Edición Impresa, Espectáculos, Teatro

Estreno en gira

Un “disparate” bien urdido

La actriz Mercedes Funes habla de “Le Prénom”, la exitosa comedia francesa que ahora, con nuevo elenco, protagoniza junto a Esteban Pérez, Esteban Prol, Dalia Elnecavé y David Masajnik, bajo la dirección de Arturo Puig y Selva Alemán.


Los exitosos dramaturgos y escritores franceses Matthieu Delaporte y Alexandre de la Patelliere lograron con Le Prénom (El Nombre) plantear una encrucijada que no dista mucho de la cotidianidad de cualquier mesa de amigos en la Argentina. Un dato que quizás parezca nimio, un comentario dicho al pasar, puede desatar una disputa impensada, una pequeña gran tragedia, un “disparate” bien urdido, confirmando la máxima que sostiene que entre amigos y familia “no hay que hablar de fútbol, religión y mucho menos de política”, aunque todo es discutible.

La versión argentina de la exitosa comedia Le Prénom, que también tuvo su versión cinematográfica, llegará hoy a la ciudad para presentarse, esta noche y mañana, a las 21, en el Auditorio Fundación Astengo (Mitre 754), con las actuaciones de Mercedes Funes, Esteban Pérez, Esteban Prol, Dalia Elnecavé y David Masajnik, bajo la dirección de Arturo Puig y Selva Alemán.

Le Prénom es una comedia sobre la amistad, la hipocresía y la mezquindad humanas que se desarrolla a lo largo de una noche, en la que se reúnen a comer un grupo de amigos que, a medida que pasa el tiempo, comienzan a tejer una serie de historias que van desde sus vidas personales a sus roles como seres sociales, donde los diálogos y comentarios terminan convocando a la tragedia cuando una simple respuesta, el nombre de un bebé que está en camino y al que le pondrán Adolf, provoca una catarata de situaciones imprevistas que ponen en tensión y peligro años de amistad.

“Creo que el éxito de Le Prénom tiene que ver, básicamente, con que es una comedia excelente, muy bien escrita y dirigida. Pero, además, la prueba está en los cinco años que esta obra lleva en cartel, y el primero en el que salimos a recorrer el país: la ecuación es esa, la gente llenando las salas y recomendándola”, dijo la actriz Mercedes Funes, la única que continúa del elenco original.

Respecto de esta especie de “argentinidad al palo” velada en el conflicto de la obra, algo que quizás sumó público a Le Prénom, la actriz, que acaba de encarnar en el cine de Tita Merello (ver aparte), explicó: “El corazón, el espíritu de la obra, está en ese conflicto; es una cena de amigos, donde todo es muy cordial, ameno y relajado. Una de esas parejas espera un bebé y anuncian que le pondrán de nombre Adolf; están en la casa de una familia judía, más allá de que ese anuncio trasciende el hecho de que se trate de una familia judía. Independientemente del escándalo que se desata, el tema es una excusa para empezar a abrir el juego sobre varias discusiones que están allí latentes”. Y completó: “Lo que pasa esa noche con esos amigos es un poco lo que pasa con la tan mentada grieta que está tan presente entre todos nosotros, los argentinos, algo que aparece en la mesa familiar, en las reuniones de amigos, en los festejos, cuando decimos «no vamos a hablar de tal tema», pero siempre hay alguien que dice algo y se termina pudriendo todo. Eso, aquí, se vuelve divertido porque es muy desopilante lo que atraviesan los personajes, y son cosas que en algún momento nos han pasado a todos, lo que es un gran punto a favor de esta comedia; estamos convencidos de que nada de lo que pasa en escena le es ajeno al público, eso genera una complicidad que se vuelve inquebrantable”.

Respecto de la “grieta”, instalada en la mayoría de los contextos familiares, la actriz, también de vasta trayectoria televisiva, argumentó: “Claramente, aquí la cosa va más a fondo, porque dentro de este grupo de amigos hay dos personajes que además son hermanos, es decir familia. Eso polariza el tema de lo ideológico: no estar de acuerdo con diferentes posturas o ideologías, no pensar igual, es tema de conflicto siempre, pero esos conflictos, por lo general, suelen tener, como pasa con Le Prénom, un origen más personal y familiar y, por lo mismo, esas discusiones se vuelven más viscerales, más sanguíneas. Y aquí también son personajes que tienen cosas que revelar, que tienen cosas guardadas que saldrán a la luz porque, sobre todo, es una comedia acerca de los vínculos y de lo que esos vínculos suelen ocultar”.

Un momento de la vida de Tita

Yo soy así, Tita de Buenos Aires, sobre un momento de la vida de Tita Merello, es una película de Teresa Costantini que se estrenará en septiembre, protagonizada por Mercedes Funes y Damián de Santo. “Haber interpretado a Tita Merello es un regalo de la profesión y también una gran responsabilidad, porque es un personaje que la gente conoció;  una artista que sigue estando en la memoria colectiva, en el pensamiento de la gente, en el imaginario de todos”, dijo Funes. Y completó acerca de esta biopic en la que aparecen otros personajes del espectáculo y la política argentinos: “Tita fue una artista popular, a la que la gente adoptó y eligió y de la cual tiene su versión; por eso traté de abordarla con respeto y mucho amor, porque además siempre pensaba cómo no había una película sobre su vida y me convocaron a mí para hacerla”.

Comentarios