El Hincha

Central Córdoba

Teglia: “Nuestro mayor potencial está en lo colectivo”

El flamante entrenador habló de las claves que tiene para levantar el equipo y llevarlo a lo más alto


Teglia trabajará con Tati Bustos Montoya. Foto: Juan José García.

La tarea no será sencilla. El equipo terminó 14 entre 20, ganando solamente 5 partidos sobre 19, siendo uno de los que menos goles convirtieron y de los que más recibió. Igualmente, con todo eso en contra, Daniel Teglia decidió aceptar el desafío y se puso al frente del Charrúa para lo que resta de la temporada 2018/19 de la Primera C.

Después de la práctica en el Gabino Sosa, el flamante entrenador charló con El Hincha para analizar el plantel con el que cuenta, los puestos a reforzar, la idea de juego que tiene, las claves para levantar el nivel y qué lo motivo a hacerse cargo del Matador en este momento.

-Sensaciones iniciales tras el primer entrenamiento.

-Muy buenas porque me reencontré con muchos chicos que conozco y la gente del club. Yo había estado vinculado a la institución hasta hace poco más de un año, en la etapa anterior de Ariel (Cuffaro Russo) y muchos chicos de la primera local o de inferiores, algo que para el club es muy bueno, así que ojalá podamos sacarle provecho, que puedan seguir creciendo y contar con ellos en un futuro inmediato en el equipo profesional.

-¿Cuál fue la motivación que te llevó a aceptar la propuesta para volver a dirigir?

-Siempre estoy vinculado al club a través de amistades, como pasa con Carlos (Lancellotti) u otros dirigentes, pibes que están jugando. Este es un club que te genera un montón de cosas cercanas a la simpatía, a la necesidad que tiene Central Córdoba, a lo que pone su gente siempre en acompañarlo, estando presente y por una u otra razón se le frustran el ascenso o las grandes campañas. Son desafíos que desde la perspectiva de los entrenadores siempre tenemos alguna pequeña esperanza en colaborar para que eso cambie.

-¿Con qué expectativas arrancas este ciclo?

-Armar el mejor equipo posible sabiendo que el plantel es corto, esperando que se puedan incorporar algunos juveniles a la lista de buena fe, hacer el mejor papel para ingresar al reducido y pelear por el ascenso. Pero tengo un objetivo central que es ver crecer a estos chicos, trabajar para que estén lo antes posible a disposición del primer equipo y que la próxima temporada ya haya un gran porcentaje de pibes del club jugando en primera.

-¿Cuánto más les sirve que tanto vos como el Tati (Bustos Montoya su ayudante de campo) conozcan las inferiores?

-Muchísimo, por eso también una de las razones de que el Tati esté acá es porque trabajó con ellos, porque el club necesita promover tanto entrenadores como preparadores físicos jóvenes no solamente jugadores, para poder llegar a los chicos que algunos hacen un año que están en el club u otros hace mucho tiempo y para que abajo vean que es real eso de que si te fichas en las inferiores y entrenas, pese que a veces las condiciones no son las mejores, vas a tener la posibilidad de llegar al equipo profesional. No le conviene a la institución año a año empezar de cero y salir a buscar jugadores nuevos para conformar con cada cuerpo técnico o libro de pases un equipo diferente.

-¿Qué verán los hinchas?

-En Rosario todos los clubes son exigentes porque han visto jugar muy buenos equipos. Nosotros tenemos que ser prácticos y saber que la cosecha de puntos muchas veces no va de la mano de la estética o el buen juego, pero creo que estamos en condiciones de ofrecer algo más ofensivo, aprovechando dos o tres jugadores de buen pie que tenemos, y elegir en base a eso el sistema, que para mí no es tan importante ya que podes manejar varios tácticas diferentes si tu idea de juego es clara. Eso es lo que hay que transmitir, de tomar iniciativa, ser protagonistas adentro de la cancha para proponer esa intensidad que tenemos nosotros por la juventud y por el tipo de futbolistas con los que contamos hoy.

-En tu único antecedente al frente del Charrúa se vio un equipo compacto, efectivo pero que intentó jugar. ¿Esa es la idea qué querés mostrar?

-Sí, yo soy de los convencidos que al fútbol jugás con la pelota y que eso de ir a recuperarla, si bien es importante, no es lo primordial, lo fundamental es qué haces vos cuando la tenés y para eso debemos tener variantes, no regalarla y de tener ideas de juego asociado, pensar en las opciones que nos sirvan porque hay jugadores potentes como Ferrari o Trejo, muy picantes como Tedesco o fuertes como Cereseto. En el medio tenemos dos o tres jugadores que saben tratar la pelota, sea Saucedo, Bracco, Armoa o Straccia, hay posibilidades. Lo que sigue ahora es cómo encontramos el equipo, los once que van a salir jugando y como dije antes, somos poquitos, tenemos que cuidarnos mucho para no sufrir bajas y para saber que nuestro mayor potencial está en todos juntos, no en las individualidades.

-Tenés dos cupos de refuerzos, ¿la idea es sumar ambos?

-Claro que sí y tiene que ver con reforzar el área rival y la nuestra. Si bien yo considero a Matías Giroldi el arquero titular hay que tener en cuenta que lo secundan juveniles. Después creo que este equipo tuvo algunos problemas en generar fútbol, en definir los partidos y no nos vendría mal reforzar esa zona. Tengo que decidir en cuál de esos tres lugares ocupar los dos refuerzos que vamos a buscar.

-Teniendo en cuenta que se fueron Ledesma o antes que termine el torneo lo hicieron Ojeda y Grazzini, ¿cuánto puede influir la experiencia a la hora de incorporar y en el andamiaje del equipo?

-En la etapa de Ariel eso fue fundamental para manejar partidos de visitante, para jugar partidos difíciles con aplomo. Acá Casini tiene experiencia, “Lalo” Pérez hace años que viene jugando en la categoría, Cereseto ni hablar y tenemos jóvenes que pueden acompañar. Yo tengo expectativas en muchos juveniles, sé que los chicos no tienen techo y cuando encuentren una curva ascendente y uno los pueda sostener ahí arriba, terminaran deslumbrando a propios y extraños. Lo importante es que a esa experiencia no la suframos y que los jugadores con más edad y recorrido que tenemos nosotros sirvan generosamente de espejo a los más chicos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios