Economía, País

tiene con qué amenazar: u$s 1.000 millones

Todo va peor con los nuevos impuestos: Coca Cola evalúa frenar inversiones

La multinacional tiene con qué extorsionar. Revisa la lluvia de inversiones que le prometió a Macri el año pasado. También avisa que puede dejar de comprarle a los productores de cítricos locales por 250 millones de dólares


La empresa multinacional de bebidas sin alcohol Coca Cola evalúa frenar inversiones por unos 1.000 millones de dólares en la Argentina y dejar de comprar jugos a productores citrícolas por unos 250 millones de dólares ante los nuevos tributos que busca imponer al sector Mauricio Macri.

La amenaza del emporio es una respuesta al anuncio reciente del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne: las bebidas con azúcar agregada tendrán que pagar una alícuota del 17%, si es que el Congreso sanciona como está el borrador de la reforma tributaria que propone el oficialismo.

Las empresas productoras de bebidas azucaradas entienden que próximamente habrá un brusco cambio en las reglas de juego, por lo que ya empezaron a rediseñar sus planes de negocios en la Argentina. Esta vuelta de tuerca tiene consecuencias: un fuerte impacto en la producción frutícola argentina, proveedora de las compañías de aguaas gaseosas, en su mayoría de capital extranjero.

Fuentes de la empresa Coca-Cola dijeron a la agencia NA que la firma evalúa dejar de comprar jugo concentrado en la Argentina. La compañía había facturado por ese rubro en 2016 unos 250 millones de dólares. El 80 por ciento de esa inversión fue destinada a exportación.

Los productos en cuestión son jugos de limón, manzana, naranja, peras, pomelo, uva y durazno que produce en las regiones del NOA, NEA y el Alto Valle de Río Negro, en la Patagonia.

El rediseño de los negocios con los que amenaza la multinacional para resistir la medida puede llevar –dejaron trascender los voceros a modo de aviso– a la paralización de las inversiones por unos 1.000 millones de dólares que ejecutivos de Coca Cola le habían anunciado a Mauricio Macri en 2016.

 

Cerveza y gaseosa

El lobby de la corporación se apoya en su poder, pero no es la única resistencia a las políticas tributarias que impulsa Cambiemos en el contexto del fuerte déficit fiscal que no puede aligerar y que en parte es consecuencia de sus propias medidas. Los productores de cerveza artesanal de Santa Fe, que no tienen la capacidad extorsiva de la multinacional, también hicieron oir su voz. En principio, por lo que se dijo en la reciente reunión de gobernadores con el presidente, su queja dio resultados.

Macri les pidió “un esfuerzo” a las provincias para bajar el déficit