Edición Impresa, Política

Tras el anuncio del canje, el objetivo es el Club de París

“Es el próximo paso en la agenda” dijo Boudou. Desde el exterior muestran adhesión a la oferta argentina.

Mientras la Banca JP Morgan y el Bank Of América coincidían ayer en que el canje de deuda lanzado por el gobierno argentino podría lograr una alta adhesión, el ministro de Economía, Amado Boudou, anticipaba que una vez finalizado el canje “el próximo paso en la agenda será regularizar la deuda con el Club de París”.

“Son alrededor de 7.500 millones de dólares de deuda, pero es un número que hay que revisarlo muy bien”, sostuvo Boudou en declaraciones a distintos medios. Además, garantizó que en las negociaciones con este organismo “vamos a ir paso a paso, para no caer en soluciones facilistas que se tomaron en otras épocas del país, como por ejemplo el megacanje”.

El ministro indicó además que con el Club de París se analizará una “estrategia similar” a la implementada con el canje de deuda, con el que prevé alcanzar un 60 por ciento de aceptación.

Mientras tanto, la banca de inversión JP Morgan Chase & Co. analizó como “atractiva” la oferta argentina de nuevos bonos a los tenedores por unos 20.000 millones de dólares de deuda en default. “En estos valores creemos que Argentina está ofreciendo una atractiva propuesta y esperamos una alta tasa de participación de los inversores que tienen bonos en default”, revelaba un informe citado por la agencia de noticias Bloomberg.

Otras voces.

Otros analistas, como Jane Brauer, Alejandro Rivera y David Beker del Bank of America destacaron: “El mercado estará decepcionado por el paquete ofrecido, pero igual esperamos un elevado porcentaje de aceptación”.

Por su lado, el ex secretario de Finanzas Daniel Marx consideró ayer que el canje de deuda será exitoso si la Argentina logra “normalizar” su situación económica. “El canje tiene sentido si Argentina lo pone dentro de un esquema de normalización. Para ello, es preciso bajar las tasas de interés, lo que permitirá mejorar el financiamiento de proyectos de inversión y la competitividad de las exportaciones”, sostuvo el ex funcionario.

En declaraciones radiales, Marx estimó que es necesario que “Argentina pueda financiarse menos con el Banco Central, que es lo que provoca esta tasa de inflación, y más con los mecanismos regulares, sobre todo para atender vencimientos de deuda”.

Además el economista minimizó el hecho de que hasta el momento, el canje no recibió el visto bueno del ente regulador de los mercados de Italia, donde hay más de 180 mil bonistas con títulos argentinos en cesación de pagos.

“No pienso que llegue a poner la operación tan en riesgo en el sentido de no hacerlo. Los italianos no quieren que se hagan anuncios previos en sus mercados. Pero Argentina dirá que anunció el canje a nivel interno, y con eso se salvará la situación”, enfatizó.

Por su lado, el viceministro de Economía, Roberto Feletti, garantizó que la reestructuración de la deuda permitirá “seguir teniendo solvencia macroeconómica” y “la posibilidad de expandir consumo y demanda interna”.

También recordó que el pago de la deuda “resuelve un problema que arrastramos de 2001”, al tiempo que “se vuelve a un estado de normalización con los mercados internacionales”.

Asimismo, remarcó que “sale de lo que fue el default, y lo hace continuando con una estrategia de desendeudamiento y de ubicar la deuda pública en una situación manejable”.

“Es una señal fuerte a que, los que toman decisiones importantes, inviertan. Y lo hacemos sin costo para la población”, destacó Feletti.

El gobierno anunció anteayer la nueva reapertura del canje de deuda, dirigido a los bonistas en default con títulos por unos 20.000 millones de dólares más intereses, y espera una aceptación de al menos el 60 por ciento, mientras que la quita propuesta será del 66,3 por ciento.

Según destacó Boudou este canje será más beneficioso para el país que el anterior, y en no más de 10 días va a estar abierto el libro para canjear los bonos, estado en el que permanecerá durante 30 días.

Comentarios