Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Un deseo hecho papel

Por Luciana Sosa.- Chicos, adultos y docentes de la ciudad, el país y el exterior se sumaron al proyecto de “Mil grullas por la Paz”, con 90 mil aves en forma de papel expuestas en el Monumento a la Bandera.


La palidez del mármol que da cuerpo al Monumento a la Bandera se vistió ayer con una bandada de grullas de papel, de todos los colores y tamaños, con motivo de una nueva expresión de deseo por la Paz Mundial. La iniciativa que se conmemora desde 1955, a causa de una de las víctimas de la bomba de Hiroshima (ver aparte) tuvo su 14ª edición en el espacio más emblemático de la ciudad con un acto que incluyó la exposición de las grullas y la presencia de muchos de sus creadores, docentes y estudiantes de la ciudad y alrededores.

“Este compromiso por la paz fue tomado por cientos de niños y niñas, docentes, y familias en general de distintos colegios de la ciudad, la provincia, el país y el exterior. Cada vez estaos recibiendo más grullas y eso nos da la pauta de que los que iniciamos este proyecto, este sueño, hemos sido los locos más acertados, es un orgullo ver esta cortina de grullas cada vez más completa”, dijo, emocionada, la coordinadora del proyecto.

Entre las grullas que llegaron (unas 90 mil formaron una gran cortina en la escalinata del Monumento) se vieron muchas de Santo Tomé, Rafaela, La Plata, Bahía Blanca, Comodoro Rivadavia, Sunchales, Villa Gobernador Gálvez, Venado Tuerto, La Pampa, e inclusive se recibieron encomiendas con grullas provenientes de distintos puntos de Perú, Bolivia, Brasil y Chile.

La coordinadora, Meri Affranchino, explicó: “Este cambio por la paz en el mundo comienza con cambiar pequeñas cuestiones o actitudes para con el que tenemos al lado desde nuestro lugar, en casa, en la escuela, en el barrio, en el trabajo. Si se realizan cambios en lo cotidiano, por más pequeños que sean, se logra mucho y vamos por ello”.

Asimismo, Laura, una de las docentes del colegio Dante Alighieri, que participó del acto, comentó que los alumnos de 7º grado “se engancharon rápidamente, porque tanto el cuidado del medioambiente como la importancia de los buenos gestos y la paz son temas que tratamos a diario. Por eso, buscaron revistas viejas de sus hogares para hacer las grullas, se ayudaron entre ellos y trabajamos la paz desde el ámbito más cercano, como la casa y el colegio”.

Consultados por el contenido “pacífico” de las actividades diarias, algunos de estos chicos, frente a la cortina de grullas de la que ellos mismos participaron, aseguraron elegir juegos electrónicos referidos a los deportes o con temáticas relacionadas a las programas televisivos, “pero los de mucha sangre y peleas, no”.

Si bien uno que otro se escondió entre sus compañeros y prefirió no comentar sobre sus elecciones lúdicas, el mensaje pacífico tuvo su gran jornada de cierre ayer en el Monumento, pero varias semanas de trabajo en la escuela y en casa. Según lo relatado por los organizadores, el primer día del próximo ciclo lectivo se comenzarán a pegar los nuevos cuadrados de papel para dar vida a la nueva bandada de grullas por el deseo de Paz de 2013.

Comentarios