Edición Impresa, Le ponen la firma, Mundo

Elecciones en Estados Unidos

Trump y Hillary juegan fuerte en las redes sociales

Hoy en día es posible conseguir máxima exposición dejando atrás los canales de comunicación tradicionales.


Las elecciones presidenciales en Estados Unidos serán el próximo 8 de noviembre y los candidatos entraron en la recta final de sus campañas para conseguir el apoyo de los votantes.

El periodo de campañas electorales 2015/2016 ha sido, sin dudas, el año donde las redes sociales jugaron (y todavía juegan) el rol más importante y decisivo cuando de sumar adeptos y conseguir votos se trata.

En los últimos 12 meses, los estadounidenses han pasado colectivamente más de 1.284 años leyendo noticias sobre Donald Trump en las redes sociales. Para ponerlo en perspectiva, si Trump buscara conseguir la misma exposición mediática comprando pauta publicitaria para llegar a la misma cantidad de gente, debería invertir cerca de 380 millones de dólares.

Pero hoy en día es posible conseguir máxima exposición dejando atrás los canales de comunicación tradicionales utilizando las redes sociales como canal principal de las campañas.

En éstas, debido al poder de los “likes” comentarios, views y shares de los lectores, las noticias se convierten rápidamente en posts virales, llegando a muchos más usuarios de los pensados inicialmente.

Algo similar sucede con Hillary Clinton. La candidata por el Partido Demócrata ha conseguido poco menos de 100 millones de dólares en publicidad gratuita gracias a redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram. Su estrategia es distinta a la de Trump, pero sus posts tienen una repercusión mucho mayor. La única área en la que Clinton supera a Trump es en el engagement, es decir los “likes, shares y comentarios” que los usuarios realizan en sus posts.

Gonzalo Fiorina, diseñador interactivo de origen argentino que vive y trabaja en Nueva York desde hace 2 años en la creación de experiencias para grandes marcas, actualmente abocado a lanzar una herramienta de ayuda a ciudadanos estadounidenses para votar el próximo noviembre, sostiene: “Esta es la primera campaña electoral donde las redes sociales se han convertido en el canal principal de comunicación entre los candidatos y los votantes”.

En esta elección, los candidatos recurren a las redes sociales como medio principal para transmitir mensajes a sus seguidores. “Si bien ambos tienen estilos distintos y mensajes diametralmente opuestos, tanto Clinton como Trump tienen un gran impacto con sus posts”, dice Fiorina.

La autenticidad es una de las virtudes más valoradas en las redes sociales. “Desde hace ya unos años, casi toda persona pública depende de la utilización de las redes sociales, ya sea para comunicarse con sus seguidores, dar a conocer nuevos proyectos, o simplemente aclarar malos entendidos”, agrega.

“El poder de contar con un medio libre donde poder transmitir un mensaje, sin ningún tipo de censura y llegar exactamente al target de usuarios que se desea, es algo que es posible hace relativamente poco, y otorga mucho poder al emisor del mensaje”, continúa.

Además de mensajes escritos, los candidatos son hoy verdaderos creadores de contenido. Anteriormente, los posts se limitaban a plantear un punto de vista o brindar una opinión.

Hoy en día, los candidatos tienen un equipo de directores creativos, social media strategists, copywriters y agentes de prensa que se encargan de crear contenido para seducir a los usuarios a compartirlo y viralizarlo.

Fiorina, quien trabaja creando experiencias interactivas para marcas como Nike, Samsung y Google, trabaja en el desarrollo de la primera herramienta interactiva que permitirá a votantes dentro y fuera de Estados Unidos consultar sus dudas sobre cómo participar de las elecciones el 8 de noviembre próximo.

“Creemos que con esta herramienta los estadounidenses podrán sortear las crecientes dificultades que existen para cualquier ciudadano que quiera participar de las elecciones. El sistema norteamericano es muy distinto del argentino. Cada Estado tiene sus propias leyes electorales y éstas varían con respecto a la elegibilidad de votantes habilitados, métodos y fechas límite de inscripción para poder votar”, comenta Fiorina.

La propuesta de Fiorina y su equipo es simple: crear un sistema de chat automatizado, más conocido como “chatbot”, mediante el cual los votantes pueden realizar consultas específicas como saber si están habilitados para votar, inscribirse online, votar por anticipado, buscar oficinas electorales y saber el lugar de votación que les corresponde según su domicilio, todo desde Facebook Messenger.

“Es un proceso complejo y la plataforma de Facebook tiene sus limitaciones porque es muy nueva. El verdadero desafío radica en condensar la información que existe en las cientos de hojas de leyes electorales de los 50 estados independientes, y brindar una solución simplificada y confiable para derribar las barreras que impiden a la gente ir a votar”.

Lo cierto es que esta herramienta puede ser un game-changer para muchos votantes, a sólo semanas de las elecciones, ya que en Estados Unidos relativamente pocos ciudadanos votan. Como ejemplo, más gente votó en la final de la última temporada de La Voz, un famoso reality en el que se eligen cantantes, que en las últimas elecciones presidenciales.

Y las razones son muchas: existen complejidades según el estado en el que se reside, las elecciones se realizan siempre los días martes (que es día laboral), mucha gente acude a las urnas en horarios pico, y hay largas colas.

Al ser un sistema de recuento de votos populares que se convierten en votos de electores previamente designados, todo depende de que los candidatos ganen la mayoría en determinados estados, logrando así grandes cantidades de votos electorales.

“Es por esto que mucha gente tampoco acude a las urnas, porque creen que no van a marcar una diferencia, porque el estado en el que viven es mayormente afín a un determinado partido político”, explica Fiorina.

“Nuestra herramienta no es partidaria. Apunta a derribar los obstáculos y simplificar la forma de votar de los ciudadanos estadounidenses, cualquiera sea su punto de vista o pensamiento político”.

Las cartas están echadas, y para ver cuál será realmente el impacto de las redes sociales en estas elecciones, habrá que esperar al 8 de noviembre cuando los estadounidenses se dirijan a las urnas.

Comentarios