Espectáculos

Despedida

Tristeza: a los 80 años, murió el músico José Pepe Guerra, ex integrante de Los Olimareños

El destacado y referencial artista uruguayo, que formó parte del icónico dúo junto con Braulio López, estaba enfermo de cáncer. Por estas horas, colegas y amigos de su país y de la región lo despiden a través de las redes sociales


Una profunda tristeza enluta por estas horas a la cultura popular rioplatense: a los 80 años, y luego de una larga enfermedad, murió en Uruguay el músico José Pepe Guerra, ex integrante de Los Olimareños.

Pepe Guerra había cumplido 80 años en octubre y padecía cáncer. A lo largo de más de cincuenta años, desarrolló una carrera que lo convirtió en uno de los músicos más destacados del canto popular uruguayo dado que fue el creador del emblemático dúo junto a Braulio López, que marcó toda una época, incluso antes y después de la dictadura.

El fallecimiento del músico, una de las máximas figuras de la canción popular uruguaya, fue confirmado por su familia y la productora AM en un comunicado oficial.

“Desde la familia cumplimos con el penoso deber de comunicar el fallecimiento de Pepe”, comienza el texto, que aclara que “en estricto apego a su voluntad no se realizará velatorio ni ceremonia fúnebre pública”.

“Entendemos importante informar que Pepe desde hace un largo tiempo venía sosteniendo una dura y porfiada lucha contra el cáncer, al que de manera valiente enfrentó y venció. Tristemente su cuerpo no pudo tolerar el desgaste y finalmente se fue en paz, en su casa y rodeado de sus seres queridos”, agrega la publicación.

El comunicado agradece de parte de sus familiares y amigos “las muestras de cariño brindadas en este momento y a lo largo de toda su vida. Tal y como Pepe lo expresaba, tanto sus restos como su guitarra, serán «enmudecidas en la tierra musical donde él soñó»”, cierra poco después.

Un pionero

Con el dúo Los Olimareños, que Pepe Guerra encabezó junto a Braulio López entre 1960 y 1989, el músico publicó 44 discos y le dio voz a un repertorio repleto de clásicos como “Ta Llorando”, “Los Orientales”, “Orejano”, “Nuestro camino”, “Milonga del fusilado” y “Los dos gallos”.

Los Olimareños, además, fue un dúo pionero en la mezcla del lenguaje folclórico con ritmos autóctonos populares. El disco Nuestra razón (1969) marcó el inicio de este intercambio, específicamente con la canción “Candombe mulato”, una de las primeras en tener ese ritmo en guitarra e incluir tambores.

Luego, en Cielo del 69 (1970), se sumergieron en la canción carnavalera con “Al Paco Bilbao” y “A mi gente”, búsqueda sonora que profundizarían en el disco conceptual Todos detrás de Momo (1971), con 23 composiciones de Rubén Lena, donde se mezclan la murga y las críticas sociales y políticas que definían a su música.

En 2019 y en diálogo con el diario uruguayo El País, Guerra reafirmó el rol del dúo como uno de los impulsores de la canción uruguaya: “En aquellos años estábamos terriblemente influenciados por el folclore argentino y la canción nuestra prácticamente no existía. Somos un poco responsables junto con Rubén Lena y Aníbal Sampayo, y después vino Alfredo (Zitarrosa), El Sabalero. Pero antes no teníamos una cara musical”.

“Nuestras canciones se han ido corriendo de generaciones: de abuelos a hijos y de hijos a nietos”, aseguró oportunamente. “Además, tienen mucha historia; son muy pesadas: una canción nuestra te puede recordar cómo se casó una pareja, pero también te puede recordar a un hijo desaparecido que todavía no apareció. Además despiertan un sentimiento que de pronto no lo produce un veterano que viene de otro país. Es una connotación y una emoción única”, completó.

En ese sentido, “A Don José”, compuesta por Rubén Lena, es una de las más significativas de su repertorio e incluso fue declarada por ley como un himno cultural y popular uruguayo. “La cantaron todos. Hasta la banda del ejército, y esa es la importancia de la canción: no hay partidos políticos de por medio, porque todos la cantan”, dijo en 2020, cuando en el Parlamento se realizó un homenaje a Lena. “Ése es el verdadero poder del arte: nace con una pureza intocable”, aseguró.

Uno de los conciertos más representativos de su carrera fue el que brindó junto a Braulio López en el Estadio Centenario. Ocurrió el 18 de mayo de 1984. Luego de 10 años de exilio en el que la difusión de su música estuvo prohibida en Uruguay, López y Guerra regresaron a Montevideo y los recibió una multitud ávida por escucharlos. “Ese día fue muy emocionante, incluso la bajada del avión”, contó Pepe.

Comentarios

10