Región

Vuelo alto

Un avión hecho en Sunchales realizó su primer vuelo

El objetivo es ir el 1° de marzo a Córdoba, con un permiso especial, para que les otorguen la certificación aeronáutica definitiva así el avión puede volar por todo el país


La semana pasada se realizó el primer vuelo de un avión fabricada en la ciudad santafesina de Sunchales. Fue el 7 de febrero pasado que despegó desde el aeródromo de esa localidad y luego siguió volando y completando los testeos necesarios y ya cuenta con la certificación de Aeronavegabilidad Especial extendida por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

El objetivo es ir el 1° de marzo a Córdoba, con un permiso especial, para que les otorguen la certificación aeronáutica definitiva así el avión puede volar por todo el país.

“La idea es que el 16 de marzo el Waman participe de la EAA, una exposición de aviones experimentales en Buenos Aires, donde más allá de ser juzgada nuestra aeronave podamos hacerla conocer a escala nacional”, concluyó Darío Bolatti.

Según publicó el diario Castellanos de Rafaela, el Waman (Halcón en lengua Quechua) es una aeronave biplaza lado a lado, de aluminio, íntegramente construida con materiales de uso aeronáutico, como ser aluminio alclad 2024-T3, totalmente con bulonería aeronáutica, remaches sólidos de tipo AN426 para zona aerodinámica o mojada y AN470 para la zona interior. Está propulsado por un motor Rotax 912 ULS de 100HP, el cual mueve una hélice Clerici bipala de 1750 mm de diámetro. La misma fue concebida por el reconocido diseñador Pedro Campo mientras que la fabricación de la célula de aluminio es obra del constructor aeronáutico Juan Carlos Garibaldi.

Finalmente el avión se equipó en la ciudad de Sunchales mediante diferentes proveedores locales y nacionales, entre ellos se encuentran, Sampaolesi Plastic SRL, Redimec SRL, ArAvia S.A, Ultralight SRL, Hélices Clerici, entre otros. Y también participaron proveedores locales para la fabricación de piezas mecanizadas, corte y plegado de chapas, soldadura TIG, pintura, producción de piezas de plástico reforzado con fibra de vidrio, etc.

El Waman posee dos tanques de combustible (uno en cada ala), con una capacidad de 50 litros cada uno. Sus alas son de cuerda constante y alerones frise balanceados, flaps simples de accionamiento eléctrico de tres posiciones, comandos por barras de empuje. Estructura clásica, larguero en tres tramos, con tramo central integrado en fuselaje. Empenaje horizontal cantiléver de cuerda constante. Tren con rueda de nariz comandada 550-5 y principales de 660-6 pensado para aeródromos con pista de tierra. Frenos diferenciales hidráulicos a disco Matco accionables desde ambos puestos. Comando por barras excepto el timón de dirección.

La cabina tiene puertas expulsables y ventilación. El cockpit está equipado con aviónica de última tecnología con dos pantallas Dynon de 10″ con visión sintética, transponder modo S y fusilera electrónica VPX. Luces de exteriores de leds (puntera y landing).

El diseño del Waman tienen que ver con una aeronave moderna, eficiente, segura y simple, destinada a la formación, que responda a los estándares internacionales, con un costo operativo bajo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios