País

Facturas impagables

Trabajadores de una cooperativa toman Ministerio de Energía

Los trabajadores de una fábrica recuperada y convertida en cooperativa tomaron esta mañana la sede del ministerio de Energía para denunciar que la planta deberá cerrar porque no pueden pagar las facturas de servicios públicos tras los aumentos digitados por el gobierno de Macri


Los manifestantes reclamaron que baje el nuevo titular de la cartera, Javier Iguacel.

Los trabajadores de una fábrica recuperada y convertida en cooperativa tomaron este miércoles a la mañana la sede del ministerio de Energía para denunciar que la planta deberá cerrar porque no pueden pagar las facturas de servicios públicos tras los aumentos digitados por el gobierno.

Se trata de los operarios de la Cooperativa de Trabajo Cueroflex Limitada, ubicada en la localidad bonaerense de San Martín, que desde hace dos años viene complicada por no poder hacer frente a las facturas de electricidad y gas.

Los operarios de Cueroflex y otros trabajadores cooperativos reclamaban en Ministerio de Energía una tarifa diferencial para empresas recuperadas, suspensión cortes energía y congelamiento de deudas para poder seguir produciendo.

Según dijeron en la protesta, los manifestantes exigen que se cumpla un acuerdo firmado a fines de 2016 con el gobierno por el cual se garantizaba un subsidio de hasta el 70% en el valor de las facturas de servicios para las cooperativas y fábricas recuperadas por sus trabajadores.

Tras ingresar a la planta baja del ministerio, los manifestantes reclamaron que baje el nuevo titular de la cartera, Javier Iguacel, para entablar un diálogo que permita encontrar soluciones.

Esta cooperativa integrada por 72 trabajadores pasó de pagar 50 mil pesos por el consumo de electricidad mensual a tener que abonar más de 500.000, lo que en pocos meses tornó inviable la productividad de la planta.

En paralelo, las facturas de gas natural que pagaban por un promedio mensual de 18.000 pesos, ahora ascendió a entre 170.000 y 200.000 pesos en cada uno de los dos medidores que tiene la planta, explicaron los trabajadores a NA.

“Por la suba de tarifas tenemos que cerrar la planta y hay más de setenta familias que se quedarán sin un sustento”, dijo uno de los manifestantes, de nombre Horacio, ante la consulta de esta agencia.

La problemática de la cooperativa se fue incrementando con el paso de los meses y se acumularon deudas por más de 2 millones de pesos en el caso del gas y más de 3 millones de pesos en facturas de electricidad.

Estos trabajadores vienen advirtiendo de esta situación desde 2016 cuando tomaron la sede de la empresa distribuidora de luz Edenor, en el barrio porteño de Chacarita, tras recibir los primeros incrementos.

Y en mayo de 2017 los mismos trabajadores se manifestaron también en la sede del ministerio de Energía, cuando el mismo se encontraba al mando del ahora ex ministro Juan José Aranguren.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios