Edición Impresa, Política

Entre dos frentes

UCR santafesina: tiempo de definiciones

El presidente del partido en la provincia, Julián Galdeano, ratificó la apuesta a no abandonar el FPCyS pero también a participar de Cambiemos. “Es una decisión que tiene que tomar el radicalismo”, dijo el diputado del PRO López Molina.


La conformación de la Mesa Cambiemos Santa Fe, donde confluyen los sectores radicales y el PRO, acelera los tiempos y mete presión puertas adentro del centenario partido: ¿dejarán de conformar el Frente Progresista con el Partido Socialista para avanzar en una nueva alianza política junto al PRO? El presidente del radicalismo santafesino y referente de uno de los tres sectores internos que conviven dentro de la UCR santafesina, Julián Galdeano, prefiere no acelerar los tiempos, cultivar el “paso a paso” y no ve contradicciones en ser oficialistas en la provincia junto a Miguel Lifschitz y hacer lo propio en la Nación con Mauricio Macri. Desde el lado del PRO, el diputado provincial Roy López Molina, si bien advierte que “es una decisión que tiene que tomar el radicalismo”, advirtió que la indecisión de los correligionarios “nunca va a ser obstáculo” para pelear por la provincia en 2019 “con candidaturas provinciales propias y un proyecto político propio”.

Entrevistados en simultáneo en el programa “Rosario De Tarde” de Canal 5, los diputados provinciales coincidieron en avanzar con el armado provincial de Cambiemos.

“Había muchos que apostaban al fracaso de esa foto, de ese gesto político, y lo logramos. Lo más importante de la presentación en conjunto es esto de evitar mostrarse juntos dos horas antes del cierre de listas. Empezar a mostrarse juntos y no tener miedo a mostrar que hay coincidencias, me parece que es un dato distintivo”, evaluó López Molina.

En tanto, Galdeano indicó: “La construcción de Cambiemos fue quizás mucho más vertiginosa que el proceso que vivimos en la provincia de Santa Fe porque ni bien se debatió en el radicalismo en aquella convención de Gualeguaychú, vino en seguida la conformación de Cambiemos y ahí nomás tuvimos las Paso nacionales y cuando nos dimos cuenta Mauricio Macri era el presidente electo en la Nación. Quizás no hubo el tiempo suficiente para construir lo que normalmente una coalición política requiere. Por eso estos pasos que vamos dando ahora en Santa Fe son importantes”.

Problemas internos

Consultado sobre si es posible para la UCR ejercer el oficialismo tanto en la provincia con el socialista Miguel Lifschitz como en Nación con el presidente Mauricio Macri, Galdeano sostuvo: “Creo que sí. No es sencillo, sin dudas, pero el radicalismo tiene que cumplir con una responsabilidad política que asumió en la provincia y que asumió en la Nación. Sería contrariar a aquellos que nos acompañaron en la conformación del Frente Progresista en Santa Fe si hoy nosotros de buenas a primeras cambiamos porque estamos en un proceso de construcción de una coalición nacional”.

A propósito de ello, el vicegobernador radical y miembro del grupo interno NEO Carlos Fascendini cuestionó a los dirigentes de la UCR que pugnan por el acercamiento al PRO, instándolos a dejar sus puestos en el gobierno santafesino. A esa postura, Galdeano replicó: “Venimos de un proceso de renovación de autoridades provinciales donde a pesar de las diferencias logramos una unidad. Mañana (por hoy) tenemos una convocatoria de la totalidad de los legisladores provinciales para abordar la posición de la UCR respecto de la reforma de la Constitución. Hay síntomas de que puede haber un ámbito común en el radicalismo donde debatamos los temas de actualidad y eso no está mal. Obviamente que hay quienes con más virulencia dinamitan ese puente de un trabajo común que queremos llevar en el radicalismo”.

De todos modos, Galdeano aspira a que estas diferencias no terminen en una ruptura: “El esfuerzo va a estar centrado en que eso no se produzca, sería un retroceso para el radicalismo tener una ruptura partidaria en Santa Fe o a nivel nacional. Vamos a tratar de evitarlo, no es sencillo, por eso también queremos ser cautos en los pasos que vamos dando y no dar argumentos a quienes quizás piensen que un cisma partidario los puede beneficiar”.

Reforma pero sin reelección

Para López Molina, un buen momento para aceitar el funcionamiento entre el PRO y la UCR en la provincia, podría estar puesto en el trabajo legislativo y en una eventual discusión por reformar la Constitución de la provincia de Santa Fe: “Esta construcción de esta relación en conjunto es un proceso, vamos dando pasos de a poco, no podemos exigir todo de arranque. Lo que sí tenemos son algunos desafíos importantes de cara al futuro que sí merecen un debate interno, por ejemplo la reforma constitucional. Pienso que Lifschitz está promoviendo la reforma constitucional por una simple intención: lograr su reelección”.

Y en ese sentido, apuró a los radicales: “Hay cosas que no hay que discutir, eso es la reelección (del gobernador) porque en Santa Fe ha servido para generar alternancia y para evitar que los políticos se atornillen al sillón del poder. Ahí tenemos un eje para trabajar en conjunto: ¿Vamos a ser los que le permitimos a Lifschitz la reelección o vamos a ser la muralla de contención de los deseos reeleccionistas?”.

Sin embargo, López Molina indicó que “hay que reformar el 99 por ciento de la Constitución, salvo la reelección” y para ello considera propicio que la elección de convencionales constituyentes se realice en 2019, junto a todos los demás cargos electivos como gobernador, senadores, diputados, intendentes y concejales.

Comentarios