Edición Impresa, Mundo

Toda Europa es arrastrada por la situación en Grecia

Las bolsas del viejo continente cotizaron negativamente y asustan con un contagio a nivel mundial.

Los mercados financieros y el euro siguieron hundiéndose ayer después de que los temores de contagio de la crisis de Grecia a otros países de la zona euro se vieran reforzados por la degradación de la nota de España por parte de la calificadora Standard & Poor’s (S&P).

Las bolsas europeas, que habían evolucionado a la baja durante todo el día, aumentaron sus pérdidas a última hora al conocerse la decisión de la agencia de calificación financiera de bajar la nota de la deuda soberana de España de “AA+” a “AA” debido a temores sobre su situación presupuestaria.

Esta degradación es “una nueva señal de alerta que muestra que los efectos de la crisis griega se extienden”, estimó Ben May, analista de Capital Economica.

La que más sufrió fue la Bolsa de Madrid, donde el índice Ibex-35 de los principales valores perdió 313,9 puntos (-2,99 por ciento) para cerrar en 10.167 puntos.

La jornada también fue difícil para los mercados de los otros países de la zona euro que enfrentan dificultades en sus finanzas públicas, como Irlanda, Italia y Portugal. Dublín cayó 2,47 por ciento, Milán 2,43 por ciento y Lisboa 1,89 por ciento. Las bolsas de París y Francfurt también cerraron a la baja. Fuera de Europa, los mercados asiáticos también registraron pérdidas y la bolsa de Nueva York buscaba una dirección clara tras las malas noticias procedentes del Viejo Continente y a la espera del final de una reunión de la Reserva Federal estadounidense.

Los temores se intensificaron esta semana después de que Alemania se mostrara reticente a ayudar a Grecia y se agravaron anteayer cuando S&P rebajó también las notas de Grecia y de Portugal.

El euro tocó un nuevo mínimo en un año ante la divisa estadounidense, llegando hasta 1,3115 dólares, contra 1,3174 dólares de anteayer. La moneda europea no había vuelto a cambiarse desde abril de 2009.

El rendimiento de las obligaciones del Estado griego a 10 años, que se dispararon ayer por la mañana más allá del 11 por ciento, se establecieron en 9,919 por ciento ayer a la tarde. La tasa a dos años también bajó al 16,066 por ciento, tras haber superado el 18 por ciento durante la jornada por los temores de un riesgo de supensión de pagos del país a corto plazo.

La tendencia se invirtió después de que los presidentes del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss Kahn, y del Banco Central Europeo (UE), Jean Claude Trichet, se reunieran con los jefes de los grupos parlamentarios alemanes para reiterarles la urgencia de ayudar a Grecia.

“Grecia necesita 8.500 millones de euros el 19 de mayo. Ante la duda, aunque los países europeos dijeron que van a ayudar, mientras los inversores no hayan visto nada, seguirán proyectando una catástrofe”, declaró Nordine Naam, estratega de obligaciones en el banco de inversiones Natixis. Ante esta situación, el presidente de la Unión Europea, Herman van Rompuy, anunció una cumbre para el 10 de mayo.

Comentarios