Ciudad, Edición Impresa

Torino es nueva hermana

Por David Narciso, desde Torino.- La intendenta y su par de esa ciudad firmaron un convenio que llevó al plano político institucional el histórico vínculo entre las dos regiones. El jefe comunal italiano vendrá en breve a Rosario.


monicafein

Rosario y Torino (Turín en piamontés) ahora son más hermanas que nunca. La intendenta Mónica Fein y su par de esta ciudad del norte italiano, el sindaco Piero Fassino, llevaron a los papeles, es decir al plano político-institucional, lo que la historia hermanó hace más de un siglo, cuando parte de los 3 millones de piamonteses que emigraron de esta región de los Alpes occidentales, corridos por guerras y hambrunas, iniciaron nueva vida en Rosario y tantos otros pueblos de la Pampa Húmeda. Las huellas de esa historia quedaron a la vista ayer cuando la intendenta recordó que del millón de habitantes de Rosario, 100 mil tienen ciudadanía italiana.

El convenio de hermanamiento se firmó en el Palazzo Civico, formidable construcción de estilo barroco de varios siglos y ubicada en el casco histórico de Torino. La visita de Fein tendrá su devolución, seguramente en el primer semestre de 2014, cuando Fassino viaje a Rosario.

“¿Cómo está mi amigo Binner?”, preguntó Fassino, un ex comunista y dirigente del Partido Democrático que fuera dos veces ministro de Italia y diputado. Luego recordó su visita a Rosario, estaba al tanto de las políticas de niñez, como el Tríptico de la Infancia, y se mostró optimista en que el hermanamiento se traduzca en cooperación concreta. Mencionó que en 2015 la Expo Mundial se hace en Milan, a un centenar de kilómetros de aquí, y que Torino decidió aprovechar la volada, para lo cual ya programó innumerables eventos y actividades que el año próximo saldrá a promocionar por el mundo.

Similitudes y diferencias

Al final de la jornada, después de transitar una agenda que arrancó a las 10 de la mañana y terminó a las 18 con un único descanso para almorzar, la intendenta puso énfasis en las similitudes entre Torino y Rosario, evidentemente muchas más de las que esperaba. La capital del Piemonte tiene casi un millón de habitantes propios y otros 400 mil que viven en el área metropolitana, gobernada hace 24 años por una coalición de perfil progresista y embarcada en resolver desafíos casi idénticos a Rosario: tránsito vehicular, estacionamiento, planificación estratégica, transporte público, movilidad urbana, emprendimientos público-privados.

Un párrafo aparte merece el tema tránsito. Los funcionarios de Torino, en especial la directora del Urban Center, contaron que para desalentar la llegada de vehículos al centro histórico de la ciudad -calles, callejuelas y plazoletas hasta hace cinco años estaban atestadas de autos y circular era un castigo divino- limitaron el ingreso, elevaron los precios de las multas y del estacionamiento medido (2 euros la hora), que se suman a costos de mantenimiento de auto que son altos de por sí. Es un hecho, al igual que en Barcelona, que para favorecer la circulación se eliminó el estacionamiento en innumerables calles que tienen intensa actividad comercial. Aclararon que el cambio aún hoy presenta conflictos, pero que permitió ordenar la zona, ponerla en valor y dejar atrás el escenario de un casco histórico atestado de vehículos. Hay una diferencia: Torino cuenta con 13 líneas de tranvías y 83 de colectivos, además de 1300 taxis.

Agenda de trabajo

Después del hermanamiento y la firma del convenio de creación de la cátedra académica Rosario-Torino, la intendenta mantuvo una decena de reuniones con funcionarios de segunda y tercera línea del gobierno municipal. Intercambió agenda de trabajo con la presidenta de la Fundación Smart City, Donatella Mosso, y el presidente del Concejo Municipal de Torino, Giovanni Ferraris, entre otros. Al almuerzo se sumó Mauricio Baradello, dirigente del Servicio de Relaciones Exteriores de la ciudad, funcionario que vivió cuatro años en Argentina.

A la tarde la comitiva oficial fue recibida por el ex sindaco Valentino Castellani y el actual secretario de Planeamiento y Políticas Urbanísticas Stefano Lo Russo.

Las dos últimas actividades del día se dieron fuera del Palazzo Civico. En la sede del Urban Center Torino, agencia autárquica que planifica el desarrollo urbano al estilo del Plan Estratégico de Rosario, donde la arquitecta Chiara Lucchini primero contó la experiencia de la agencia y luego encabezó un tour en el que mostró algunas de las transformaciones impulsadas en los últimos 8 años.

La última escala fue en el centro de Monitoreo de Tránsito 5T (por Telematic, Technologies, Transport, Traffic, Torino), donde la intendenta comprobó dos cuestiones: que Torino trabaja sobre las mismas necesidades y que al menos en este aspecto la ciudad está un paso adelante en cuanto al monitoreo a distancia y en tiempo real de semáforos, alumbrado, cámaras de seguridad, transporte público, flujos de tránsito y estado de circulación de las calles.

Después de todo eso, la intendenta pasó por el hotel, se cambió y fue a cumplir con el último compromiso del día, surgido de improviso por invitación de Fassino, quien la conminó a participar anoche de la apertura del Festival Internacional de Cine de Torino. Esta mañana, a las 11 hora local, la comitiva tiene previsto volar a Estambul, donde inicia la tercera y última etapa de la gira.

Comentarios