Edición Impresa, Policiales

Triple crimen con olor a paco

Dos hermanas y un joven fueron asesinados a cuchilladas en un conventillo del barrio porteño de La Boca. Un testigo observó el ingreso del asesino al lugar. La Policía investiga la venta de estupefacientes.

Dos hermanas y un joven fueron asesinados a puñaladas ayer en un conventillo del barrio porteño de La Boca y los investigadores sospechan que el hecho puede estar relacionado con un ajuste de cuentas por drogas, informaron fuentes policiales.

Una de las mujeres recibió nueve cuchillazos, la otra ocho y el muchacho cinco, y de acuerdo al relato de un testigo el episodio puede haber sido cometido por un hombre que entró a los gritos al lugar y huyó corriendo tras el triple crimen.

El episodio fue descubierto cerca de las 3 de la madrugada de ayer en una casa ubicada en Martín Rodríguez 540, a dos cuadras de la cancha de Boca Juniors, por un taxista que regresaba de trabajar y se dirigía a su habitación a dormir.

Un jefe policial explicó a la agencia Télam que el chofer escuchó gritos que provenían de una de las habitaciones, se acercó para ver lo que pasaba y en ese momento vio a un hombre salir corriendo, pero hasta anoche no se había producido ninguna detención.

Al acercarse, observó que un muchacho –luego identificado por los investigadores de la comisaría 24ª como Gustavo Rodríguez , de 20 años– estaba tirado sobre una cama ensangrentado, y presentaba varias heridas cortantes en el cuerpo.

 Ante esta situación, el taxista llamó al 911 y alertó a la Policía sobre lo ocurrido.

Los policías que concurrieron al lugar hallaron al joven muerto y, luego, se acercaron a otra habitación, donde encontraron a las dos hermanas asesinadas también a puñaladas, una de ellas acostada sobre una cama y la otra tirada en el piso.

Las mujeres fueron identificadas por la Policía como Natalia y Patricia Moreira, de 28 y 30 años respectivamente.

Los investigadores mantienen como hipótesis más firme que el triple crimen está vinculado a un ajuste de cuentas presuntamente por la venta de paco en el barrio, mientras que varios vecinos dijeron a la prensa que denunciaron que allí se vendía droga y que era constante el ingreso de personas para comprar.

“Ese lugar siempre trajo problemas. Yo vivo acá hace diez años, y ahí siempre hubo líos. Hace un año, un pibe se quiso suicidar y prendió fuego una garrafa (que incendió el conventillo). Después de eso, se quedaron algunas familias a vivir ahí, entre ellos estas chicas que vendían droga”, dijo una vecina que se identificó como Patricia.

Recordó que “hace un mes y medio allí hubo un allanamiento por el tema de las drogas, pero siguió todo como siempre: a las 24 horas estaban ahí vendiendo”.

Respecto de Rodríguez, una de las víctimas, la vecina dijo que era muy querido en el barrio ya que fue una de las personas que intentó rescatar en enero de 2009 a los hermanitos que murieron calcinados en un incendio en una sucursal del ex Banco Italia y descartó que estuviera involucrado con drogas.

Un adolescente, también vecino del lugar, dijo que “todo el barrio, hasta la Policía, sabía que se vendía droga y que algo iba a pasar ahí, pero nunca hicieron nada”.

Si bien en principio en el lugar los investigadores no hallaron estupefacientes, la fiscal de La Boca Susana Calleja tiene previsto hacer un allanamiento más exhaustivo, del que participarán perros adiestrados.

Por otra parte, efectivos de la comisaría 24ª y de la División Homicidios de la Policía Federal no descartan que este triple crimen tenga alguna vinculación con otro homicidio ocurrido el domingo en proximidades a la cancha de Boca Juniors, cuando un muchacho fue asesinado de un tiro.

Los investigadores dijeron que ese hecho, que se produjo mientras Boca jugaba contra Rosario Central en la Bombonera, está casi esclarecido y se trató de un ajuste de cuentas por la venta de drogas en la zona.

Comentarios