Edición Impresa, Policiales

“No era para que lo maten así”

Tiro policial en el pecho y dos versiones contrapuestas

Fueron las palabras de familiares de Alexis Berti, quien falleció tras recibir un disparo policial en el techo de una casa de Vila al 1700. La versión oficial indicó que se trató de un enfrentamiento mientras que un allegado dijo que fue una ejecución.


Para la familia de Alexis Berti, el hombre de 30 años muerto ayer minutos antes del mediodía por una bala policial en Vila al 1700, no existió un enfrentamiento, sino una ejecución. Y las armas que hallaron al lado del cadáver fueron plantadas, agregaron los familiares en diálogo con El Ciudadano. “Él tenía sus cosas, pero no era para que lo maten así. A sangre fría. Si se había entregado”, explicaron los allegados. Por su parte, voceros judiciales indicaron que por orden del jefe de la Unidad de Homicidios Dolosos, Adrián Spelta, les incautaron las armas a los uniformados de Comando Radioeléctrico que participaron en el confuso episodio para realizar el cotejo balístico y también aclararon que la versión de la familia no coincide con el relato de otros testigos y con la prueba de dermotest realizada a la víctima.

Alexis Berti tenía 30 años y lo conocían en barrio Parque Casas como Locochi. Era padre de dos nenas y un nene. “Ayer, él (por Alexis) estaba con otro pibe en la puerta de la casa de la suegra por calle Rauch. Hacía un tiempo que vivía ahí con su familia. A eso de las 11 pasaron unos policías en un móvil, cuando lo quisieron parar, empezó a correr para el lado de Vila y lo persiguieron”, continuaron sus allegados en diálogo con este diario.

Los testigos detallaron que Alexis dobló por Vila, se subió a un techo, corrió unos metros hasta que le dispararon. “Pará, pará. Me entrego, me entrego” y se arrodilló. Y le pegaron un tiro, a sangre fría. “Apenas pasó esto, cayó otro comando, bajó una mochila y la tiraron arriba del techo”, explicó el familiar para agregar que algunos habitantes del barrio también les contaron que en ese bolso estaban las armas que le encontraron.

“En el barrio nunca tuvo problemas con nadie. Era un pibe que vivía para su familia. Tenía sus cosas, pero no era para que lo maten así. A sangre fría. Sí, se había entregado. Estamos todos destruidos, no lo podemos creer”, explicó uno de sus parientes .

Versión oficial

Voceros judiciales señalaron que el hecho comenzó al mediodía en Vila al 1700. En ese lugar, personal de Comando vio a una persona en actitud sospechosa. Cuando se acercaron para identificarla se dio a la fuga y también intercambió algunos disparos con los policías. De este enfrentamiento resultó fallecido Alexis Berti, quien recibió un disparo en el pecho. A su vez, los pesquisas indicaron que esperan el resultado de la autopsia para ampliar la información.

Al lado del cuerpo de Berti, los uniformados incautaron una pistola calibre 9 milímetros y otra calibre 22. Además, Spelta ordenó secuestrar las armas reglamentarias de los agentes para realizarles el cotejo balístico, prosiguió el vocero.

El fiscal también solicitó la recolección de testimonios. Con respecto a la versión brindada por la familia, las fuentes judiciales detallaron que el fiscal tomó en cuenta ese relato, pero que “no coincide con la versión de otros testigos”. A su vez, explicaron que se le realizó la prueba de dermotest en el cuerpo de Berti y que arrojó que tenía restos de pólvora en las manos. “La mecánica que relatan los agentes en principio coincide con los indicios”, detallaron.

Las fuentes policiales y judiciales remarcaron que la víctima contaba con un pedido de captura por escruches entraderas. En ese sentido, la causa por la que presentaba la captura no fue informada por los pesquisas.

Viuda demorada

A raíz de las dos versiones totalmente opuestas sobre lo que ocurrió y la espera de cuatro horas para que el cuerpo de Berti fuese trasladado al Instituto Médico Legal (IML), allegados a la familia contaron que cuando la esposa y una hermana fueron a reclamarles a los policías fueron apresadas. Una de las mujeres fue trasladada en la seccional 10ª mientras que la pareja de Berti fue alojada en la comisaría 30ª, con jurisdicción en el barrio.

En ese marco, los voceros judiciales confirmaron la detención e indicaron que cuando personal de Gabinete de Criminalística llegó al lugar hubo disturbios y las mujeres fueron demoradas por el delito de resistencia a la autoridad, a disposición del fiscal de Flagrancia en turno.

Comentarios