Ciudad, Edición Impresa

Altos estudios

Todos los caminos conducen a la Universidad Nacional de Rosario

Directivos resaltan el crecimiento de carreras no tradicionales y el ingreso de estudiantes de otras partes del país.


La Universidad Nacional de Rosario tiene actualmente 80.170 alumnos, de los cuales el 60 por ciento son mujeres, de acuerdo a los datos del último Boletín elaborado por la Dirección General de Estadística Universitaria. El Secretario Académico de la institución, Carlos Hernández, expresó que es muy significativo que la universidad pública cuente con esta cantidad de estudiantes porque “en términos históricos demuestra un crecimiento del número de matriculados por encima incluso de la tasa demográfica”. Asimismo, ponderó el rol de la mujer en el nivel universitario actual y calificó como “muy alentador” que haya un porcentaje elevado de alumnas. “Probablemente esto sea el germen de algo que se desea, que esta participación luego se vea reflejada en mejores condiciones de trabajo, en igualdad de remuneraciones, en la respuesta a reclamos sociales que aún no se pudieron consolidar”, reflexionó.

En cuanto a las Facultades con más alumnos de la UNR, la lista la encabeza Medicina con 15.035 estudiantes. Le siguen Ciencias Económicas, con 12.999, Derecho con 9.602 y Humanidades y Arte con 8.512. En todas ellas hay mayoría femenina. Las dos unidades académicas con predominancia de varones son Ciencias Exactas y Ciencias Agrarias. De todos modos, en estas últimas carreras “se ve un crecimiento de la participación de estudiantes mujeres en un número significativamente mayor que años anteriores”, analizó el subsecretario Académico de la UNR, Gustavo Nadalini.

Dando curso

El año pasado se inscribieron a las carreras de la UNR 15.103 nuevos alumnos, de los cuales 3.078 lo hicieron en Medicina, 2.152 en Ciencias Económicas, 2.137 en Humanidades y Arte y 1.983 en Derecho. En un recorrido histórico puede observarse que si bien hay una fuerte presencia de estos estudios tradicionales, poseen una cantidad de estudiantes similar a la que tenían hace una década. En cambio, otras carreras fueron incrementando su matrícula con el correr de los años. “La universidad está atenta a la ampliación de ofertas de carreras, lo que diversifica no sólo el número sino también las opciones para el estudiantado”, explicó Nadalini. Las ingenierías, consideradas carreras prioritarias para el desarrollo del país, tenían 900 ingresantes hace diez años y hoy hay 1.098, un incremento del 22 por ciento que para el funcionario “demuestra que las campañas a favor de ciertas titulaciones tienen impacto a la hora de elegir”.

Mesa femenina

En relación con los estudios de posgrado, el Boletín indica un total de 17.380 estudiantes, de los cuales 10.525 son mujeres. “Hay una tendencia a la feminización de la matrícula universitaria en todo el país”, afirmó la secretaria Académica de Posgrado de la UNR, Claudia Voras. Y consideró “interesante” que las mujeres “hayan ido incorporándose de manera sostenida en los últimos quince años al sistema de educación superior tanto en términos de ingreso, como de permanencia y egreso”.

La funcionaria universitaria explicó que la expansión de los posgrados se fue dando en un primer momento de forma más anárquica y luego se logró un mejor ordenamiento para responder a esa necesidad de formación continua. “Hay que promover permanentemente la actualización por la gran generación y transformación de conocimientos”, sostuvo. En ese marco, el mayor volumen de alumnos se registra en el nivel de las especializaciones, que pasaron de ser 90 en el año 2007 a 129 hoy, un crecimiento superior a un 30 por ciento.

En este sentido, Voras resaltó la importancia que fueron adquiriendo las carreras de carácter interdisciplinario, que requieren de esferas de conocimiento más permeables y una mayor capacidad de comunicación entre disciplinas.

Salida y entrada

Según las cifras del Boletín, los nuevos inscriptos a la universidad, en su gran mayoría tienen entre 18 y 21 años, dado que se trata de una continuación del proceso de formación luego del nivel medio. A medida que crece la edad, la curva desciende, pero existe un pico que se eleva entre los 30 y 34 años. “Quizás por los requerimientos para un trabajo, en busca de una mayor formación o de nuevos horizontes”, analizó el secretario Académico.

El 74,39 por ciento de los ingresantes a la UNR son de la provincia de Santa Fe, y de ellos el 46,95 por ciento de Rosario. Hay un 9,73 por ciento de Buenos Aires, 4,08 por ciento de Entre Ríos y un 1,36 por ciento de Córdoba. “Esto demuestra que a pesar del surgimiento de nuevas instituciones universitarias en los últimos años, la UNR sigue siendo un polo que atrae a alumnos más allá de sus propias ciudades”, estimaron los profesionales y agregaron: “Nuestra Universidad ha sabido discutir los cambios sociales y revisar las ofertas curriculares y es esa diversificación la que explica su expansión”.

Entre las razones por las cuales la casa de estudios tiene un alto grado de adhesión, los académicos hacen referencia al prestigio de sus docentes e investigadores y a la labor de extensión con municipios, comunas e instituciones intermedias, que generan un peso en el imaginario colectivo y repercuten en el interés del estudiante por “ser parte” de esa fuerza en movimiento.

Sale el Sol en el Instituto Politécnico Superior

Estudiantes pertenecientes al Instituto Politécnico Superior “General San Martín”, que depende de la UNR, resultaron galardonados en distintos concursos nacionales e internacionales que se hicieron en el último tiempo. Los jóvenes estudiantes lograron el primer lugar en “Concursol 2016” y la segunda posición en la “III Olimpiada Americana de Ciencias Junior” y la “Olimpíada Argentina de Ciencias Junior”.

En el desarrollo de “Concursol 2016”, obtuvieron el primer premio, con el proyecto denominado “MiCasa: Micro Casa Solar Automatizada”. Los integrantes de este equipo de trabajo son Elías Celada, Andrés De Prinzio y Alejo Mancinelli de 5º año Electro y sus profesores Luciano Zinni y Oscar Molinari. El jurado coincidió en que los jóvenes realizaron un prototipo aplicable, que integra un gran trabajo en eficiencia energética, ahorro de gas y electricidad y se destacó además por el importante “vínculo social” del proyecto.

El acto de cierre y premiación se llevó a cabo en la sede de Conicet Rosario el pasado 25 de octubre y los ganadores recibieron certificados, libros, una invitación a seguir experimentando en energía solar y a sumarse el próximo año en otra edición de Concursol.

En tanto, en el marco de la “III Olimpiada Americana de Ciencias Junior”, realizada en Cartagena, Colombia, del 25 de septiembre al 4 de octubre pasados, el estudiante Juan Ernesto Recoaro, que cursa en 3º año 1ª división logró la medalla de plata, quedándose así con el segundo puesto de esta prestigiosa competencia.

Y antes, a principios de septiembre, se realizó en Mendoza, la 9ª edición de la Olimpíada Argentina de Ciencias Junior, en la que Matías Raimúndez, de 2º año 1ª división, y Camila Ferreyra, de 3º 4ª, obtuvieron el segundo premio. Luego de pasar por dos instancias previas, ambos habían sido seleccionados para representar al Poli.

La Olimpíada de Ciencias Junior es organizada por la Universidad Nacional de Cuyo. El departamento de Física del Instituto Politécnico es la sede local de este certamen y cuenta con la colaboración de los departamentos de Química y Ciencias Humanas y Naturales (área Biología). La actividad forma parte del Proyecto 7 de la Asociación de Profesores de Física de la Argentina.

Comentarios