Edición Impresa, Policiales

Tras tiroteo hallan 25 kilos de cocaína en un auto

Fue en el cruce de las rutas 11 y 4, a la altura de Nelson. La droga está valuada en 2 millones de pesos.

Un operativo realizado en la madrugada de ayer en un cruce de rutas en el norte de la ciudad de Santa Fe derivó en un intenso intercambio de disparos, con persecución incluida, y el hallazgo de un auto con 25 kilos de cocaína, valuada en dos millones de pesos. El conductor del rodado se dio a la fuga en otro vehículo que lo rescató en pleno tiroteo.

El operativo había comenzado el sábado pasado, en distintos accesos a la ciudad de Santa Fe, ya que el personal de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones (ex Digedrop) había obtenido datos sobre el inminente ingreso de estupefacientes a la cabecera del departamento La Capital.

El titular de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones, comisario Hugo Tognoli, dijo que “tras un exhaustivo análisis de información y cruce de datos, se decidió implementar controles de rutina en forma conjunta con personal de la Brigada Departamental 1, en cumplimiento de lo dispuesto por el Ministerio de Seguridad con el objetivo de frenar el ingreso y egreso de estupefacientes a Santa Fe”.

Los controles fueron dispuestos en cuatro puntos estratégicos, indicó Tognoli: el peaje sobre la autopista brigadier López, a la altura de Santo Tomé; el cruce de las rutas 11 y 70, en jurisdicción de Recreo; a metros de la Fuente de la Cordialidad (ubicada entre el barrio El Pozo y la ciudad de Santa Fe), y en el cruce de la ruta nacional 11 y provincial 4, a la altura de Nelson.

Cerca de las 6 de ayer, en este último cruce, el personal antinarcóticos protagonizó un cuando menos inesperado operativo. A esa hora, una patrulla que estaba ubicada sobre la ruta nacional 11 vio cómo un automóvil Peugeot 106 de color bordó ingresaba en la playa de una estación de servicios Petrobrás, ubicada en el cruce de rutas. A los uniformados les llamó la atención que el auto no tenía chapa patente, por lo que se acercaron hasta el lugar para chequear los datos del rodado y sus ocupantes.

Pero, para su sorpresa, cuando el conductor del auto vio llegar al móvil 3557, arrancó el Peugeot y, mientras se dirigía hacia el acceso a la ruta provincial 4, comenzó a disparar contra los policías.

“Ante esto el personal policial respondió a la agresión, y comenzó a perseguir al auto por la ruta 4”, relató Tognoli.

Cerca de un kilómetro calculan los pesquisas que duró la persecución, en la que el auto tomó una buena ventaja. Pero, en un momento, el conductor del Peugeot frenó el rodado al costado del camino, se bajó y con el vehículo como escudo, comenzó a disparar contra la camioneta policial que lo perseguía. De esta manera, la escena que muchos vieron en películas se volvió realidad en el norte de la ciudad de Santa Fe.

“Estaba amaneciendo, así que mucho no se pudo ver, por suerte a esa hora la ruta cuatro no estaba muy transitada”, resaltó un vocero policial.

En pocos minutos, el conductor del auto vació al menos el cargador de una pistola 9 milímetros u 11.25, comentaron los voceros, hasta que hizo su aparición otro vehículo.

“De golpe apareció un Citroen C4 de color oscuro, que vino desde la ruta 11, o sea que apareció detrás de los policías”, indicó el comisario Tognoli, para quien sus ocupantes habrían estado cumpliendo la función de “barrido”, esto es: ir delante del auto comprometido y, en caso de operativos de control, dar aviso para que quede aguantado al costado de la ruta o tome otra vía.

“Al llegar hasta el lugar donde estaba el atacante, quien no dejó de disparar, el C4 bajó la velocidad y se abrió la puerta de atrás y el tirador se zambulló en el auto y salieron muy rápido hasta el oeste por la ruta 4”, agregó Tognoli.

Ante esto, se inició un operativo cerrojo con colaboración de personal pertenecientes a las Unidades Regionales I (departamento La Capital), XI (Las Colonias) y XIII (San Cristóbal) para intentar lograr la captura de los ocupantes del Citroen, quienes al cierre de esta edición no habían sido apresados.

“No será una tarea sencilla porque hay muchos caminos de tierra en la zona: pudieron haber agarrado por cualquiera”, refirió un investigador.

En tanto, personal de la ex Digedrop procedió a requisar el Peugeot 106 que había quedado abandonado sobre el costado de la ruta. En el asiento delantero derecho se halló un revólver calibre 32 con seis cartuchos intactos. “Ése no fue el arma utilizada, presumimos que el atacante la tenía en su poder cuando se tiró al auto”, explicó Tognoli.

En el asiento trasero se incautó 25 panes de cocaína cuyo peso exacto fue de 25,613 kilos, que fueron valuados en dos millones de pesos, explicaron las fuentes. Además, al chequear los números de motor y chasis del auto, se comprobó que tenía un pedido de captura, ya que había sido denunciado como robado el pasado 7 de marzo, en jurisdicción de la comisaría 1ª de Santa Fe.

Comentarios