Policiales

EN THEDY AL 300

Tensión en la cárcel de mujeres

Las internas del Instituto de Recuperación de Mujeres N° 5 denunciaron haber sido reprimidas por efectivos del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias (Goep). Mientras, desde Asuntos Penitenciarios dijeron que la requisa estaba prevista.


Durante varias horas, el penal de mujeres de barrio Refinería volvió a ser foco de tensión y angustia. A las 14 de este lunes, familiares de las internas comenzaron a agruparse en la puerta de la unidad penitenciaria de Thedy 375 para denunciar una nueva requisa violenta y el traslado de una de las detenidas a Santa Fe. Mientras varias camionetas policiales llegaban al lugar, el silencio oficial y los mensajes pidiendo ayuda desde el interior causaron un fuerte malestar.

La situación remitió a un episodio ocurrido hace poco más de diez días en el mismo lugar que aún es investigado por la Justicia. A diferencia de hoy, en esa oportunidad las internas denunciaron una irrupción represiva por parte de efectivos del Grupo de Operaciones Especiales (Goep) que rociaron con gas pimienta el sector de celdas de madres. El secretario de Asuntos Penitenciarios desmintió hoy ese accionar y manifestó su total respaldo al personal. Al respecto, Pablo Cococcioni dijo que el traslado estaba previsto y consensuado con la Defensoría Pública por el comportamiento agresivo de una interna. Y agregó que aprovecharon la presencia del Goep para realizar una requisa, que él mismo presenció.

Tras las rejas

“Por favor que alguien nos ayude. No podemos vivir así. Ya nos sabemos a quién recurrir. Nos amenazan todo el tiempo, con que nos van a sacar a los chicos, con que nos van a trasladar. Tenemos miedo y cada vez que pedimos algo nos responden con represión y requisas. ¿Era necesario que nos rompan todo?”. Ese fue uno de los tantos mensajes que trasmitieron desde la puerta del penal familiares de las detenidas, acompañados por integrantes de la ONG Mujeres Tras las Rejas.

“Esta vez no nos reprimieron mal como el otro día. Pero nos rompieron todo. Y se reían para provocarnos. Queremos que vuelva la compañera que se llevaron. Se la agarran con ella porque el domingo reclamó maltratos y abusos en la visita. Cumplimos condena pero somos seres humanos igual que todos. Tenemos derechos. Somos mujeres”, trasmitió otra joven que aclaró. “Hoy entraron y filmaron todo, para mostrar que no nos pegaron. Pero el otro día (27 de julio pasado) nos reprimieron mal a todas”, recordó.

“Nos llevaron engañadas con nuestros hijos al aula de la escuelita con la excusa de que nos iban a hablar de la prisión domiciliaria. Nos empujaron re mal, nos cerraron la puerta y nos golpearon a todas. Mientras en la requisa rompieron todo. Tiraron la leche de los bebés. Hicieron un desastre. Después nos engomaron en el patio bajo la lluvia”, continuó.

Cuestión de género

Apostadas en la puerta del penal estaban las integrantes de Mujeres Tras las Rejas que ayer intentaban contener a los familiares de las chicas, que se fueron sin respuestas.

Graciela Rojas, su presidenta, a la que no permitieron el ingreso, reflexionó sobre lo ocurrido: “Nadie tiene una respuesta. Hicieron una requisa con el triple del personal que el de la otra vez. Los vimos salir con cascos, escudos, equipos de combates. Si no les dan resultados los traslados, por que no buscan otros recursos?”, se preguntó tras apuntar que las mujeres no tienen apoyatura psicológica.

“En realidad esto está demostrando que el Servicio Penitenciario necesita una reforma de fondo, procesal, donde se tenga en cuenta la especificidad de género. Hay muchas cosas que están ligadas al género, que hace el encierro aún más cruento, más feroz, más difícil. Y parte de toda la atención que les falta a la mujeres como salud, apoyo psicológico, capacitaciones, hace que el encierro se vuelva aún más deplorable. Lo que están haciendo estas mujeres es reclamar sus derechos, no en los papeles, sino el ejercicio de ellos”, concluyó Rojas.

Causa penal

Desde el Servicio Penitenciario informaron que el traslado de la interna se decidió por su “comportamiento agresivo hacia el personal penitenciario intentando provocar inestabilidad en el penal”. Según el parte oficial, las cámaras de vigilancia del penal registraron en los últimos días comportamientos inusuales que los llevó a realizar una requisa en el día de hoy: “Durante la misma varias internas ocasionaron destrozos en la unidad penal sobre todo en el área educativa con rotura de ventanas, más escolares y mampostería, por lo que la fiscal María de los Ángeles Granato inició una causa penal por los daños producidos las internas”.

 

Si te gustó esta nota, compartila