Ciudad, Edición Impresa

Plantados

Trabajadores de Niñez acampan contra violencia

Acompañantes de la Dirección provincial realizan una protesta en reclamo por accionar policial.


Los trabajadores de la Dirección Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia, organizados en asamblea, comenzaron en el mediodía de ayer un acampe por 48 horas frente a la institución que los nuclea, en reclamo por los incidentes que se produjeron el pasado lunes y que derivaron en la detención de un joven en el Irar. La medida, que incluyó un corte de calle de dos horas en Ricardone al 1300, denuncia la crítica situación de continua vulneración de derechos que sufren los jóvenes. Los manifestantes pretenden una pronta respuesta de parte del Ministro de Desarrollo Social y no descartan extender la medida de fuerza.

Luego de los violentos episodios ocurridos el pasado lunes, cuando un adolescente de 17 años resultó detenido por personal policial, junto con un compañero, tras haberse acercado a la Dirección de Niñez en busca de alimentos, los trabajadores del lugar agrupados en asamblea resolvieron realizar una protesta pacífica por 48 horas, que comenzó en el mediodía de ayer, en reclamo por la situación de crisis y emergencia a la que se encuentran expuestos. Sostienen que los derechos de los menores son vulnerados constantemente y que la actual ley provincial de niñez no se cumple.

“Esto es algo que viene a lo largo de la historia. Existe una ley provincial que habla sobre el nuevo paradigma de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Esta ley fue aprobada en 2009 y por eso desde Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia se acompaña al niño cuando hay derechos vulnerados. La situación última que está sucediendo es que esos derechos se siguen vulnerando. Los niños no tienen lugares físicos para dormir, el presupuesto está mal distribuido, se destina a clínicas privadas con una mirada manicomial, hay convenios con hogares privados que no deberían existir ya que tienen que ser públicos y estatales. Como trabajadores, venimos reclamando todos estos derechos que no se están cumpliendo en el último tiempo”, señaló Mariana Palacios, una de las trabajadoras de la institución.

El violento episodio del lunes, donde además resultaron agredidos trabajadores de la Dirección de Niñez, desnudó la crítica situación que viven a diario los menores. La falta de hogares que los alojen, de comedores y el incumplimiento de la ley provincial reflejan parte de una realidad que los acompañantes denuncian como una continua vulneración de derechos.

“En el último tiempo, no hay hogares disponibles para adolescentes en la franja de 14 a 16 años y terminan alquilándoles un hostel que no es el lugar adecuado para la contención de ese adolescente. Los chicos tienen que deambular en el transcurso del día por la Dirección de Niñez porque sienten que ese es su lugar, porque no se les ofrece otro lugar. Si se les ofreciera, lo aceptarían porque son jóvenes que aunque tengan dificultades tienen ganas de mejorar su situación. Se les termina dando tickets para comer todos los mediodías donde los propios trabajadores tuvimos que hacer un convenio con La Toma para que esos jóvenes coman ahí junto a todos los acompañantes personalizados que somos los que cotidianamente estamos con esos adolescentes”, sostuvo Palacios en relación con una realidad que denuncian desde hace un tiempo.

Atroz y triste

La trabajadora de la Dirección de Niñez calificó de “atroz, terrible y triste” lo ocurrido el lunes y exigió una respuesta de parte del Ministerio de Desarrollo Social.

“Había adultos responsables de esos jóvenes y los policías no nos miraron, le explicábamos que éramos los que estábamos trabajando con los chicos, que estaban sentados tranquilos porque nosotros sabemos contenerlos en momentos de enojo o euforia y ellos vinieron sin mirarlos a la cara, los agarraron requisándolos a la fuerza. A mi me agarraron del brazo, a otro compañero contra la pared. Los trabajadores les decíamos que paren, se presentó la directora y la ignoraron. Fue muy triste y dijimos basta, porque si no terminamos siendo los trabajadores cómplices de esta vulneración de derechos y los que tienen que dar la cara no la dan, que son los funcionarios”, señaló Palacios, quien exigió respuestas de parte del Ministerio de Desarrollo Social y el cumplimiento de la ley provincial de niñez.

“El funcionario del Ministerio de Desarrollo Social nunca da la cara y nosotros seguimos poniendo el cuerpo y el alma porque somos concientes del derecho del niño, la niña y el adolescente y lo que queremos es que se cumpla la ley provincial de niñez, que es excelente como está escrita pero que después no se lleva a cabo”, agregó.

Desde su rol como acompañante de estos jóvenes, Palacios cuestionó la intervención de la fuerza policial y destacó que es responsabilidad de la sociedad que los niños tengan derechos.

“La mirada es que los chicos son peligrosos y no lo son. Están en peligro por la situación social que estamos viviendo. Cada vez llegan más casos a la guardia sobre diferentes abusos y vulneración de derechos y lo que tiene que saber la sociedad es eso, que los niños no son peligrosos. Cuando a los niños les das el amparo de derechos, los niños pueden seguir caminando y seguir creciendo como debe ser y todo ciudadano tiene que tener esa responsabilidad”, aseguró la trabajadora.

El acampe continuará durante la jornada de hoy, en tanto los manifestantes no descartaron extender la medida en caso de no obtener respuestas de parte de las autoridades.

“Hemos hecho asamblea dentro del lugar físico, hemos reclamado a través de cartas pidiendo reuniones y no nos han escuchado. Ésta es la medida pacífica, uniéndonos y diciendo que no podemos aguantar más, principalmente por los derechos de ellos”, concluyó Palacios.

Comentarios