Edición Impresa, Le ponen la firma

Mercosur-Europa

Tras 12 años, se vuelve a discutir apertura comercial

Con las presentaciones, no sólo se reactiva el diálogo comercial entre los dos bloques, sino que se vive el regreso del país a las conversaciones de apertura comercial, un concepto prácticamente vedado durante el kirchnerismo.

La Argentina dio el sí, y finalmente el Mercosur presentó este miércoles su oferta de apertura de mercados de los países de la Unión Europea (UE) que, a su vez, planteó su propia lista de productos que podrían ser exportados a Europa sin pagar aranceles.

Si bien se espera una negociación larga (difícil que cierre este año), tanto desde el Mercosur como desde Europa se tomó como una noticia positiva y expectante que el gobierno de Mauricio Macri aceptara incluir a la Argentina en las negociaciones, y destrabar así las discusiones. En concreto, con las presentaciones de anteayer, no sólo se reactiva el diálogo comercial entre los dos bloques, sino que se vive el regreso del país a las conversaciones de apertura comercial, un concepto prácticamente vedado durante el kirchnerismo. Esta presentación implica el retorno de la Argentina a las negociaciones comerciales del Mercosur, tanto dentro del bloque como hacia otras uniones aduaneras.

De hecho, las últimas negociaciones comerciales como bloque dentro del régimen de integración sudamericana se dieron en julio de 2006, cuando se intentó discutir la inclusión de sectores como el azúcar, las autopartes, frutas y maquinaria. Había, además, quejas desde Brasil hacia la Argentina por el cierre de las fronteras para varios de sus productos. Eran los primeros síntomas de generalizaciones de las Declaraciones Juradas para la aprobación de importaciones (DJAI), sistema que luego derivó en una obligación paraarancelaria desde donde reinó Guillermo Moreno y su esquema de autorización y prohibición. Desde 2011, las DJAI fueron el instrumento complementario del “cepo” para “cuidar” divisas. Terminaron declaradas ilegales por la Organización Mundial de Comercio, y el kirchnerismo las desmanteló a fines de noviembre de 2015, antes de entregar el poder a Mauricio Macri.

El reciente anuncio de las presentaciones de las listas del Mercosur y la UE en Bruselas fue presentado como el “intercambio de ofertas” entre los dos bloques. Primer paso para reanudar negociaciones comerciales. Nadie quedó satisfecho. Y, de no mediar ampliaciones en las listas de los dos lados, las negociaciones terminarán nuevamente en un fracaso.

Las negociaciones por un eventual, y por ahora lejano, Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos bloques fueron retomadas por Brasil, Uruguay y Paraguay en 2010, pero no por la Argentina, que se negaba a discutir apertura de mercados. Además, las negociaciones implicaban necesariamente la aceptación de la libre circulación de divisas para las ganancias de las empresas multinacionales presentes en los países del Mercosur; lo que ponía a la Argentina fuera de cualquier acuerdo ante la vigencia del “cepo”.

Comentarios