Ciudad

Oroño y Güemes

Triste final: murió el ciervo que deambuló en Pichincha

El animal irrumpió en la madrugada del domingo en un bar de bulevar Oroño y Güemes. Tras un raid por varias calles, fue encontrado sin vida en la zona de Forum, en Puerto Norte


No fue un sueño ni una alucinación. Este domingo por la madrugada un ciervo estuvo deambulando por la zona de Pichincha. Perdido y asustado rompió un ventanal de un bar de  Oroño y Güemes, estuvo unos minutos adentro y salió en forma veloz  ante la mirada atónita de los empleados. Las cámaras de seguridad capturaron el raid del animal y se pudo ver cómo cayó al suelo varias veces dentro del local gastronómico. Lamentablemente tuvo el peor final: apareció muerto en Forum, en la zona de Puerto Norte.

Si bien no hay certezas de cómo llegó el animal hasta allí, según contaron testigos, el ciervo habría saltado de una camioneta, luego habría caminado por Wheelwright, tomó bulevar Oroño, entró al bar y cuando salió del local se fue por Güemes hacia calle Alvear.

Lautaro Almeyda, encargado del bar, contó que estaban terminando de hacer la caja y de repente el animal entró al local. “Estaba lastimado porque dejó restos de sangre en algunas de las mesas y sillas. La idea era tratar de contenerlo porque siempre hay alguien que quiere hacerle daño”.

Y agregó: “Cuando se rompió el vidrio pensamos que era alguien que tiró una piedra o que estaba pasado de copas, quiso hacer una broma y le salió mal. El animal estaba muy asustado, herido y desconcertado”.

Se trataba de un axis, chital o ciervo moteado. Una especie propia de Asia que se caracteriza por las manchas blancas sobre su coloración marrón. Solamente los machos tienen astas, que son muy ramificadas y la pierden todos los años al finalizar el invierno para volver a aparecer al año siguiente con una ramificación mayor.

El sexto ejemplar muerto

 

María Ester Linaro, directora de la reserva Mundo Aparte, explicó que los ciervos no son animales autóctonos. “Es imposible tener un animal de este tipo como mascota. Son extremadamente nerviosos. Murió producto de las heridas. Los ciervos tienen el corazón muy frágil y cuando se los presiona mucho, se infartan. Así como tienen una musculatura extraordinaria y ágil, son débiles del corazón”, resumió.

Según contó la directora de la reserva de Sorrento al 1500 es el sexto ejemplar que encontraron y tuvo un triste final. “En una oportunidad apareció un ciervo en Oliveros mordido por perros. Lo trajimos pero no sobrevivió. El estrés los termina matando”, se lamentó la mujer.

Otro de los ciervos fue encontrado hace un tiempo en Ibarlucea y ahora vive en la reserva Mundo Aparte pero no se lo puede ver porque son asustadizos.

Linaro dijo que estos hechos “la llenan de impotencia”. “Está bien que se cace por necesidad pero matar a un ser vivo nunca puede ser un entretenimiento”.

La directora de la reserva sostuvo que habría que tomar medidas para establecer programas de esterilización de fauna silvestre para que estos hechos no vuelvan a ocurrir.

Linaro se preguntó: “¿Qué mensaje subliminal le damos a la sociedad?”. Y aseguró: “De todos los ciervos que fueron encontrados sólo uno quedo vivo. No quiere decir que sea feliz, vive asustado y por eso tampoco se puede ver”.

Y concluyó: “Somos parte de esta situación y tiene que ser un llamado de emergencia. Que se diviertan y entretengan matando es típico de la edad media”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios