Ciudad

Gran cierre

Un epílogo para la Feria del Libro

Este lunes cerró el encuentro de editoriales, escritores y lectores del país en el Centro Cultural Fontanarrosa, por donde pasaron más de 180 mil personas. Los libreros dijeron que repuntaron en ventas y en el municipio piensan en repetirla.


El lunes se mostró gris, a tono con las despedidas. Tras doce días de actividades constantes, visitas ininterrumpidas y momentos memorables, la renovada Feria del Libro de Rosario llegó a su fin, no sin antes transitar una última jornada de encuentro entre lectores, escritores, libreros y editores. El balance de esta edición de la Feria la posiciona definitivamente como uno de los eventos culturales de mayor interés para los vecinos y las vecinas. Más de 180 mil personas pasaron por las seis plantas repletas de libros del Centro Cultural Roberto Fontanarrosa (San Martín y San Juan) entre el jueves 24 de mayo y el lunes 4 de junio. Los sábados y domingos fueron los días de mayor concurrencia. “Recuperar la Feria del Libro para la ciudad después de 10 años nos llena de orgullo. Rosario es un faro cultural en el país y la enorme participación durante los 12 días del evento lo confirman. Las 180 mil personas que pasaron por la muestra superaron ampliamente las expectativas. Hace tiempo que veníamos con la intención de recuperar este evento que la ciudad estaba esperando. Fue cuestión de sentarnos con la Fundación El Libro y los libreros rosarinos, para rápidamente ponernos de acuerdo”, dijo al cierre la intendenta Mónica Fein. En su balance la intendenta señaló que “la feria es un encuentro multiplicador en lo cultural, pero también en lo turístico, porque atrae público de varios kilómetros a la redonda de Rosario, y en lo comercial”. “En un momento en el que las ventas vienen en franca caída, desde el municipio nos agrada poder apoyar con este tipo de acciones a las editoriales y librerías, fundamentalmente de Rosario, para estimular el consumo de libros y con ello, la lectura”, agregó la mandataria. Por último, la intendenta adelantó: “Para el año que viene estamos pensando en extender su duración para que más gente pueda disfrutarla y sumar más visitas de escuelas. Seguramente seguirá creciendo en cantidad de expositores, actividades y presentaciones”.

En números

Los visitantes disfrutaron de más de un tercio de los 1.500 metros cuadrados del Centro Cultural Roberto Fontanarrosa que estuvo ocupado por los 40 stands de libreros. Hubo más de 70 expositores. Durante los cuatro primeros días, 17 editoriales independientes de Rosario dijeron presentes en la Feria de Editoriales Rosarinas. Ganaron en ventas y visibilidad para las publicaciones.

Los cinco espacios dispuestos para actividades (Auditorio G, Espacio de Lectura, Área en Explanada Exterior, Sala B y Sala C) sirvieron para 136 eventos, entre charlas y presentaciones de libros. Entre las actividades más convocantes estuvo el acto de apertura con homenaje a Angélica Gorodischer, y las presentaciones de Reynaldo Sietecase, Víctor Hugo Morales, Claudia Piñeiro, Viviana Rivero, Dalia Guttman, Hebe Uhart, Hernán Casciari y Carlos del Frade. Con distintas propuestas y distintos estilos, el éxito masivo de estas presencias echó luz sobre la diversidad del público rosarino. Otros destacados fueron la mesa de literatura infantil con Silvia Schujer, Ricardo Mariño y Sandra Siemens coordinada por Beatriz Actis, el homenaje a Roberto Fontanarrosa por parte de sus destacadísimos amigos, el unipersonal de Fabián Vena Conferencia sobre la lluvia, el show del dúo de payasos “Tertulia y oblicuo” en la explanada durante el día sábado y la mesa de poetas rosarinos que supo hacer estallar la Sala C. Un párrafo aparte mereció la jornada de Mirada Joven, que desbordó la geografía del Fontanarrosa ante la presencia masiva de chicos y chicas de ocho a 16 años. Los jóvenes fueron en masa para dialogar con un panel de booktubers o escuchar a la youtuber escritora Pamela Stupia, que tuvo la firma de libros más extensa de la feria: más de tres horas dedicando ejemplares de sus novelas juveniles 14/7 El Descubrimiento y 14/7 Fusión de Ejes. Luciana Peker fue otra de las autoras que generó furor, llenó sala y permaneció durante largo rato firmando libros, dando cuenta del destacado lugar que han logrado las mujeres escritoras y las lecturas de género en la Feria del Libro.

En los doce días hubo un total de 64 firmas de libros, entre las cuales se destacaron por convocatoria y entusiasmo del público las de Víctor Hugo Morales, el ilustrador infantil Juan Chavetta (que dedicó cada ejemplar con una ilustración personalizada) y la escritora cordobesa Viviana Rivero. Además, de lunes a viernes, treinta delegaciones de instituciones escolares públicas y privadas recorrieron el Fontanarrosa en dos turnos con visita guiada. De esta manera, unos 2.100 alumnos y alumnas de la ciudad y la región tuvieron la posibilidad de ser parte de esta nueva edición de la Feria, disfrutando de lecturas y espectáculos, y sumergiéndose entre los cientos de libros que ocupaban las bateas de los stands. Este potente nivel de actividad y movimiento fue registrado y acompañado en las redes sociales de la feria, que sumaron 2.405 amigos en Facebook, 756 seguidores en Twitter y 1.526 en Instagram. Otro dato destacado fueron las pintorescas intervenciones del pórtico de ingreso y la de “Libros voladores”, una instalación en las escaleras que necesitó de 9.076 ejemplares.

El evento final fue una destacada mesa de debate sobre cartografías latinoamericanas de la cual participaron el periodista y licenciado en historia, Martín Granovsky, el investigador en ciencias sociales Pablo Vommaro y el reconocido economista y político brasilero Aloizio Mercadante.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios