Edición Impresa, Le ponen la firma

Reflexiones

Trump y los hispanos: una historia de desamor

A Donald Trump le gusta decir que los hispanos lo adoran, pero los republicanos de su partido enfrentan la tarea aparentemente imposible de ganarse a este creciente grupo demográfico que el multimillonario ha insultado repetidas veces.


A Donald Trump le gusta decir que los hispanos lo adoran, pero los republicanos de su partido enfrentan la tarea aparentemente imposible de ganarse a este creciente grupo demográfico que el multimillonario ha insultado repetidas veces.

En California, donde tendrán lugar el 7 de junio las primarias republicanas, el partido se enfrenta con este enorme desafío en un estado donde los blancos ya no son mayoría.

Los hispanos son la minoría más numerosa de Estados Unidos y la mayoría de los hispanoestadounidenses tienen origen mexicano. A pesar de ello, Trump ha dicho sin tapujos que los mexicanos son violadores y narcotraficantes y promete construir un muro a todo lo largo de la frontera con México.

La California que tiempo atrás apoyaba al republicano Ronald Reagan se ha vuelto cada vez más diversa, hispana y demócrata en las urnas. Y ningún republicano ganó las consultas presidenciales en ese estado occidental en las últimas dos décadas.

“Esta es la peor pesadilla para el Partido Republicano”, evaluó Raúl Hinojosa, profesor asociado del departamento de estudios chicanos en la Universidad de California en Los Ángeles.

“Lo que le ha ocurrido al Partido Republicano en California es que se ha vuelto irrelevante electoralmente”, dijo. “No tienen expectativas de ganar un escaño en el Senado o en la gobernación”.

De acuerdo con un reciente estudio de Gallup, 77 por ciento de los latinos tiene una opinión negativa de Trump, quien muy probablemente resultará electo candidato republicano a las presidenciales de noviembre. .

Tiempos cambiantes

En California, los hispanos ahora son el grupo racial y cultural más numeroso y el estado cuenta con el 20 por ciento de los cuatro millones de votantes registrados.

“El voto latino se más que duplicó en los últimos 20 años”, recordó Hinojosa.

De acuerdo con Diana Colin, integrante de la ONG Humane Immigrant Rights de Los Ángeles, los republicanos registrados representan apenas el 16,5 por ciento de los electores hispanos del estado.

Si se observan las multitudes que acudieron a los discursos de Trump en California en los últimos días, se puede comprobar que el magnate inmobiliario y estrella de TV tiene éxito cortejando blancos, asiáticos, hombres, mujeres, ancianos y jóvenes. Pero no latinos.

Entre los manifestantes anti-Trump que usualmente boicotean sus presentaciones hay gran cantidad de hispanos con carteles que denuncian al multimillonario como xenófobo y racista.

Carrera al registro electoral

Trump amenazó con deportar a los 11 millones de indocumentados que, se estima, viven en Estados Unidos. Según expertos, esta perspectiva animó a los hispanos a registrarse para votar.

De acuerdo con Political Data, un grupo que monitorea información electoral, dos millones de electores se registraron en California desde el 1º de enero. Esta cifra significa un aumento de 200 por ciento respecto de 2012. La mitad de ellos son demócratas, y un cuarto son hispanos.

Por supuesto, los hispanos no son todos demócratas. Pero los republicanos son una pequeña minoría, dijo Hinojosa.

Y el hecho demográfico más notable es que los estadounidenses de origen mexicano representan el 60 por ciento de los hispanos en general en Estados Unidos.

Muchos de ellos se beneficiaron de una gran amnistía que ofreció el gobierno de Ronald Reagan en 1996. “La gran mayoría de la población latina está relacionada con alguna persona indocumentada”, explica Colin, para quien esta simpatía se traduce en una opinión a favor de los derechos de los inmigrantes.

Pero también hay otras voces entre los votantes latinos.

Dolores Chávez, de la asamblea hispana republicana de California, sospecha que el verdadero número de seguidores de Trump tal vez sea mayor, pero que sus votantes tienen miedo de anunciar públicamente su apoyo al magnate.

“Hay muchos votantes de Trump en el closet, que tienen miedo de sufrir represalias si dicen que lo apoyan”, dijo Chávez.

Pero no se puede negar que los hispanos son una bomba de tiempo demográfica para los republicanos.

Los expertos calculan que los latinos representarán un tercio de la población estadounidense para 2060. Esto significa que en los próximos 15 años habrá entre 30 y 40 millones de electores latinos, dijo Hinojosa.

Muchos estados, gracias en parte a esta tendencia, están inclinándose demográficamente hacia los demócratas. Según Hinojosa, ese es el caso de Texas y Florida.

Comentarios