Edición Impresa, Policiales, Últimas

Un detenido por el asalto al joyero José Luis Bedoya

La policía le incautó el 206 que se supone usaron los ladrones. “El auto es único en Rosario”, dijo un vocero.

Las particularidades del vehículo en el que se escaparon los dos hombres que el mes pasado asaltaron al joyero José Luis Bedoya en su vivienda ubicada en barrio Pichincha permitieron a los pesquisas encontrarlo en el fondo de una casa de la zona oeste. Si bien no se hallaron rastros del botín compuesto por 380 mil dólares, 15 mil pesos y alrededor de dos kilos y medio en joyas de oro, en el interior del auto se hallaron elementos similares a los usados por los asaltantes el pasado 10 de febrero. Además fue detenido el presunto dueño del rodado, de 29 años, quien será indagado en la mañana de hoy.

El operativo se llevó a cabo en la mañana de ayer en una vivienda ubicada en inmediaciones de bulevar Avellaneda y Garay, lugar al que llegó personal de la Brigada de Investigaciones junto a la fiscal Marcela Canavesio, a cargo de la Oficina Judicial de Causas con Imputados No Individualizados (NN).

En el lugar los pesquisas secuestraron un automóvil Peugeot 206 con características similares a las que tenía el rodado en el cual escaparon los protagonistas del asalto al llamado Rey del Oro. “El auto es único en Rosario”, dijo la fiscal Marcela Canavesio, en referencia a que el rodado –uno de los más vendidos en el mercado– está tuneado y tiene calcos en los dos costados, al parecer únicas en su tipo.

No se halló el dinero o las joyas robadas en la vivienda, pero debajo de los asientos fueron encontrados elementos de importancia para la causa, indicaron los voceros.

El Rey del Oro, como se conoce en la ciudad a José Luis Bedoya, fue asaltado el 10 de febrero pasado en su casa de Vera Mujica y Jujuy, donde también funciona su exclusivo salón de fiestas La Mansión del Rey.

Según dijo en su momento, alrededor de las 21.30 de ese jueves, acompañó a la puerta a sus empleadas que esperaban la llegada de un remís, cuando fueron sorprendidos por un muchacho que dijo ir de parte de una amiga de Bedoya, pero que en pocos instantes desenfundó un arma.

Detrás de él apareció su cómplice y ambos redujeron a todos a punta de pistola y se hicieron con un botín compuesto por con 380 mil dólares, alrededor de 15 mil pesos y dos kilos y medio en joyas de oro, según relató Bedoya.

Pero una de las víctimas del asalto alcanzó a ver el vehículo en el que huían los ladrones, quien aportó un dato clave para la pesquisa: las particularidades que tenía el auto en sus costados como en su parte trasera.

Datos clave

La investigación del caso apuntó desde un comienzo a que al menos una persona allegada a Bedoya estuvo relacionada con el asalto, ya que quienes irrumpieron en la vivienda le dijeron al Rey del Oro: “Tené cuidado porque tu amiga nos contó todo. Así que no te hagas el vivo”.

Además los asaltantes sabían cómo moverse en el interior de la amplia casona. “Subimos al dormitorio principal, que queda en el segundo piso, donde me ordenaron que me acostara boca abajo en la cama. Sabían donde estaban los dólares y las joyas. Me apuntaron al cuerpo y dispararon. El tiro salió desviado, quedó en el techo, pero las esquirlas me lastimaron la mano derecha. Dios me protegió”, aseguró en su momento la víctima.

“Lo que buscaban eran los 380 mil dólares que tenía, algo de efectivo que no llega a 15 mil pesos y las joyas que había en mi casa; el peso total no lo sé pero serán dos kilos y medio. Los tenía en mi casa porque me dedico a la compra y venta de oro al por mayor y era el remanente de unas ventas. El monto de esas alhajas no te lo puedo especificar porque no eran lingotes de oro 18 quilates que vale alrededor de 120 pesos el gramo. Eran joyas, lo que hace que su valor se sextuplique”, agregó entonces.

Por el momento solamente está detenido el dueño del auto, cuyos datos se mantienen en reserva, quien está a disposición del Juzgado de Instrucción de la 13ª Nominación, a cargo de Mónica Lamperti, que durante la mañana de hoy le tomará declaración indagatoria.

Comentarios