Policiales

Violencia institucional

Trans denunció abuso policial: “tuvo miedo de que la maten”

Según Francesca Bocaoscuro, el miércoles pasado, cuando iba al comedor trans de San Luis y Dorrego, dos policías la insultaron, golpearon y se burlaron de su identidad de género. Después se la llevaron detenida a la comisaría 2ª.


Francesca Bocaoscuro es la travesti de 24 años que denunció en el Ministerio Público de la Acusación (MPA) a dos policías por violencia institucional. Acompañada por organizaciones y compañeras de la comunidad trans contó que el miércoles al mediodía iba al comedor que funciona en San Luis y Dorrego cuando dos uniformados la insultaron, se burlaron de su identidad de género y la golpearon. Después la llevaron a la comisaría 2ª, la tiraron al piso y recién en ese momento se identificaron. Siempre según la denuncia, querían que se desnudara frente al resto de los uniformados y la trataban como si fuese un varón. Francesca estuvo privada de su libertad hasta las 18, cuando la liberaron por la intervención de la referente trans Michelle Mendoza.

Anteayer por la mañana integrantes de la comunidad trans y de organizaciones de diversidad sexual llegaron a la Fiscalía Regional Rosario para acompañar a Francesca. Ella hizo la denuncia contra los funcionarios policiales y también dejó el reclamo en la oficina de violencia institucional del Ministerio Público Fiscal y en el Centro Territorial de Denuncias. En Fiscalía, hicieron una movilización y exigieron ser atendidas por la fiscal Karina Bartucci, quien finalmente las recibió.

En la reunión con la funcionaria explicaron los hechos de violencia institucional de los que Francesca había sido víctima, violando los principios de la Ley Nacional de Identidad de Género y los derechos humanos.

Michelle Vargas, otra militante de la comunidad trans, explicó: “Francesca se asustó mucho porque nunca había estado detenida. Tenía miedo de que la maten y la violen. Nunca se le respetó la identidad de género, la metieron en un calabozo con dos presos varones, lo cual implica un gran riesgo para nosotras. Además entraban policías permanentemente y se le reían”.

“Desde la Subsecretaría de Diversidad Sexual nadie se comunicó para saber cómo estaba Francesca, hubo abandono. La coordinadora del Centro de Día Trans, ese día se acercó a la comisaría 2ª pero no la vio y se fue sin saber qué pasó. Sólo se quedó con la palabra de la Policía”, agregó Vargas, quien también contó que hicieron una doble denuncia: contra la fuerza policial y contra la Subsecretaría provincial de Políticas de Diversidad Sexual. “A la primera por violencia institucional y a la otra por ineficacia e inacción”, dijo.

Esteban Paulón, subsecretario provincial de Políticas de Diversidad Sexual, contó que la semana que viene se reunirá con Francesca para hablar de lo sucedido.

“Hay que investigar porque hay dos versiones distintas de un mismo suceso. El martes próximo nos vamos a encontrar con Francesca. Que alguien sufra violencia institucional es inadmisible. Se tiene que investigar. La Policía pasa por distintos procesos de formación y siempre tienen que respetar los derechos humanos”.

La referente de Mala Junta-Patria Grande Majo Gerez y el diputado del Frente Social y Popular Carlos del Frade emitieron un comunicado para repudiar el accionar de las fuerzas de seguridad. Recordaron que el colectivo trans sufre violencia y discriminación a diario y prometieron avanzar con el cupo laboral trans a nivel provincial.

Si te gustó esta nota, compartila