Mundo

Fin de ciclo

Tras 60 años de historia, ETA anuncia su disolución

La organización separatista armada vasca expresó por carta enviada a dirigentes políticos e instituciones el compromiso de finalizar sus actividades y disolver todas sus estructuras


La organización separatista armada vasca ETA anunció ayer su disolución definitiva por medio de una carta enviada a dirigentes políticos e instituciones, como paso previo a la escenificación de su inminente final, tras 60 años de historia.

“ETA ha decidido dar por terminados su ciclo histórico y su función, dando fin a su recorrido. Por tanto, ETA ha disuelto completamente todas sus estructuras y ha dado por terminada su iniciativa política”, dice el grupo en su misiva, fechada el 16 de abril último.

Se trata de un anticipo del comunicado final que se espera que los separatistas difundan a partir de hoy a través de un medio internacional.

El texto fue difundido a dos días de la conferencia internacional anunciada para mañana en Villa Arnaga, una casona situada en la localidad vascofrancesa de Cambo-les Bains, que reunirá a mediadores y representantes de la sociedad civil y dirigentes políticos, con el objetivo de avanzar en la “resolución del conflicto vasco”.

La conferencia, que tendrá lugar a un año del desarme de ETA, será previsiblemente la puesta en escena de un hito: el final de la última organización armada existente en Europa.

“Como consecuencia del cambio estratégico de toda la izquierda abertzale (patriótica radical), ETA ha llevado a término el proceso iniciado en 2010, con la intención de abrir un nuevo ciclo político en Euskal Herria (País Vasco)”, asegura la organización en su carta, que entre otros, hizo llegar a la Iglesia vasca.

Culpas y perdones

El pasado 20 de abril, el grupo separatista dio un paso histórico y emitió un comunicado pidiendo perdón a las víctimas y admitiendo el daño y el sufrimiento infligido.

Tras aquel comunicado, el Ejecutivo español de Mariano Rajoy reiteró que los miembros del grupo armado –unos 300 en prisión y 100 huidos de la Justicia que estarían entre Cuba, Venezuela y México– no obtendrán contrapartidas por su disolución.

“Mienten una vez más y están tratando de confundir a la sociedad. Ya fueron disueltos y derrotados, que sepan que no habrá impunidad, y que antes y después de este comunicado, serán perseguidos por sus crímenes”, aseguró el ministro del Interior español, Juan Ignacio Zoido, desde Marruecos, ante el nuevo anticipo de la disolución de ETA.

La organización separatista vasca ETA, cuyas siglas significan Euskadi ta Askatasuna (Patria Vasca y Libertad), nació el 31 de julio de 1959 en el seno de un grupo de jóvenes nacionalistas forjados en la lucha contra la dictadura de Francisco Franco.

En 1977, tras el fin de la dictadura, España decretó una amnistía que benefició a etarras presos por delitos de sangre. Sin embargo, ETA no se disolvió.

El grupo mantuvo su lucha por la creación de un País Vasco independiente de España y Francia hasta el 20 de octubre de 2011, un conflicto que en 50 años dejó 914 muertos, de los cuales 850 fueron causados por los separatistas, la mayoría en atentados.

“Esta decisión cierra el ciclo histórico de 60 años de ETA. No supera, en cambio, el conflicto que Euskal Herria mantiene con España y con Francia”, sostienen los etarras.

“Euskal Herria está ahora ante una nueva oportunidad para cerrar definitivamente el ciclo de conflicto y construir su futuro entre todos”, subrayan.

En su carta, ETA hace referencia a la Conferencia de Aiete del 17 de octubre de 2011, que se celebró tres días antes del anuncio del fin de su actividad armada, y sostiene que “fue el intento de dar un fin ordenado, razonable y constructivo”, pero “no tuvo recorrido”, algo de lo que culpa a los Estados de Francia y España.

“La falta de voluntad para solucionar el conflicto, y las oportunidades perdidas, entre otras, ha provocado el alargamiento del conflicto y ha multiplicado el sufrimiento de las diferentes partes. Como sea, ETA reconoce el sufrimiento provocado como consecuencia de su lucha”, señala el grupo, que en esta ocasión no menciona en forma explícita a las víctimas.

En el cierre de su mensaje, ETA pide “no repetir los errores” del pasado y darle la “cura adecuada” a las heridas, que todavía están sangrando, al tiempo que expresa el compromiso de sus militantes con la “consecución de la paz” y la “libertad” del País Vasco.

“Nada obtuvieron los miembros de ETA por dejar de matar y nada van a obtener por hacer una declaración que ellos llaman de disolución”, dijo Zoido.

Tras el pedido de perdón, las principales asociaciones de víctimas de ETA expresaron su insatisfacción porque considerar que la organización separatista pretende “justificar la violencia”, “manipular la historia” y “distinguir entre víctimas”. Sin embargo, a nivel personal, algunas de las víctimas de la organización separatista han emprendido hace años un proceso de reconciliación participando de un programa con miembros de ETA que están dispuestos a pedir perdón.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios