Ciudad, Edición Impresa

Un bien hacia el prójimo

Por Paola Cándido.- Se realizó ayer una jornada de donación de sangre en el Cemar para destinarla al banco que luego la distribuye entre los hospitales. Desde el efector esperaban más concurrencia de voluntarios.


donacion

La donación de sangre debe ser un acto voluntario, benévolo y sin condicionamientos, y como siempre se trata de promover la donación, hay que despejar ciertos mitos que circulan alrededor de ella, como la caída del cabello o de dientes, o que engorda y se rompen los huesos. Y además aclarar una vez más que todo el material que se utiliza para extraer es descartable y estéril. Ayer se realizó una Jornada de Donación Voluntaria de Sangre en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cemar), donde la jefa del Área de Donación del Centro Regional de Hemodinamia, Inés Bustamante, explicó que el fin es cambiar el paradigma para que los donantes no sean de reposición, sino voluntarios.

“La jornada surgió como una inquietud entre los compañeros. No es nuevo lo de la falta de sangre en los hospitales, ya que hay muchos pacientes. La idea es empezar a cambiar el paradigma, que los donantes no sean de reposición, sino voluntarios. Los de reposición son los que vienen a donar porque tienen un familiar o algún allegado, en cambio la de los voluntarios es una sangre segura, porque vienen dos o tres veces al año y se repiten todos los análisis cada vez que dona sangre y ya queda un antecedente de que esa persona goza de muy buena salud”, recalcó la jefa de Hemodinamia del Cemar.

En ese sentido, Bustamante explicó que un paciente puede estar en manos del mejor cirujano pero si tiene una pérdida importante de sangre no hay con qué sustituirla. “Hay que tomar conciencia y acercarse a los hospitales y ver que es una cuestión de minutos, lo que lleva un poco de tiempo es llenar el papelerío, donar sangre es un acto más”, señaló.

En ese marco, para estimular a los donantes se ofreció una mesa de comida y sorteos de triciclos y bicicletas para niños y adultos.

“La importancia de donar sangre es donar vida, que la gente se acerque a preguntar, a conocer, a informarse, tenemos folletería de interés en difundir con la necesidad de la falta de sangre. Pensábamos que iban a venir 60 o 70 personas, pero se acercaron alrededor de 40 donantes”, sintetizó.

La sangre que se les extrajo a los voluntarios en la jornada de ayer será trasladada al banco de sangre ubicado en Lavalle 356, donde se produce el procesamiento donde separan los glóbulos rojos, las plaquetas, el plasma y luego se derivan para hacer los estudios: chagas, sífilis, hepatitis B, hepatitis C, brucelosis, HIV y HTLB, y finalmente se distribuyen a los efectores, como por ejemplo el hospital Clemente Álvarez, el hospital de Niños, Roque Sáenz Peña, Alberdi, Carrasco, Maternidad Martin, de acuerdo a las necesidades de cada uno.

“De una unidad de sangre, es decir, de una bolsa de entre 350 y 400 centímetros cúbicos, se obtienen cuatro hemoderivados: glóbulos rojos, plasma, plaqueta, crioprecipitado, que son factores de coagulación, como por ejemplo el caso de los hemofílicos. La persona que dona tiene la posibilidad de que su sangre sea estudiada ya que se le practican múltiples análisis para descartar enfermedades y los donantes tienen sangre segura. Los varones pueden donar cada tres meses y las mujeres, al tener menos peso y menos volumen de sangre en circulación, cada 4 meses”, concluyó Bustamante.

Comentarios