El Hincha

La salud de D10S

Tras nueve días de internación, Diego Maradona fue dado de alta de la Clínica Olivos

Luego de la operación por un hematoma subdural, el DT de Gimnasia seguirá su recuperación en su nuevo hogar en Nordelta bajo el monitoreo constante de los médicos y el cuidado de sus hijas, que tomaron el control de su círculo íntimo, dejando un poco de lado al entorno que encabezaba Matías Morla


Después de 9 días de internación y tras superar una operación por un hematoma subdural en el cerebro, Diego Maradona fue dado de alta en horas de la tarde de este miércoles de la Clínica Olivos.

El técnico de Gimnasia seguirá su recuperación en su nuevo hogar en Nordelta bajo el monitoreo constante de los médicos y el cuidado de sus hijas, que tomaron el control de su círculo íntimo, dejando un poco de lado al entorno que encabezaba Matías Morla.

La última imagen pública de Maradona, el día de su cumpleaños número 60, había sido el diagnóstico más evidente de que algo no andaba bien. Sobrepasado de emociones y bajo un consumo excesivo de fármacos, solo pudo permanecer 18 minutos en la cancha de Gimnasia, en los cuales se lo montó un breve homenaje.

Tres días más tarde el cóctel fue explosivo: la acumulación de mal descanso, desajustes en su dieta, consumo de alcohol y fármacos, obligaron a tomar una decisión que se venía postergando y Diego fue internado en la Clínica Ipensa de La Plata.

El primer diagnóstico fue anemia. Pero los resultados de una resonancia magnética provocaron el traslado a Buenos Aires para operarlo lo antes posible de un hematoma subdural en la cabeza.

La intervención quirúrgica, a cargo de Luque y un grupo de terapistas de la Clínica Olivos, se realizó con éxito el martes por la noche.

El postoperatorio sacó a la luz el problema mayor que arrastra Diego: la adicción al alcohol y su combinación con los fármacos.

En este escenario, tanto los médicos como su entorno familiar coincidieron en que se presentaba una oportunidad para buscar una mejora integral y establecer un tratamiento a largo plazo.

Con el correr de los días, los médicos le fueron sacando los fármacos que mantenían a Diego sedado y notaron una mejora significativa tanto en su físico como en su estado anímico.

Ya fuera de la Clínica Olivos Diego tendrá asistencia de enfermeros en su casa las 24 horas. También el contacto a diario con el doctor Luque y el psicólogo Carlos Díaz y la psiquiatra Agustina Cosachov, que se sumaron al equipo que lo controla.

Comentarios

10