Edición Impresa, Política

Techos y paredes invisibles

La Subsecretaría de Ingresos Públicos de la provincia, a través del Programa de Fiscalización Catastral, detectó 16 millones de metros cuadrados de construcciones no declaradas en 38 municipios y comunas.

La Subsecretaría de Ingresos Públicos de la provincia detectó, desde la implementación del Programa de Fiscalización Catastral, 16 millones de metros cuadrados de construcciones no declaradas en treinta y ocho municipios y comunas. Estas superficies representan 20 millones de pesos que el fisco deja de percibir en concepto de impuesto Inmobiliario.

“A los 20 millones de pesos que implican las construcciones no declaradas detectadas, se suman otros 12 millones del retroactivo por los incumplimientos de los últimos tres años”, informó Sergio Beccari, subsecretario de Ingresos Públicos. Además, recordó que “el control y la detección de estas irregularidades forman parte de la base de la política tributaria que lleva adelante la actual gestión”.

Por otra parte, Beccari se refirió a la puesta en marcha del Observatorio de Valores para determinar el valor de referencia de los inmuebles de la provincia y evitar irregularidades en las operaciones inmobiliarias. “Una vez que determinemos esos valores, la Administración Provincial de Impuestos (API) podrá ejercer un mejor control sobre las transacciones inmobiliarias”, consideró el funcionario.

Al referirse a la tarea de rastrillaje, Beccari indicó que “las fiscalizaciones realizadas con colaboración de municipios y comunas apuntan a que el impuesto Inmobiliario vuelva a representar el 27 por ciento de la recaudación provincial, como en el año 1992. Hoy este impuesto sólo alcanza el 10 por ciento de los ingresos públicos de Santa Fe”.   

Del total de construcciones no declaradas, 11.621.176 metros cuadrados fueron detectados en los 38 municipios y comunas que adhirieron al programa Juntos Vamos a Tomar Medidas. De acuerdo con los datos recabados por el Servicio de Catastro e Información Territorial, las mayores superficies no declaradas se encontraron en Reconquista (1.134.208), Villa Gobernador Gálvez (1.122.032), Granadero Baigorria (939.312) y San Lorenzo (936.374).

En la actualidad, en tanto, se están realizando fiscalizaciones en las localidades de Chabás, Fray Luis Beltrán, Ibarlucea, Rafaela, Rufino, San José de La Esquina, Wheelwright, Empalme Villa Constitución y Recreo. Por lo detectado hasta el momento, la provincia estimó que se incorporarán a la base de Catastro otros 2,5 millones de metros cuadrados.

A eso se suman otros 991.766 metros cuadrados edificados sin declarar en parques y áreas industriales, sobre un relevamiento de 1.143 empresas; 140 mil metros cuadrados en barrios cerrados, y 840 mil metros cuadrados en puertos de la provincia.

Valor catastral

Beccari también se refirió a la reciente implementación del Observatorio de Valores para determinar el valor de referencia de los inmuebles de la provincia. “El principal objetivo de esta herramienta es evitar irregularidades en las transacciones inmobiliarias (de venta, compra o mejoras), porque permite conocer en forma permanente los valores actuales de mercado en el territorio provincial”, indicó el funcionario de la administración Binner.

“La provincia tiene registrado un valor catastral –por el que se determina el valor del impuesto Inmobiliario urbano y suburbano– de 300 pesos por metro cuadrado. Y para los inmuebles rurales –calculando la mejor tierra de la provincia– en 7 mil pesos”, detalló el funcionario. Para dar cuenta de la distorsión existente explicó que “para la construcción de la autovía 19, el gobierno pagó 8.500 dólares por cada hectárea que debió expropiar”.

Beccari consideró “fundamental contar con valores de referencia”. Al respecto, explicó que en caso de que “se realice una operación que esté por debajo del valor de referencia, que no pueda ser justificado, la API llevará a cabo un proceso integral de fiscalización que probablemente determine una reescrituración”.

Comentarios