–, que además de tener su propio calendario de actividades de promoción y difusión y hasta de mantener una de las mayores redes del mundo de acceso gratuito y público a internet, desde hace siete años se suma al evento continental, desplegándolo en la ciudad.

El Festival está dirigido a todos los que quieran instalar –o incluso saber qué es– software libre en sus computadoras. En especial –aclaran desde Lugro–a quienes “todavía no se animan a hacerlo solos y necesitan ayuda y asistencia de la comunidad de software libre”.

El software libre no sólo incluye un sistema operativo que funciona en cualquier tipo de computadora, aun en muchas que suelen considerarse viejas u obsoletas –GNU/Linux– sino una serie de aplicaciones para oficina, estaciones de diseño gráfico, edición de fotografías, navegación web y cualquier otra cosa que haga alguien que se sienta frente a una pantalla para trabajar o simplemente para divertirse.

¿Cómo es un programa “libre”?

¿Y qué hace que un programa sea “libre”? Lugro responde que la definición la acuñó precisamente la Fundación del Software Libre (FSF, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro fundada por su gran “gurú” informático, Richard Stallman, en 1984. Así, todo software libre es, en concreto, el que respeta las cuatro “libertades fundamentales” en términos de licencia, utilización y propiedad intelectual. Y éstas determinan que un software se puede considerar libre si:

Se puede usar con cualquier propósito.

Se puede estudiar y adaptar a las propias necesidades.

Se pueden copiar y redistribuir en versiones idénticas.

Se puede mejorar y redistribuir en versiones mejoradas.

Contrariamente a lo que se pueda suponer, no son pocos sino miles los programas que se ajustan y respetan los cuatro postulados. Incluso uno de ellos, el navegador Mozilla Firefox, se utiliza en forma común por muchos cibernautas que ignoran que se trata de una pieza de software libre.

También forman parte de esa categoría, cuyo mascarón de proa es el Proyecto GNU, desde los “Wikis” con los que se construyó –y se sigue haciéndolo– Wikipedia, la enciclopedia libre que en mayo cumplirá 10 años con su versión en castellano –a nivel mundial los cumplió en enero– hasta el paquete de OpenOffice.ogr –“liberado” por la empresa Sun Microsystems–, que es un completo conjunto para trabajos de oficina que incluye procesador de textos, planilla de cálculo, base de datos, generador de presentaciones audiovisuales, entre otras aplicaciones. 

“Numerosas compañías de diferentes magnitudes, desde grandes corporaciones hasta pequeñas y medianas empresas locales, cooperativas, administraciones públicas, escuelas, organizaciones sociales, sindicales, radios comunitarias y particulares utilizan software libre de manera regular y dan cuenta de las potencialidades y ventajas que estos sistemas proveen”, completan desde Lugro.

Para expertos y para todos

Así las cosas, el Festival consiste en una apoyatura de “expertos” destinada a cualquiera, y a todos. De hecho, además de Lugro participan de Flisol otras ONG vinculadas al conocimiento y desarrollo informático como Kdear –www.kde.org.ar, el Grupo de Desarrolladores de KDE Argentina–, comunitarias como la Asociación Civil Nodo Tau –www.tau.org.ar–, de información y conocimiento como la Fundación Vía Libre, entre otras. Con su participación, simultáneamente a la instalación de software libre se ofrecerá en paralelo un ciclo de conferencias con temáticas culturales hasta políticas: uno de los temas que se tratarán será el voto electrónico. Tanto las instalaciones como la participación en las charlas son libres y gratuitas.

Con todo, la idea del Festival Latinoamericano surgió originalmente en Colombia en 2005 y se fue replicando por toda América latina. En 2008 se adoptó como día de realización continental cada cuarto sábado de abril, pero este año –por única vez– se convocó para el segundo.

De esta manera, hoy en cada lugar donde haya un grupo de usuarios de software libre en actividad se hará el Flisol. Y esto ocurre ya, además de la Argentina, en Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, el Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Comentarios