Ciudad, Edición Impresa

Un “arma de instrucción masiva” anda por Rosario

El artista entrerriano Raúl Lemesoff recorre la ciudad con un vehículo adaptado y cargado de libros.

El artista Raúl Lemesoff llegó a Rosario con su Arma de Instrucción Masiva, un proyecto que nació hace diez años en Estados Unidos, donde residía, en contraposición a las políticas del ex presidente George Bush, que aseguraba que en Irak había armas de destrucción masiva. “Estoy tratando de hacer un ejército mundial de armas de instrucción masiva; hice una en Estados Unidos, otra en Holanda, donde me la encargaron en una feria de escritores. La idea es contraponerse a las fuerzas del miedo y el poder que matan gente y llevan adelante políticas ridículas. “Su instalación ambulante está montada sobre un Ford Falcón que perteneció a las fuerzas de represión en los años de plomo y el artista compró en Paraná. En el marco de la Semana de la Lectura que lleva adelante la Secretaría de Cultura municipal, Lemesoff estuvo ayer en el supermercado Arco Iris de Arijón y Ovidio Lagos, en la explanada del Centro Municipal de Distrito Sur y en las escuelas Echeverría y Las Heras de la zona sur. Hoy por la mañana estará en la esquina del Museo de la Memoria en Córdoba y Moreno, y por la tarde en la Plaza Pringles, para finalmente mañana estar presente en la biblioteca popular La Cachilo de Virasoro al 5600.

El valor de un libro

“El arma reivindica al libro como objeto y cada libro que sale del arma cobra valor. No se lo dio ni el padre, ni la madre, ni la maestra que lo corrió para que lea, se lo dio un loco de Paraná que maneja un auto increíble y el libro es atesorado. He visto que funciona, recorro las villas del coconurbano de Buenos Aires y cuando voy los padres me reconocen que no cómo hacer para que los chicos lean. Y llego yo con este auto y los chicos no paran de leer”, relató Lemesoff mientras los alumnos de la escuela Echeverría, de Ov Lagos al 5800, rodean al vehículo blindado por libros. Un chico de séptimo, rebelde, lo provoca y le dice: “a mí no me gusta leer, convenceme que me tengo que llevar un libro”. El artista, atónito, sólo le contestó escuetamente: “Leer te hará libre”. El pibe se llevó una vieja edición de la Isla del Tesoro de Robert Louis Stevenson.

Lemesoff lleva recorridos más de 100 mil kilómetros por todo el país y regaló más de 25 mil libros. “Comencé a desestructurar el arte, porque está preestablecido que el arte debe estar cerrado en una galería o en un museo. Mi propósito es llevar el arte a las calles con mi Arma de Instrucción Masiva a lugares donde no se espera verlo, irrumpir donde la gente no tiene los recursos económicos para asistir a esos lugares, ni tampoco tiene las herramientas par apreciar esas obras de arte. El arma trata de llevar un mensaje de paz a las calles”, agregó el artista que interrumpió su estadía en Holanda mientras el Falcon quedó varado en Malargue, al sur de Mendoza, luego de haber recorrido San Luis, San Juan y Salta.

“Blindaje a la ignorancia”

“Llegué de Holanda, donde dejé armado en un auto americano otra Arma de Instrucción encargada para una feria de escritores, busqué el mío en Mendoza y el fin de semana estuve en Victoria por suerte el auto se porta muy bien”, señaló mientras asegura que tiene todos los papeles en regla y que hay dos tipos de policías en las rutas y caminos: los que saben leer y entienden el proyecto y los que no. Es el auto más seguro porque no pasa desapercibido”.

Con lógica, el artista apunta y dispara: “Hay que hacer un blindaje a la ignorancia, sería muy difícil que una persona bien instruida sea soldado, ¿quién quiere ir a una guerra? Ese te va a decir: ‘Yo no voy, andá vos si querés morir!’” Lemesoff vivió en Nueva York, Nueva Orleans, Texas y California hace una década, en tiempos que Bush aseguraba que Sadam Husseim escondía armas de destrucción masiva; Yo las reemplacé por una tanqueta con libros” concluyó.

Comentarios