Ciudad

Separación del Estado

Tras voto negativo del Senado, crecen renuncias a la Iglesia

En Rosario esta semana llegaron al Arzobispado las primeras 30 apostasías. Desde la votación se multiplicaron consultas


 

Agustín Pabón Maciel tenía 8 meses cuando lo bautizaron en la parroquia San Antonio de Padua. La mamá y el papá no tenían la costumbre de rezar en la mesa ni de ir a misa pero siguieron con la tradición familiar que venía de los abuelos. Durante la infancia y la adolescencia el contacto con la religión fue casi nulo salvo por las reuniones familiares en las que su abuela Dora contaba el trabajo que hacía en la parroquia para ayudar a personas que no tenían para comer. Cuando Agustín empezó la secundaria en el Politécnico se declaró ateo. Esta semana, con 18 años, fue a visitar a la abuela y le explicó que iba a hacer el trámite para renunciar a la fe católica. Dora insistió con que lo piense. “Le expliqué que era una religión que ellos habían elegido por mí pero que yo no creía en Dios. Y ella lo entendió”. Agustín es uno de los miles de argentinos y argentinas que en los últimos días hicieron una apostasía colectiva, la forma de llamar a la renuncia a la Iglesia Católica por parte de personas bautizadas. La dimisión en masa va de la mano del rechazo en el Senado de la ley de aborto legal.

El debate social alrededor del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) no sólo puso el foco en la salud y en la autonomía de las mujeres y personas gestantes. También abrió la discusión sobre el rol de la Iglesia Católica en la cruzada en contra del aborto legal y en el lobby que terminó con el rechazo en la Cámara de Senadores. En los últimos meses tomó fuerza la Campaña Federal  por la Separación de la Iglesia del Estado, que nació de la Coalición Argentina por un Estado Laico. El 8 de agosto durante la movilización de dos millones de personas en la ciudad de Buenos Aires hicieron una apostasía colectiva. La iniciativa consistió en llenar juntos los papeles de las y los interesados para entregar en masa las renuncias a la Iglesia. En pocas horas llenaron 2.000 formularios. En Rosario un grupo de jóvenes del que Agustín es parte replicó la iniciativa. Esta semana entregaron las primeras 30 solicitudes al Arzobispado local. Ya tienen 50 pedidos más y siguen juntando. En un mes harán una nueva entrega.

El trámite es sencillo. Hay que entregar un formulario con los datos personales, la información sobre la parroquia o iglesia en la que la persona fue bautizada y una fotocopia del DNI. La Campaña por el Estado Laico Rosario (@LaicoRosario) facilita el papeleo y lo lleva al Arzobispado. “Las familias argentinas tienen la costumbre de bautizar a los chicos apenas nacen. Eso no significa que todos seamos católicos. Para mí fue importante hacer la apostasía porque creo que la Iglesia es una institución nefasta que siempre se opuso a los derechos, como vimos ahora en el debate del aborto”, explicó Agustín.

La Campaña Federal por la Separación de la Iglesia de Estado tiene a los pañuelos naranja y negro como símbolo y atuendo de lucha. Si bien los naranjas predominan, el negro lo usan quienes prefieren no repetir el color que usó la Iglesia contra la ley de matrimonio igualitario. Además de las apostasías colectivas, la Campaña trabaja en la redacción de un proyecto para modificar la Constitución Nacional y que Argentina deje de financiar a la Iglesia Católica. Actualmente la ley dice que los obispos y arzobispos deben cobrar el 80 por ciento del sueldo de un juez de primera instancia. A eso se suma el resto de los cargos clericales, el financiamiento de los colegios religiosos y de las organizaciones vinculadas a la fe católica.

Abril Moine tiene 18 años, estudia en el Politécnico y junto con Agustín integra el grupo de 20 jóvenes de Rosario. “Bajar el porcentaje de católicos registrados es muy importante para que caiga el poder de presión de la Iglesia sobre el Estado. Y también para que pierda financiamiento. Hoy en Argentina no hay sólo personas católicas y el Estado nos tiene que representar a todos. La Iglesia se opone a muchos de nuestros derechos y no está mal que tenga esas opiniones pero creemos que esas creencias no pueden influir en las políticas públicas”, explicó. Antes de la votación del 8 de agosto, el grupo de Rosario juntó 30 formularios. Después del rechazo del Senado, las consultas se multiplicaron. “Estamos preparando una nueva entrega con una campaña en distintos puntos de la ciudad para juntar los formularios. Queremos destacar que cuando llevamos las primeras solicitudes al Arzobispado nos trataron muy bien y las recibieron sin problema”. Después de la entrega, las autoridades tienen un plazo de cinco días para comunicarse con la parroquia o iglesia donde la persona fue bautizada para dar la baja.

La mayoría de los integrantes del grupo rosarino son varones. Los pañuelos que eligieron para confeccionar y repartir son los negros. “La Campaña está inspirada en el armado transversal y sin pertenencia partidaria que tuvo la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. En la pelea por el aborto legal las mujeres fueron protagonistas. Los varones encontraron en la lucha por el Estado laico una bandera y se pusieron las pilas por este lado”, explicó Abril.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios