Ciudad

Espacio gastronómico

Un emprendimiento que se hizo carne en el Mercado del Patio

El Corral es uno de los negocios nuevos que tiene el paseo gastronómico en el ex Patio a la Madera. Ofrece distintos cortes de exportación y sándwich para comer en el lugar.


Raúl Elías tiene 51 años y desde hace 25 tiene la representación de frigoríficos.

Raúl Elías tiene 51 años y desde hace 25 tiene la representación de frigoríficos y se dedica a la venta por mayor de carnes con puestos en el Mercado de Concentración de Fisherton y en el de Productores. Cuando hace un año y medio escuchó sobre el proyecto del Mercado del Patio, puso manos a la obra y probó con un local de venta directa al público. A casi seis meses de la inauguración del espacio gastronómico impulsado por la Municipalidad de Rosario y el gobierno de Santa Fe, él asegura que la experiencia es increíble y confía en que pronto el paseo va a estallar de gente. “Cuando salió la propuesta me interesó aprovechar la relación que tengo con los frigoríficos para poder saltar un eslabón de la cadena y abrir un negocio minorista con un precio diferencial”, cuenta. El Corral no es sólo una carnicería que ofrece productos de exportación a precio diferencial de animales criados a campo. Tiene también un espacio gourmet donde los clientes pueden disfrutar de platos y sándwich preparados en el momento.

Raúl supo del proyecto del Mercado del Patio por un dato que le acercó su mujer. “Me interesé en participar del proyecto y averigüé qué necesitaba presentar para las licitaciones”, recuerda. “Siempre me interesó la experiencia de los mercados porque sé de la afluencia de gente y vi una oportunidad de negocios. Tenía ganas de hacer algo distinto, que me renovara la energía y me devolviera al contacto con las personas”, agrega.

Raúl estaba decidido en formar parte del Mercado del Patio y puso tiempo y esfuerzo en armar un proyecto. “Empecé a escribir el proyecto cuando todos se iban a dormir y me quedaba sólo en casa. Pensaba qué es lo que quería hacer, cuánta gente iba a necesitar, horarios, organización y qué productos pondría. Estuvo bueno todo el proceso de armado”, cuenta.

Raúl explica que pasar de tener puestos en los mercados fue enloquecedor. “El comercio demanda muchísimo tiempo de trabajo y estaba acostumbrado a tener un horario. Ahora estoy 10 o 12 horas en el negocio de martes a domingos y el lunes organizo para que el martes trabajemos bien”, agrega.

Rául no oculta la satisfacción por la experiencia vivida. “La experiencia es increíble. A este negocio entran arriba de seis mil personas por mes. La gente te saluda, dice tu nombre y el de los chicos. Está bueno”, dice y resalta cómo el mercado ayudó a crear nuevos puestos de trabajo. “Son nueve puestos de trabajo que antes no existían. Hay que sumar la infraestructura. Para armarlo participaron arquitectos, carpinteros, yeseros, plomeros y herreros”, señala y agrega: “Hay una inversión importante y generó mucho trabajo para otras personas”.

Para Raúl el Mercado del Patio es un paseo de compras y gastronómico elegido por los rosarinos y los visitantes- “En un futuro va a estallar de gente. Encontrás buena mercadería y buenos precios. Hay buena predisposición en los empleados de los locales para dar consejos a los clientes en sus compras”.

Por una vidriera internacional

A casi seis meses de la apertura, el Mercado del Patio se convirtió en el primer mercado minorista del país en formar parte de la Unión Mundial de Mercados Mayoristas (World Union of Wholesale Market). La asociación está formada por 200 mercados mayoristas y minoristas de más de 42 países. “La membresía coloca al Mercado del Patio en la vidriera internacional. Le permitirá nutrirse de las experiencias de otros lugares similares y sumar visibilidad para sí mismo y para la ciudad”, dijo el secretario de Gobierno, Gustavo Leone. Según los cálculos del funcionario, más de 600 mil personas visitaron el paseo desde la apertura. “El nuevo espacio demostró que el trabajo conjunto de los distintos niveles del Estado y el sector privado da frutos y es capaz de traer nueva vida a un barrio de la ciudad que pedía transformaciones”, agregó el secretario. La obra de remodelación del predio donde funcionaba el Patio de la Madera y el parque público, Barrio Agote fue objeto de una intervención integral que mejoró el entorno.

“Que el Mercado del Patio forme parte de la Unión Mundial tiene que ser motivo de orgullo de los rosarinos y santafesinos porque demuestra que un proyecto de vanguardia a nivel nacional también tiene repercusión internacional. Significa tener en la ciudad un mercado minorista de alimentos y paseo gastronómico donde se combinan la inversión provincial, municipal y privada “, explicó el secretario de Desarrollo Territorial y Economía Social de la provincia,  Mauro Casella. “Nos permite mostrar la producción de alimentos santafesinos en un solo lugar. Implementa un modelo de comercialización de cercanía y sustentable que en cinco meses ha probado ser exitoso y seguro crecerá más”, agregó.

Si te gustó esta nota, compartila