Gremiales

Conflicto en pandemia

Trabajadores del call center Hey Latam ponen todas las fichas al próximo lunes 22

Este jueves hubo audiencia de conciliación en el Ministerio de Trabajo y pasó a cuarto intermedio para intentar arribar a un acuerdo tres días antes de la Navidad y en la víspera del vencimiento de la conciliación obligatoria. El Estado provincial ofreció herramientas para preservar los 180 puestos


Un nuevo intento por resolver el conflicto entre la empresa de servicios de soporte, atención y promoción telefónica Hey Latam y sus trabajadores tuvo lugar este jueves en el Ministerio de Trabajo de la provincia. No se arribó a ningún acuerdo, pero según se informó las partes decidieron pasar a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes a las 11, cuando se intentará llegar a una solución al conflicto, lo que deja entrever que sí hubo algún tipo de avance.

Este jueves las partes propusieron alternativas para sostener los puestos de trabajo, entre ellas, la posibilidad de reabsorber a los trabajadores y trabajadoras en otra firma del mismo grupo. Además, desde la cartera laboral se pusieron a disposición de la firma diversas herramientas del Estado para asistir a las empresas en crisis “y preservar las fuentes laborales”.

La reunión estuvo encabezada por el subsecretario de Trabajo, Antonio Milici, y participaron representantes de la firma, de la Asociación de Empleados de Comercio, y los diputados provinciales Cesira Arcando y Carlos del Frade.

La situación de zozobra de Hey Latam se remonta a mediados de 2019. Según declaró la propia empresa, durante el año pasado se desato en el país “un período de caída de la demanda, principalmente de productos intangibles”, que impactaron negativa mente en sus ingresos. “Esta situación económica general, llevó a que más de 15 clientes vinculados con la empresa, comenzaran un proceso de ajuste que nos impactó fuertemente en baja o achicamiento de campañas de venta”, había explicado Hey Latam. Y sobre esa situación se montó el coronavirus: “En el primer trimestre de 2020 comenzamos un proceso de reestructuración que se vio interrumpido por la pandemia, agravando profundamente la situación de la compañía, por una pérdida incalculable de ventas y baja de contratos de clientes”.

La compañía, que cuenta con 180 trabajadores declarados recibió ayuda nacional a través del ATP (programa Asistencia al Trabajo y la Producción) entre abril y septiembre. En octubre pasado ya no recibió la asistencia y se atrasó en el pago de salarios. Pero el conflicto final se generó cuando la firma avanzó en “acuerdos de desvinculación voluntarios” de sus trabajadores, que mantienen un acampe frente a la sede de Buenos Aires al 1400.

Actualmente rige una conciliación obligatoria dictada por la cartera laboral, que caduca el próximo martes 22, por lo que será clave la audiencia del lunes que viene.

Este miércoles, los trabajadores de la firma y sus allegados, junto al gremio mercantil, marcharon desde Buenos Aires y Zeballos hasta la sede de Gobernación, frente a la plaza San Martín.

Comentarios