Edición Impresa, Mundo

Un avión se estrelló en Libia y un niño logró sobrevivir

Una aeronave de Afriqiyah Airways intentó aterrizar en el aeropuerto de Trípoli pero explotó en el aire.

Un avión de la compañía libia Afriqiyah Airways, con 104 personas a bordo, se estrelló ayer al intentar aterrizar en el aeropuerto de Trípoli procedente de Johannesburgo, dejando como único sobreviviente un niño de ocho años. En tanto, descartan que la aeronave que partió de Johan esburgo con rumbo a Londres haya sufrido un atentado y aseguran que recibió revisión técnica.

“Descartamos de forma definitiva la hipótesis de que el accidente sea el resultado de un acto terrorista”, declaró el ministro libio del Transporte, Mohamed Zidane, en conferencia de prensa.

“Había 104 personas a bordo; 93 pasajeros y once miembros de la tripulación”, precisó el ministro, quien añadió que “por el momento han sido halladas 96 víctimas”.

El “único superviviente” es un niño holandés de ocho años, precisó el ministro, quien añadió más tarde que se hallaron las cajas negras del avión.

El niño fue hospitalizado en Trípoli y “su vida no está en peligro”, dijo Mohamed Zidane. Una fuente médica indicó que el chico había “perdido mucha sangre”, y que estaba siendo operado de unas fracturas en las piernas. También descartó que se encuentre en peligro. En La Haya, la Federación Holandesa de Turismo indicó que 61 holandeses murieron en el accidente, y que el niño, de la misma nacionalidad, fue el único sobreviviente.

El ministro libio de Transportes indicó que había nueve nacionalidades entre las víctimas. Además de los 61 holandeses, murieron ciudadanos de Alemania (2), Sudáfrica, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Filipinas y Zimbabue, dijo el ministro, sin dar más precisiones. A estas ocho nacionalidades se suman los 11 miembros de la tripulación, todos libios.

El avión, perteneciente a la compañía libia Afriqiyah Airways, se estrelló a las 6 durante su aterrizaje. La aerolínea había comprado el Airbus A330 en septiembre de 2009, según el ministro de Transportes.

“El avión se incendió justo antes del aterrizaje”, según una fuente de los servicios de seguridad del aeropuerto, que pidió el anonimato.

Según un periodista de la AFP, el aparato se dislocó y miles de trozos estaban esparcidos en una amplia zona, a unos 500 metros del extremo de la pista de aterrizaje. El mismo reportero añadió que las condiciones meteorológicas eran buenas ayer a la mañana en Trípoli.

La empresa encargada de gestionar los negocios de Afriqiyah Airways en Sudáfrica indicó que el avión había pasado todos los controles de seguridad requeridos antes de partir de Johannesburgo.

“La compañía tenía un buen balance en términos de seguridad”, declaró Charmaine Thomé, directora para África austral del grupo alemán Aviareps, especializado en el transporte aéreo y el turismo.

El ministro libio de Transportes, por su lado, dijo que el avión pasó su última revisión técnica con la aerolínea alemana Lufthansa el 5 de marzo de 2010 en Milán.

Comentarios