Edición Impresa, El Hincha

Rosario Central

Un empate con muy pocas luces

El arquero Sebastián Sosa fue el destacado de un equipo que tuvo una de las producciones más pobres de este ciclo.


En una de sus producciones más pobres del ciclo de Eduardo Coudet, que lleva más de un año y medio al frente del equipo, Central igualó sin tantos frente a Independiente. El partido, correspondiente a la novena fecha del torneo de primera división, se disputó el último domingo por la tarde en el Gigante de Arroyito.

Luego de eliminar a Boca y acceder a la semifinal de la Copa Argentina, el Canalla sintió el esfuerzo. Y no entregó su mejor versión ante el Rojo, que se mostró superior.

Sin embargo, la baja eficacia de Independiente, y algunas buenas respuestas del arquero Sebastián Sosa, el mejor de los auriazules, conspiraron contra la posibilidad de que los de Avellaneda se quedaran con el triunfo.

Las ausencias de Lo Celso y Fernández, que ingresó en la segunda parte, resquebrajaron el funcionamiento del mediocampo de Central. Pero, además, el equipo en general tuvo baja respuesta física para resolver los problemas que le planteó el Rojo.

La visión del Chacho

Lejos de estar conforme con lo realizado por su equipo ante Independiente, Eduardo Coudet entregó su mirada del partido del domingo.

—¿Qué análisis hacés del partido?

—Indudablemente, después de un partido emocional como lo fue el del miércoles pasado ante Boca por la Copa, muchas veces pasan estas cosas. Nos costó muchísimo dar la mejor respuesta desde lo físico, y no hicimos un buen partido. No es excusa, sino que es realmente lo que pienso, físicamente nos costó muchísimo, y creo que tiene mucho que ver con el partido que jugamos el miércoles en Córdoba.

—¿El equipo entró a jugar en un estado de relajación, o muy gastado en lo físico?

—Son esos partidos que se dan después de semanas emocionalmente muy fuertes. No le podés encontrar explicación a la falta de respuesta física. Más allá de no jugar bien, físicamente fue durísimo, nos costó mucho. No me gustó para nada lo que hicimos.

—¿Complicaron el armado algunas ausencias?

—Hay una realidad, no tenemos un reemplazante natural de Lo Celso. Y cuando no podemos contar con él, nos obliga a cambiar el sistema. Hubo cambios de nombres porque algunos llegaban muy al límite y tratamos de no tomar riesgos que pudieran generar una lesión. Más allá de los nombres de los que estaban en campo, nos costó el partido. No es fácil hacer un análisis de un partido como el que hicimos, es durísimo para mí. Uno intenta constantemente que el equipo reaccione, pero esta vez fue muy difícil conseguir una respuesta positiva.

p12f2-juanjo

—¿Pensás que este receso les llega en el momento justo?

—Sí, para trabajar desde lo futbolístico y recuperar desde la parte física. Tampoco tenemos dos equipos para afrontar la doble competencia. Y está claro que nos cuesta muchos cuando jugamos algún partido entre semana. Ahora hay que preparar al equipo para volver a poner en cancha la versión real de lo que creo que puede dar este Central.

—Lo volvieron a expulsar a Salazar. ¿Qué análisis hacés?

—Fueron dos infracciones. Ya veré las repeticiones, pero tampoco creo que sea un jugador violento. Hay que seguir trabajando y mejorando. Ahora tenemos 15 días y antes del próximo partido para trabajar muy tranquilos y también para corregir errores.

¿Dos fechas para Salazar?

La que recibió Víctor Salazar el último domingo fue la tercera tarjeta roja de su carrera profesional. Antes, el tucumano había sido expulsado en la fecha final del torneo pasado, en la derrota frente a Belgrano (1 a 0). Y luego, en su reaparición, ante Vélez por la segunda fecha de este torneo, el lateral también recibió una roja. Esta última expulsión de Salazar se produjo el 11 de setiembre. Por lo tanto, según el reglamento, Salazar es reincidente, ya que esta nueva roja llegó antes de los tres meses, fecha en que prescribe la anterior. Ante esta situación, el tucumano recibiría dos fechas. Aunque los auriazules tratarán de atenuar al mínimo la pena, debido a que la roja llegó por doble amonestación. Lo preocupantes es que las 3 expulsiones de Salazar se dieron en los últimos 9 partidos que jugó.

Comentarios