El Hincha, Rugby

RUGBY

Tomás Baravalle: “No es fácil pasar al profesionalismo”

Tras ser campeón con Jockey, el hooker se fue a Treviso. El rosarino brilló en el Litoral y cumplió el sueño de jugar en Europa.


Dedicado a sus emprendimientos gastronómicos, Tomás Baravalle estuvo muy cerca de colgar los botines a los 27 años, edad en la que un primera línea explota en su rendimiento. Pero el llamado de varios compañeros de Jockey Club lo convencieron de no hacerlo. El 2017 sin lugar a dudas fue un gran año para Baravalle, ya que no sólo volvió a jugar, también se coronó campeón con Jockey en el Litoral y para la prensa fue uno de los mejores del Torneo.

Tras ese desempeño le llegaron ofertas y fue Benetton Treviso de Italia quien se hizo de los servicios del hooker con pasado en los seleccionados nacionales. En la espera del duelo por Champions ante Toulon, El Hincha dialogó con el rosarino. Este domingo Baravalle será suplente y espera poder seguir sumando minutos en el torneo más exigente del Viejo Continente.

“La experiencia en Treviso está siendo muy positiva. El 2017 fue mi año y me llegó lo que siempre quise, que es jugar al rugby profesional. No es fácil pasar del amateurismo al profesionalismo y hacerlo en un club como Treviso fue muy positivo, ya que me ayudaron mucho. Cuando ves por televisión a los jugadores que están te asusta, pero pude adaptarme rápido. El sistema te va llevando. No es fácil estar sólo y por suerte vino mi familia a visitarme. Estoy contento, no me puedo quejar”, argumentó Baravalle.

Hoy no será un partido más: enfrente estará Toulon, uno de los poderosos de Europa. “Nos preparamos como todos los partidos, sabiendo que Toulon es un equipo de súper estrellas. En el partido de ida, nadie pensó que podríamos hacerle frente, jugar de igual a igual, y terminamos perdiendo en el último minuto por un punto. Eso es lo lindo del rugby, que más allá de las cualidades individuales de un equipo, importa mucho como trabaja un equipo en conjunto”, sentenció el ex Jockey.

Baravalle pasó de jugar en el Litoral a disputar torneos como la Champions y la Liga Celta. “Pensaba cómo me iba a adaptar. Todos con los que hablé sobre el tema y que ya habían jugado profesionalmente, me dijeron que me quedará tranquilo que me iba a poder hacer y me deje llevar. Obviamente cambia todo. En Argentina uno no está abocado cien por ciento al rugby y cuando llegué acá tuve que hacerlo. Haces trabajos de video individualmente, rehabilitación, análisis de los entrenamientos cien por ciento focalizado, algo que en Argentina se podría hacer pero se requiere de tiempo y de ganas. El cambio me costó. En Rosario me entrenaba mucho y me sorprendí lo rápido que pasó todo. Otro tema fue el sistema defensivo de Treviso, es distinto. Son varias cosas que cambiaron y lo importante que siempre me gusta recordar es el trabajo en lo mental que vengo haciendo con Andrés Dall Lago. El gran cambio en 2017 fue impulsado personalmente, pero sin ese trabajo no hubiera podido. También el aporte de Felipe (Tellería) que nos hizo ver todo desde otra perspectiva”, reveló.

Cuando cambien las autoridades de la Unión Argentina de Rugby, es probable que se discuta la posibilidad de llamar a los argentinos que juegan en clubes de Europa. Baravalle siempre declaró su sueño y ganas de jugar en Los Pumas. Y sin dudarlo se le escuchó decir: “La ilusión es lo último que se pierde. Había dejado de pensar en jugar en el rugby profesional y se  me dio esta oportunidad. Y que mejor ejemplo que ese para que me llegue una chance para jugar en Jaguares y Los Pumas. Es un sueño que uno tiene desde chico. Intento no pensar mucho en eso porque es como que el arco iris está cada vez más lejos. Estoy focalizado en Treviso, en hacer día a día mejor mi trabajo, y si las cosas tienen que pasar va a suceder. Y para que suceda tengo que hacer bien las cosas acá y obviamente una cuota de ese algo extra que justo en el momento indicado hace que las cosas pasen”.

La adaptación a un nuevo club o competencia puede ser difícil, pero todo se hace más fácil si se está acompañado.  “Por suerte mi novia me acompaña. Estefi estaba en España y yo en Italia. Ahora se volvió a Argentina para recibirse pero en febrero vuelve. Estar acompañado es importante”, expresó sobre el final de la charlar.

Si te gustó esta nota, compartila