Coronavirus, Economía

Salvataje económico

Un 60% de la industria santafesina está en condiciones de acceder al salario complementario

Es el porcentaje de empresas que se encuentran paralizadas por la cuarentena y que podrán solicitar al Estado nacional que pague la mitad del salario de los trabajadores. El comercio minorista de la provincia apostará a la venta online, otra de las medidas anunciadas en el marco de la cuarentena


Las nuevas medidas de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) anunciadas por el gobierno nacional pretenden llevar cierto alivio a las empresas, en particular a las industrias santafesinas que fueron golpeadas por el parate económico de la pandemia. Según señalaron desde la Federación de Industriales Santa Fe (Fisfe), el 60% está en condiciones de acceder al salario complementario que cubrirá la mitad de los sueldos del sector privado. Se trata de los rubros que estuvieron paralizados durante el aislamiento obligatorio. En tanto, el comercio minorista mantiene cautela respecto a este beneficio y apuesta a la venta online, otro de los anuncios que tuvo lugar este fin de semana y que busca la reactivación económica en el marco de la cuarentena obligatoria.

El gobierno nacional apuesta a ampliar el alcance de la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) y suma nuevos protocolos para la venta minorista. Estas medidas pueden significar un importante alivio para sectores que emplean al grueso de los trabajadores en la provincia.

En la mayoría de los sectores, la industria y el comercio vieron reducida a cero la  facturación durante la segunda mitad de marzo y la primera de abril, lo que dificultó el pago de la totalidad de los sueldos. A partir del decreto que se conoció sobre la medianoche del domingo, el gobierno nacional informó que se encargará de pagar una parte de los salarios de trabajadores de empresas del sector privado que estén en crisis a causa de la parálisis económica por la pandemia de coronavirus.

En el escrito detallaron que el monto será equivalente al 50% del sueldo neto del trabajador correspondiente a febrero, “no pudiendo ser inferior a una suma equivalente a un salario mínimo, vital y móvil ni superar dos salarios mínimos, vitales y móviles, o al total del salario neto correspondiente a ese mes”.

Alcance en la industria

Desde la Federación de Industriales Santa Fe (Fisfe) consideraron que la medida puede contener a los rubros que están excluidos de las excepciones. Entendieron que el 60% de la industria se beneficiará con la posibilidad de que el Estado se haga cargo de la mitad del sueldo de los trabajadores.

“Hay un 60% de la industria que se puede beneficiar con la medida y es el sector que está parado”, aseguró Gabriel Frontons, desde Fisfe, y no descartó que este porcentaje varíe de acuerdo a las nuevas medidas que se vayan tomando.

Desde Fisfe esperan que los primeros en acceder al beneficio sean los sectores de calzado y de producción de plásticos que están en plena crisis productiva, incluso desde antes de la cuarentena. Explicaron que al no tener ningún tipo de contacto con actividades exceptuadas, estos rubros bajaron su facturación a cero.

“Los metalúrgicos están en cero, salvo que alguna fábrica se adapte a la producción de algo exceptuado, pero la mayoría está sin actividad”, agregó Frontons en referencia a otra actividad fuertemente afectada por el parate y que concentra a un importante número de trabajadores en la provincia.

Otra es la realidad de la producción de maquinaria agrícola, de biodiesel y de equipos para medicina e higiene personal. Estos rubros tienen la posibilidad de mantener su funcionamiento aunque no con una actividad normal a partir de la falta de insumos o por problemas logísticos ocasionados por la cuarentena.

Complicados para pagar

Desde la entidad industrial vieron el anuncio como una oportunidad para escaparle a una situación más que compleja. Según datos aportados por la Unión de Industrial Argentina (UIA), el 87% de las empresas tiene serias dificultades para pagar sueldos. El 64% manifiesta que no podrá pagarlos y otro 23% que sólo podrá cumplir con la mitad (un 13% no presenta dificultades).

Estos datos que se trasladan proporcionalmente al ámbito provincial, agregan que existe un 72% de empresas con caídas de ventas mayores al 60%. De ese total, un 65% forman parte de las actividades no exceptuadas, mientras que el 35% están funcionando durante la cuarentena.

Otra de las cuestiones que condiciona a este sector tiene que ver con la cadena de pagos. Las empresas tienen un 75% de cheques rechazados durante abril. Mientras que un 80% de ellas reconoció dificultades para acceder a los créditos otorgados por el gobierno nacional.

En este contexto, desde Fisfe reconocen la voluntad del gobierno nacional por asistir al sector productivo, pero esperan que haya celeridad en la ejecución de medidas. Mientras mantienen optimismo por acceder a este nuevo beneficio, Frontons estimó que a partir de este fenómeno recesivo “la recuperación va a ser paulatina, y el parate va a generar una pérdida de producción de dos dígitos”.

Comercio minorista

Por su parte, Ricardo Diab, vicepresidente de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came) mantuvo optimismo respecto al pago del salario complementario, pero sostuvo que la salida más rápida en este momento puede darse a partir de la venta online.

A partir del decreto 524/2020 publicado este fin de semana, el gobierno nacional incluyó como excepción al aislamiento la venta de mercadería ya elaborada de comercios minoristas, a través de plataformas de comercio electrónico, venta telefónica y otros mecanismos que no requieran contacto personal.

En referencia al pago del 50% de los sueldos, aseguró: “Si se implementa como corresponde me parece una ayuda importante. Es un anticipo. Veremos cómo las empresas puedan hacerlo”. También se refirió a la posibilidad de que cada sindicato acuerde con su sector el pago de un porcentaje del salario.

Diab prefirió no arriesgar cuántos serán los beneficiados por la medida en la región, y refirió a las dificultades para acceder a créditos a bajo interés anunciados previamente. “Fue muy difícil acceder, algunos pudieron afrontarlo, pero a otros se les hizo imposible”, reconoció.

Desde Came consideran que en este contexto la venta online es la herramienta más a mano que tienen los comerciantes para atravesar la situación. “Todos los sectores comerciales la están implementando. Es un inicio. Si bien la incidencia es baja en Argentina, es una opción para aquel que la tiene implementada”, cerró.

Comentarios