País

En Corrientes

Tremendo: productores esquilaron 3.500 ovejas que luego murieron de frío

La semana pasada las temperaturas en Curuzú Cuatiá, en el sur de Corrientes, rozaron los 40° grados. Por ello, productores decidieron esquilar a sus ovejas. Pero esa acción destinada a aliviar a los animales selló la suerte de los ovinos


El Litoral de Corrientes

Este domingo, miles de ovejas que habían sido esquiladas debido a un brusco ascenso de la temperatura en la localidad correntina de Curuzú Cuatiá murieron por hipotermia luego de que el termómetro descendiera a los 10 grados y un temporal azotara la región. Ante la gravedad de la situación, desde el Ministerio de Producción de Corrientes se analiza, desde el punto de vista económico, convocar a la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria con vistas a avanzar con las herramientas para atender las pérdidas productivas, publicó el diario El Litoral.

La semana pasada las temperaturas Curuzú Cuatiá, en el sur de Corrientes, rozaron los 40° grados. Por ello, productores decidieron esquilar a sus ovejas. Pero esa acción destinada a aliviar a los animales selló la suerte de los ovinos. El domingo la temperatura sufrió un descenso y llegó a los 10 grados. Un temporal y vientos helados causaron la muerte de, se calcula, 3.500 ovejas.

Desde la provincia ya se estableció contacto con la Nación para viabilizar los mecanismos disponibles a través de la Ley Ovina, entre otros recursos. El secretario de Ganadería y Agricultura correntino, Manuel García Olano, explicó a El Litoral que “el fin de semana, con el brusco cambio climático murieron unas 3.500 ovejas, en base al relevamiento que hicimos hasta el momento”. Y precisó que “ocurrió en tres establecimientos, de medianos y grandes productores”.

Sobre el trágico episodio, explicó que “entre el miércoles y viernes procedieron a esquilar los lanares y durante esos días la temperatura era de unos 37 grados. Luego, el domingo, el clima cambió, refrescó y llovió en la zona, y esto provocó la muerte de estos animales que son sensibles a estas modificaciones meteorológicas”.

Además, el funcionario consideró que “es gravísimo, porque si bien le ocurrió sólo a tres productores, no a la totalidad del sector, es una mortandad masiva en pocos establecimientos ovinos”.

Por ello indicó que “no descartamos para la semana que viene convocar a la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria para analizar las diferentes herramientas disponibles, tanto de recursos provinciales como los previstos en la Ley Ovina nacional. Incluso ya me comuniqué con el subsecretario de Ganadería de la Nación para avisarle esto”, refirió al matutino correntino.

García Olano expresó que, paralelamente, “desde el lunes que estamos en contacto con los productores damnificados, para que a su vez estén comunicados con el personal de la Ley Ovina y de la delegación del Ministerio de Producción”.

Con respecto al nivel de los daños, comentó que “además de la cantidad de lanares muertos, ocurrió en cabañas muy tradicionales de Curuzú, con muchos años de inversión en genética de los animales, de una muy alta calidad y valor”.

“Ahora los productores están abocados a tomar las medidas para que esto no se agrave. A proteger a los corderos que tienen un mes de vida, que si bien no fueron esquilados, requieren alimentación y ser preservados del clima”, detalló.

Comentarios