Ascenso, El Hincha

Primera D

Un duro golpe: Argentino perdió como local y dejó pasar la chance de meterse en puestos de reducido

El Salaíto ganaba 1-0 por el tanto de Raúl Chamorro en la etapa inicial, pero en el complemento, Muñiz lo dio vuelta por los goles de Alejandro Acuña de penal y Mariano Acosta de cabeza para el 2-1. Un clima de bronca e incertidumbre se vivió en el Olaeta y la continuidad del entrenador está en duda


Las dos caras del fútbol. Toda la desazón de Argentino y la alegría de Muñiz. Fotos: Juanjo Cavalcante

El final de la temporada de la Primera D está cada vez más cerca y Argentino no logra encausarse para lograr el gran objetivo de meterse en el torneo reducido en búsqueda del segundo ascenso a la C. Ayer por la tarde y en condición de local, tenía la gran chance de conseguir los tres puntos que le permitiera entrar, provisoriamente, en puestos de clasificación. Pero la tarde, que había comenzado con una alegría, terminó con mucha preocupación y la bronca de los hinchas por la derrota 2-1 ante Muñiz, un rival que ganó su primer partido en este Clausura y que le arrebató al Salaíto ese lugar de privilegio entre los seis mejores de la tabla general.

El partido de los dirigidos por Diego Oyarbide no fue para nada bueno, de hecho, se fueron en ventaja al entretiempo gracias al gol de Raúl Chamorro a la salida de un tiro de esquina a los 36 minutos de la etapa inicial, aunque el transcurso del juego haya sido favorable a la visita, que contó con cuatro situaciones de gol claras, pero falló en la definición.

En el segundo tiempo, nada cambió y para colmo, en el inicio llegó el empate. Un centro al área y una mano que el árbitro sancionó como penal, que Alejandro Acuña cambió por gol definiendo a la derecha del arquero Sebastián Pérez, quien se arrojó a la izquierda.

Para colmo de males, a los 22 minutos, un tiro de esquina desde la derecha y por el segundo palo apareció sin marcas Mariano Acosta, quien con un cabezazo preciso la colocó en el palo izquierdo del golero local para el 2-1 en favor del Rayo Rojo, que a la postre sería el resultado decisivo.

El resto del tiempo quedó para que el Salaíto intentara llegar a la igualdad con más ganas que fútbol y el reproche de la gente hacia los jugadores, sabiendo que por los resultados dados en estas jornadas, meterse en el reducido depende de ellos mismos.

Ayer en el post partido, se hablaba de la posibilidad de que el entrenador Oyarbide deje su cargo, algo que debería definirse en estas horas teniendo en cuenta que Argentino no tiene descanso, ya que el lunes volverá a jugar como local en barrio Sarmiento ante Deportivo Paraguayo, desde las 15 y buscando tres puntos clave para seguir soñando con ese puesto dentro del reducido por el segundo ascenso. La derrota con Muñiz fue un duro golpe pero el fútbol da revancha y acá la tiene muy rápido.

Comentarios