Economía, Política

Todos los medicamentos incluidos

Todo confirmado, todo cierto: remedios con precios del 1º de noviembre congelados hasta el 7 de ener

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, y el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, encabezaron la presentación del acuerdo junto a las Cámaras de laboratorios. Ahora se formará una mesa de trabajo para analizar a fondo la cadena del sector farmacéutico


Foto: Télam.

El gobierno presentó este miércoles formalmente el acuerdo sellado con la industria farmacéutica para mantener hasta el próximo 7 de enero los precios de los medicamentos en los niveles vigentes al 1º de noviembre pasado. La presentación del acuerdo se hizo a través de una conferencia de prensa conjunta de la ministra de Salud, Carla Vizzotti; el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, y representantes de las principales cámaras de laboratorios.

El acuerdo, que fija precios de referencia para todos los medicamentos que se comercializan en el país, se suma al congelamiento dispuesto a 1.432 productos de consumo masivo con el objetivo de garantizar a la población el acceso a “consumos esenciales” a precios al alcance y sobre todo que se mantengan quietos. Pero también forma parte de políticas para “conseguir una buena expansión de la economía en la salida de la pandemia”, marcó el secretario Feletti en la rueda de prensa, que tuvo lugar en la Casa Rosada.

En ese sentido, funcionario explicó que lo que se pretende es “recuperar estándares de vida” y que “eso no se vea frustrado por precios de consumos esenciales”, como alimentos y medicamentos, de modo que “el margen de consumo para el resto de bienes sea mucho mayor”.

El objetivo de la Secretaría, a decir de Feletti, es “asegurar hasta el 7 de enero y en el momento de recuperación por la salida de la pandemia, dos consumos esenciales para la población, que son alimentos y medicamentos”.

“En ambos casos se instala como idea el armado, en el caso de alimentos, de una canasta amplia de algo más de 1.400 productos que también permanece estable hasta el 7 de enero, programa que afortunadamente podemos decir que en tres semanas se está cumpliendo satisfactoriamente, con un grado de cumplimiento del 85% de acuerdo al último relevamiento en lo que es abastecimiento y en un 95% en precios, con algunas diferencias en el interior de las cadenas más chicas, a las que hemos convocado. Pero el nivel de cumplimiento del programa de alimentos es alto”, resumió el secretario.

“Y tenemos la misma expectativa, por la predisposición mostrada por el sector empresarial, y la colaboración del Ministerio de Salud, de alcanzar el mismo grado de desarrollo en el programa de medicamentos”, completó.

El titular de Comercio Interior resaltó, además, que las dos canastas constituyen “consumos esenciales” para toda la población, por lo que “este gobierno piensa que tienen que estar protegidos”.

“La idea es precisamente que en un proceso de expansión como el que está viviendo la economía y de salida de la pandemia, donde el pueblo argentino necesita también poder recuperar estos estándares de vida, de lo que ha ocurrido no sólo en el país sino también en el mundo, que eso no se vea frustrado por precios”, insistió Feletti.

“Si nosotros aseguramos los consumos esenciales, el margen de los salarios, las jubilaciones, los ingresos populares en general para el consumo generalizado del mercado interno, indumentaria, electrodomésticos, recreación, va a ser mucho mayor”, razonó.

Además, explicó que el congelamiento del precio de los medicamentos se fijó desde el 1º de noviembre para no generar “un daño gravoso” a las farmacias que atienden al público, que “ya se habían stockeado y tenían notas de crédito” por precios vigentes durante el mes de octubre.

No obstante, subrayó en los próximos meses se avanzará con la industria farmacéutica en la concreción de una serie de mesas de trabajo para abordar “las problemáticas de costos, abastecimientos y funcionamiento del mercado de medicamentos”.

“Nos hemos tomado hasta el 7 de enero (con los sectores farmacéutico y alimenticio) para ir viendo cómo la política de ingresos del gobierno se puede optimizar y no drenarse” por aumentos de precios, puntualizó Feletti, tras lo cual repitió que “la idea es que el salario vaya por encima de estos consumos esenciales”.

En tanto, Vizzotti explicó que se arribó a un acuerdo luego de un trabajo entre el gobierno y la industria farmacéutica para poder estabilizar los precios desde el 1º de noviembre y poder sostener hasta el 7 de enero de 2022 los mismos valores “en el marco de este trabajo y esta política que se viene realizando en el país desde el 10 de diciembre de 2019”.

La ministra indicó, de igual modo, que sostener los precios una arista: “Una medida en conjunto, en el marco de una política de medicamentos amplia, con una mesa de trabajo en relación otros aspectos, como estrategia de precios de referencia para la seguridad social y fortalecer la política a de prescripción por genéricos de los medicamentos, que es una ley vigente desde hace 20 años y que es fundamental para fortalecer como estrategia hacia se objetivo de favorecer el acceso de los medicamentos, precisar su uso apropiado y aliviar el bolsillo de los ciudadanos”.

Vizzotti subrayó que en medio de la pandemia de coronavirus se ha “podido articular para que en la Argentina no faltara una cama, un respirador y que tampoco faltaran medicamentos ni oxígeno” para los pacientes de covid-19: “Esun trabajo grande con la industria farmacéutica, que en nuestro país es muy robusta, referente y líder a nivel mundial”, elogió.

En tanto, desde el sector privado, Eduardo Macchiavelo, de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa), confirmó que el acuerdo “alcanza todos los medicamentos” y que “no es solo una canasta”. Y destacó: “Se fijó un precio uniforme en todo el país al 1º de noviembre”.

En la conferencia de prensa participaron también Alejandrina Arauz, de la Cámara Argentina de Productores de Medicamentos Genéricos y de uso Hospitalario (Capgen); Carlos Escobar, de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme); y Marcelo Burstein, de la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala).

Comentarios