Cultura, Espectáculos

Despedida

Triste adiós al reconocido escultor y pintor local Francisco Paco Pelló

El artista falleció este miércoles a causa de una dolencia cardíaca. Personaje destacado de la cultura, fue el creador del busto de Eva Perón, emplazado en 1953 en Avenida del Rosario y Lituania. A lo largo de su carrera y hasta sus últimos días, trabajó en dibujo y pintura, entre otros proyectos


Este miércoles por la mañana el corazón del artista Francisco Paco Pelló dejó de latir y la cultura rosarina y del país entero recibió consternada la triste noticia. Es que el escultor, conocido por crear y emplazar el busto de Eva Perón en 1953 en Avenida del Rosario y Lituania, sufrió un paro cardíaco cerca de las 7.30 de la mañana, lo cual le produjo la muerte inmediata.

Nacido en 1935 en Carlet (España), Pelló se instaló en Rosario en 1949 hasta considerarse un argentino más.

Se formó en los Talleres Escuela de Abanicos y Escenografías de Valencia. Y ya establecido en la ciudad, realizó obras que fueron emplazadas tanto en barrios rosarinos como en otras localidades argentinas.

Es el emblemático autor de la referida escultura de Eva Perón, de avenida Nuestra Señora del Rosario y Lituania, y del Monumento a los Pilotos de la Fuerza Aérea muertos en acción, en Río Gallegos (Santa Cruz), entre otras esculturas.

Beatriz Vignoli escribió en 2018 en Rosario12 que a Pelló “lo sulfura que le digan «La Mandarina» a la estructura que rodea su obra. Este artista valenciano cree que debió hacerle caso a (Julio) Vanzo, que le aconsejó irse”.

“Hay un arquitecto de morondanga… no aprendieron nada y no tienen la menor idea de qué es un monumento. El monumento es la exaltación de un personaje. El monumento se pone en un lugar y no tiene que haber nada que conspire contra la visión del personaje. Puso esos gajos ahí no sé para qué y le dio el pie a los cretinos que no querían a Eva y tenían odio a Eva, estos acá decían que era «una buena mandarina» y este cretino hace un monumento público como para decirle La Mandarina. Y cada vez que yo escuchaba que los compañeros decían «vamos a hacer un acto acá, vamos a ir a La Mandarina…», yo me ponía verde, me ponía igual que Hulk: «¿Pero qué estás diciendo?». Quería matarlos a todos”, exageraba Pelló, apasionado, en la entrevista con Vignoli.

Hijo y nieto de pintores, el artista también se destacó como muralista. En 2001, un robo mancó su plan de abrir una escuela de oficios de arte en Rosario.

Entre su trabajos se encuentran el busto de Juan Domingo Perón en la esquina de bulevar Avellaneda y la avenida del mismo nombre; el Monumento a los héroes de la Guerra de las Malvinas en El Palomar (Buenos Aires), y el Monumento la Cooperación Internacional (Rosario).

En 1951, cuando tenía 16 años, Pelló fue galardonado con la Medalla de Plata en el concurso de pintura de los Amigos del Arte de Rosario. A los 19 años, estaba la cabeza del departamento de arte de la Municipalidad de Rosario, y en 1957, fue el encargado de pintar los retratos de los generales San Martín y Belgrano la inauguración del Monumento Histórico Nacional a la Bandera.

Comentarios