Policiales

Violencia policial en Santa Fe

Tres uniformados del Comando Radioeléctrico fueron condenados por darle una paliza a un hombre

Sacaron a un hombre de su casa, lo subieron de prepo al móvil y lo golpearon en un descampado. Después lo llevaron a la Comisaría, dónde siguieron atacándolo


Tres policías que cumplían servicio en el Comando Radioeléctrico de Recreo, localidad ubicada a 17 kilómetros de la capital provincial, fueron condenados a cinco años de cárcel y 10 de inhabilitación por presentarse en la casa de un hombre, sospechado de hurtar una moto, a quién privaron de la libertad, lo trasladaron en un móvil policial y lo bajaron esposado en un descampado donde lo agredieron con golpes de puño y patadas. Minutos más tarde lo volvieron a atacar en sede policial, y redactaron un acta de procedimiento con información falsa sobre lo ocurrido.

Se trata de Marcelo Andrés Escher, de 36 años, Maximiliano Emanuel Luque, de 47, y Débora Abigail Cabana, de 28 años, quienes también fueron inhabilitados de forma absoluta por 10 años.

Un poco de historia

El hecho ocurrió el 2 de enero de 2019, mientras los condenados cumplían funciones. Los uniformados fueron en dos móviles policiales a la casa de la víctima, ubicada en Recreo, y no encontraron una moto robada que buscaban. Aún así esposaron al hombre y lo subieron a uno de los móviles policiales y le dijeron que le dijera dónde había vendido la moto, contó la Fiscalía.

“Lo llevaron a otra vivienda ubicada en Teniente Loza al 6.800 de la ciudad de Santa Fe, bajaron de los móviles con el objetivo de individualizar al presunto comprador de la moto, pero no pudieron hacerlo porque había un grupo de hombres que, de manera hostil, los amenazaron y los obligaron a retirarse”, dijo la Fiscalía.

“Regresaron al lugar en el que habían quedado los autos oficiales y comenzaron a golpear a la víctima con golpes de puño y patadas”, relató la Fiscalía. “Todavía en horas de la madrugada, condujeron al hombre atacado a un descampado a la vera de la Circunvalación Oeste, donde lo mantuvieron esposado y lo volvieron a agredir físicamente, a la vez que lo insultaron, lo amenazaron con matarlo y hacerlo desaparecer sin que nadie se entere”, aseguró el funcionario del MPA.

Alrededor de la 1:00 de la madrugada, la víctima fue llevada a la Comisaría 16 de Recreo, dónde lo volvieron a atacar y lo fotografiaron con un teléfono celular. Luego redactaron un acta de procesamiento en la que insertaron declaraciones falsas en relación a su accionar entre las 23:15 del 1 de enero de 2019 y las 2:38 del día siguiente, afirmó el funcionario.

Dijeron que la víctima había sido detenida en inmediaciones de calle Chubut al 500 de Recreo y que había intentado salir corriendo. A lo que agregaron que “fueron autorizados a ingresar a una vivienda de Teniente Loza y Lucio Mansilla”. Luego se comunicaron con la Fiscalía para dar aviso de la aprehensión y contaron circunstancias totalmente distintas a las ocurridas con el fin de inducir a error a la fiscal y que ordene distintas medidas procesales.

Para la Fiscalía “los agentes policiales condenados actuaron por su exclusiva cuenta, sin efectuar consultas ni solicitar instrucciones de ningún tipo”. Ante estas circunstancias la Fiscalía pidió a la Agencia de Control Policial que conforme una comisión con el objetivo de analizar el procedimiento policial que había derivado en la detención de la víctima. Así fue que se avanzó en la investigación y los uniformados terminaron imputados.

Ahora, tras un debate oral y público que tuvo lugar en la ciudad de Santa Fe, el trío de uniformados fue condenado a cinco años de prisión por los delitos de “vejaciones agravadas por amenazas, lesiones leves, privación ilegítima de la libertad y falsedad ideológica de instrumento público calificado por ser cometida por funcionarios públicos en abuso de sus funciones”.

Previamente, otro uniformado que participó en los hechos y fue identificado como Jorge Martín Ocampo, de 39 años, fue condenado mediante un acuerdo abreviado.

Comentarios