Edición Impresa, Policiales

Homicidio

Un fatal disparo en la cabeza  de un hombre

Sucedió ayer por la mañana en Villa Gobernador Gálvez. La víctima fue ultimada de un balazo en la cabeza.


Un hombre de entre 30 y 40 años fue asesinado ayer por la mañana frente a un dispensario en Villa Gobernador Gálvez. La víctima fue ejecutada de un disparo en la cabeza en medio de una calle que suele tener mucha circulación pero que, por el feriado, estaba casi desolada. Según fuentes judiciales, el cuerpo fue llevado al Instituto Médico Legal para ser identificado, ya que no presentaba documentación ni fue reconocido por ninguno de los que se acercó a la escena del crimen. Durante la tarde, los pesquisas aseguraron que se llamaba David Gabriel Rojas, pero se desconocía la edad. Para los vecinos, se trata de una persona que no era del barrio ya que “nadie lo conocía”.

A diferencia de cualquier día de la semana, poca gente circulaba ayer a la mañana por la calle Marcos Paz de la vecina localidad. El dispensario, ubicado en la esquina de García González y que suele generar movimiento desde temprano, estaba cerrado, al igual que los comercios aledaños. El feriado invitaba a los vecinos a quedarse un rato más en la cama pero la tranquilidad de la mañana fue interrumpida por dos tiros.

Según lo informado por voceros policiales, a las 7.45 entró un llamado al 911 de un vecino que escuchó una discusión desde dentro de su casa y, segundos después, dos disparos. Al llegar, el personal policial de la subcomisaría 26ª encontró el cuerpo de un hombre de entre 30 y 40 años tendido en el pasto, casi en la calle y frente a la puerta del dispensario. Estaba de costado y tenía puesta una gorra, completamente ensangrentada. De acuerdo a las primeras pericias, presentaba uno o dos disparos en el cráneo.

Una vecina contó a El Ciudadano que el hombre estaba vestido con un pantalón y una campera y, debajo de ella, una mochila. Además, encontraron las llaves de una moto en uno de los bolsillos. “Yo estaba en la cama porque quería dormir un ratito más, pero con mi marido empezamos a escuchar el revuelo de vecinos afuera”, contó y agregó: “Nadie sabía quién era, no lo reconoció nadie y tampoco vino la familia. Por eso todos los vecinos coincidimos en que seguro no era de por acá”.

En el mismo sentido apuntaron fuentes de la Policía: “Ninguno de los que se acercó a la escena del crimen lo identificó y en la comisaría tampoco lo teníamos visto de algún lado, por lo que se le tomaron las huellas dactilares y fue trasladado al Instituto Médico Legal”. Durante la tarde, fue identificado.

El homicidio es investigado por el fiscal Florentino Malaponte, por el Ministerio Público de la Acusación.

Comentarios