Opiniones

Opinión

Terror en la bahía, hijas y asado en el horno

En estos días se determinó que la mayor actividad de DeAngelo como asesino y violador coincidió con su servicio como oficial de la ley en Auburn.


En estos días se determinó que la mayor actividad de DeAngelo como asesino y violador coincidió con su servicio como oficial de la ley en Auburn. Su modus operandi era básico: al filo de la medianoche se introducía en casas de familia de clase media y media alta; sometía a las víctimas con un cuchillo; amarraba a los hombres –algunas veces los golpeaba con furia– y luego violaba a las mujeres, y culminaba la faena llevándose los objetos de valor. Las investigadores afirman que durante los años 70 y 80 el asesino trastocó el estilo de vida de una amplia zona de California y la gente dejó de sentirse segura en sus casas.

Anne Marie Schubert, procuradora del distrito de Sacramento, quien tenía 12 años cuando sucedieron los delitos, asegura que el cambio fue radical: “Hay recuerdos muy vívidos. Puedes preguntarle a cualquiera que pasó su infancia por aquí. Todos tienen algo que contar”. DeAngelo fue expulsado de la policía de Auburn luego de que fuese sorprendido tratando de robar. Con la expulsión de DeAngelo de la policía, los ataques prácticamente desaparecieron en esa zona, pero se reprodujeron con mucha más violencia en otras localidades del sur de California y entre octubre de 1979 y agosto de 1981 se registraron 9 asesinatos y decenas de violaciones que le fueron atribuidos.

DeAngelo se casó y tuvo tres hijas, y a fines de los ochenta empezó a trabajar en los supermercados Save Mart en un suburbio de Sacramento hasta que el año pasado se jubiló y se dedicó a actividades propias de un anciano en una casa grande y cómoda que compartía con su hija y nieta en el suburbio de Citrus Heights. Una portavoz de Save Mart afirmó  que “nada de lo que hizo en su trabajo nos hubiera hecho sospechar que tenía relación alguna con los crímenes que se le atribuyen”. Mayor sorpresa expresaron sus vecinos, entre quienes tenía fama de cascarrabias, pero jamás de violento y mucho menos de asesino y violador.

“Es una persona muy meticulosa”, declaró a la prensa un vecino de Citrus Heights, quien añadió que “su casa está siempre perfectamente pintada. Su hierba siempre está cortada”.

De acuerdo con un reportaje de The Washington Post el hombre era propenso a ataques de ira y a veces perturbaba las vidas de los vecinos: “Lo escuchábamos gritando a la nada en el patio trasero y caminando en círculos”, confió otro vecino al diario.

Los policías que lo arrestaron contaron que cuando se los llevaba les pidió unos segundos porque tenía un asado en el horno y se le iba a quemar.

Presunto violador y asesino enfrenta justicia de California

Fue uno de los casos sin resolver más notorios de Estados Unidos: violaciones sádicas y asesinatos que aterrorizaron California entre 1976 y 1986.

Y no fue sino hasta esta semana que el presunto responsable fue capturado e inculpado el último jueves en una corte de Sacramento, capital de este estado de la costa oeste de Estados Unidos.

En silla de ruedas, esposado y vistiendo un traje naranja de presidiario, Joseph James DeAngelo, de 72 años, fue imputado por el homicidio de Katie y Brian Maggiore en 1978 en Rancho Cordova, cerca de Sacramento.

El llamado “Golden State Killer” (asesino del estado dorado, como se denomina a California) no contestó aún a los cargos. Una nueva audiencia está prevista para el 14 de mayo.

DeAngelo, un ex policía y veterano de guerra, apareció en la corte escoltado por cinco oficiales y con un semblante adormecido. “Tengo un abogado”, contestó el hombre con una voz frágil, casi un susurro, al juez Michael Sweet cuando le preguntó sobre su representante en la corte, una defensora pública.

Según la prensa estadounidense, está en el ala psiquiátrica de la prisión, donde está internado y bajo vigilancia por riesgo de suicidio.

Pena de muerte

DeAngelo enfrentará cargos similares en los condados de Orange y Ventura, donde el fiscal Gregory Totten pedirá la pena de muerte.

“Hubo más de 50 violaciones, 12 asesinatos, crímenes que abarcaron 10 años en al menos 10 condados diferentes”, dijo la fiscal del condado de Sacramento Anne Marie Schubert al anunciar el arresto.

El meticuloso asaltante enmascarado recibió otros sobrenombres: “East Area Rapist” (violador de la zona este) y “Original Nightstalker” (primer acosador de la noche).

El último caso registrado, según el FBI, fue en mayo de 1986, con la violación y asesinato de una joven de 18 años en Irvine, 680 km al sur de la capital del estado. Y desde entonces pasaron 32 años con DeAngelo fuera del radar de las autoridades.

Las pruebas de ADN fueron clave para ir dando con el perfil del asesino. El diario Sacramento Bee reportó que los investigadores compararon el ADN recolectado en la escena de un crimen con perfiles disponibles en sitios web genealógicos que analizan muestras de gente curiosa sobre su ascendencia. Explorando árboles genealógicos, los investigadores dieron con DeAngelo a través de familiares lejanos.

Esa pista los llevó a la casa de un hombre mayor, que había vivido en un suburbio de Sacramento, área de muchos ataques. Y decidieron corroborar la muestra con ADN del acusado que encontraron en la basura. Todo fue muy rápido: el resultado llegó el lunes de noche y se realizó la detención. Sorprendido, el anciano no opuso resistencia.

Una máscara de esquiar

Las autoridades confirmaron que el acusado fue oficial de policía, y permaneció impune más de 40 años. Sus supuestos crímenes inspiraron el libro de Michelle McNamara Ill Be Gone in the Dark (Desapareceré en la oscuridad), que fue publicado este año y despertó un nuevo interés por el caso.

DeAngelo parece haber pasado la mayor parte de su vida en Sacramento, donde hizo el secundario y estudió justicia criminal en la universidad. También integró la Armada de Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam. Entre 1973 y 1976 sirvió como oficial de policía en Exeter, una ciudad al sur de Sacramento y cerca de Visalia, donde se sospecha que cometió varios crímenes. En 1976 pasó a la policía de Auburn, de donde fue despedido tres años después por hurtar un martillo y un repelente.

El rango de edad de sus víctimas fue de entre 13 y 41 años. La primera violación de la que se tiene registro fue en 1976, cuando invadió el hogar de una chica mientras dormía, en ausencia del padre.

“Tenía una máscara de esquiar”, dijo la víctima en una cinta que fue divulgada por el FBI hace dos años en un intento por revivir el caso. “Se subió a la cama y tenía un cuchillo (…), me dijo algo del tipo no grites” y ató sus manos.

Según el Sacramento Bee, DeAngelo trabajó desde 1989 hasta el año pasado como mecánico de camiones en el depósito de una cadena de supermercados.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.