Ciudad, Edición Impresa

En alerta

Tránsito: avizoran una solución al conflicto

Aunque los agentes trabajan a reglamento, este fin de semana realizarán las tareas programadas.


El conflicto entre los inspectores de tránsito y el Ejecutivo municipal no se termina de resolver. Los trabajadores se desempeñaron ayer “a reglamento” y así volverán salir a la calle en la jornada de hoy. Sin embargo, todo indica que para este fin de semana la situación se irá normalizando y cumplirán sus tareas de horas extras y adicionales en todas las actividades y eventos previstos. En tanto, se aguarda que la semana próxima haya una importante reunión entre la cúpula del sindicato y la intendenta Mónica Fein para discutir los pasos a seguir en todo el “sistema de fiscalización” de la ciudad, lo que incluye a las diversas áreas de control.

El conflicto se había iniciado el miércoles luego de que los inspectores pertenecientes a la Dirección de Tránsito de la Municipalidad decidieran dejar las calles rosarinas debido a una protesta laboral que los llevó a un estado de asamblea permanente durante toda la jornada, a lo que se plegó la Guardia Urbana.

Los reclamos radican principalmente en el recorte de horas extras y en las condiciones de prestación del servicio.

Los trabajadores habían anunciado que la medida continuaría ayer con “trabajo a reglamento”. Eso incluye el no labrado de multas ni la remisión de vehículos. Así, sólo se llevó adelante tareas de fiscalización a través de ordenamiento y educación vial.

Esa prestación parcial se mantendrá hasta hoy pese a que ayer por la mañana el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo, se reunió con Antonio Ratner, el titular del Sindicato de Empleados Municipales, para evaluar la situación de los trabajadores de esa cartera.

Seghezzo admitió por primera vez ayer en declaraciones radiales que en las últimas horas se redujo “un 20 por ciento la cantidad de horas extras” que realizan los inspectores de Tránsito.

“Esa es una cifra que se tiene que cumplir. Hay cupos de horas extras que hay que respetar. Hemos hecho un esfuerzo muy grande de diagramar los servicios y mantener los operativos para que la cantidad de horas extras no afecte la operatividad”, explicó el funcionario

En tanto, Seghezzo le quitó dramatismo a lo que está sucediendo en la calle con el trabajo a reglamento de los inspectores. “Eso no trae inconvenientes. Ellos tienen que cumplir sus funciones y no lo veo como algo negativo”, dijo el secretario.

Lo cierto es que a pesar de lo que acontecerá hoy desde el entorno de ambas partes (sindicato y Ejecutivo) se dejó trascender que el conflicto tendrá una breve tregua el fin de semana y la situación se normalizará

“Somos optimistas de que la realidad va a mejorar el sábado y el domingo. Las horas extras y adicionales para la calle recreativa, controles de alcoholemia y el partido que jugará el sábado Rosario Central se van a cumplir normalmente”, mencionó en diálogo con este medio Ratner.

Luego, el dirigente gremial planteó la necesidad de que sean incorporados los agentes de tránsito que ya fueron aceptados por concurso. Al respecto, desde el Ejecutivo mencionaron que la idea es que esos 100 agentes salgan a la calle antes de fin de año.

Finalmente, Ratner recordó que hoy trabajan 150 inspectores para controlar un parque automotor estimado en 750 mil vehículos, por lo que se reparten en cinco turnos para cubrir la demanda. “Es muy poca la gente, se necesita más”, insistió.

En tanto, se aguarda que el próximo viernes se concrete una reunión entre la cúpula del sindicato y la intendenta Mónica Fein para conversar sobre algo que ya se habló ayer con Segehezzo. Y es sobre los pasos a seguir en torno al todo el sistema de control y fiscalización que tiene el municipio.

Comentarios