Edición Impresa, Policiales

Portación

Un arma en el auto de Matías Messi

Uno de los hermanos mayores de Lionel quedó demorado en la comisaría 16ª.


Matías Messi, uno de los hermanos mayores de Lionel, fue demorado ayer a la madrugada en la zona sur de la ciudad por portación ilegal de arma de fuego. Según voceros oficiales, quedó detenido durante un operativo de rutina de Gendarmería cuando estaba con su Audi A5 estacionado en Uriburu al 400 junto a otras tres personas. El joven terminó con un corte en la ceja, mientras que dos gendarmes sufrieron traumatismos ya que según las fuentes del caso el joven se habría resistido a la detención. El hermano de Messi ya había sido imputado por el mismo delito en noviembre de 2008 y sobreseído por falta de pruebas. Además, en abril de 2011 su casa en Saladillo fue el blanco de una balacera donde no hubo lesionados.

De acuerdo a lo informado por voceros de la Fiscalía de Flagrancia, Matías Messi, de 33 años, quedó demorado el domingo a las 2 de la madrugada durante un operativo de control de Gendarmería Nacional realizado en Uriburu al 400. Matías estaba en su auto Audi A5 estacionado frente a una casa junto a otras tres personas cuando los gendarmes se acercaron y le pidieron la documentación del vehículo. De acuerdo a esta versión, el hermano de Messi en un principio se mostró reticente pero luego se identificó. Igualmente, los gendarmes revisaron el vehículo y encontraron en la guantera un arma calibre 22, lo que llevó a continuar el procedimiento en la comisaría más cercana a la zona.

Sin embargo, cuando Matías descendió del auto tiró la llave del mismo al patio de la vivienda frente a la cual estaba estacionado e intentó entrar a esa casa, donde vive un conocido. Según los voceros, esto provocó un forcejeo con los uniformados que terminó con Matías con una herida cortante superficial en ceja izquierda y con dos gendarmes, una mujer y un hombre, lesionados en la rodilla y el pie respectivamente.

Luego de esto, los uniformados llevaron a Matías a la comisaría 11ª, pero por problemas edilicios el procedimiento tuvo que ser trasladado a la 16ª, donde quedó demorado hasta que la fiscal Paola Aguirre, a cargo de la pesquisa, dispuso la libertad “por no contar con antecedentes”. Además ordenó iniciar una investigación por tenencia de arma de fuego para uso civil.

Durante el operativo, el personal de Gendarmería hizo un informe médico, pero Matías se marchó de la comisaría antes de ser revisado por el médico, como había ordenado la fiscal.

En relación al vehículo, los voceros señalaron que no fue peritado: “Como Matías arrojó la llave cuando descendió, Gendarmería no pudo remolcarlo por lo que quedó estacionado en el lugar”.

Otros hechos

Matías ya había sido investigado por portación de arma de fuego a partir de un episodio bastante particular. El sábado 18 de octubre de 2008 un llamado anónimo al Comando Radioeléctrico denunciaba que había un hombre joven en 1º de Mayo y Uriburu con un arma en la cintura. Instantes después, una patrulla encontró a una persona cuya descripción coincidía con la aportada en la comunicación. Se trataba de Matías Messi, quien en ese entonces tenía 26 años y quedó detenido tras una persecución. En la vereda opuesta al lugar del arresto se halló un arma con cinco balas en su tambor.

En noviembre de ese año, el hermano de Messi fue indagado por el juez de Instrucción Osvaldo Barbero, quien le imputó el delito de portación ilegal de arma de uso civil. Luego le dictó la falta de mérito por insuficiencia de pruebas y el caso terminó en sobreseimiento por el paso del tiempo.

Casa baleada

Casi tres años después, Matías volvió a estar en el foco de las noticias. La noche del 9 de abril de 2013, la casa en la que vivía junto a su mujer y su hijo en el barrio Saladillo fue el blanco de una balacera. Cuatro proyectiles calibre nueve milímetros impactaron en la vivienda y otros dos perforaron un cartel y un portón de una cochera contigua. Cuando ocurrió el tiroteo, no había nadie en la casa. Además, el hecho no fue denunciado en la comisaría 11ª, por lo que la Policía actuó de oficio.

En ese momento, Matías declaró ante los investigadores policiales que no sabía quién ni por qué había baleado el frente de su casa. Mientras, el abogado de la familia, Ricardo Giusepponi, no descartó que el ataque pudiera estar vinculado con un litigio con un ex asesor económico de los Messi, acusado de haberse quedado con 2.500.000 euros.

Matías es el segundo hijo de Jorge Messi y Celia Cuccittini. El mayor es Rodrigo, que trabaja como chef en un restaurante de Barcelona. Lionel es el tercero y le sigue Marisol, la única hija mujer.

Comentarios