Ciudad

Para estrechar lazos

Teatro por la Identidad: “Ya hay una generación de bisnietes que duda de su identidad”

El ciclo de Abuelas de Plaza de Mayo filial Rosario cumple 15 años y lo celebra compartiendo su historia a través de redes sociales para relanzar y afianzar la búsqueda de hombres y mujeres que fueron apropiados durante la última dictadura cívico-militar


Hace 15 años el arte y la lucha por los derechos humanos sellaron un nuevo pacto en la ciudad. En su incansable trabajo por renovar campañas en la búsqueda de los más de 300 hombres y mujeres que fueron apropiados en la última dictadura, Abuelas de Plaza de Mayo tomó al teatro como recurso para instalar la duda y la pregunta por la identidad. Así sostuvieron de forma permanente y cada vez más masiva, 15 años de obras en salas, teatros y escuelas. En esta nota de El Ciudadano, Romina Bozzini y Claudia Piccinini, impulsoras de Teatro por la Identidad, hacen un repaso de la historia y la importancia del proyecto.

El ciclo cuenta con dos instancias: “El teatro va a la escuela” y “La escuela va al teatro”. Desde 2011 trabajan de forma sostenida con el Museo de la Memoria, las dos referentes señalan un antes y un después desde que iniciaron las funciones con escuelas. Piccinini fue quien acercó el proyecto a Abuelas, luego de ver una obra en San Martín de los Andes. Hoy trabaja en el área de Educación del Museo y con Bozzini, integrante de Abuelas, coordinan el proyecto que crece año a año.

La idea es que el teatro sea una herramienta pedagógica, ampliando así las posibilidades de búsqueda y estrechando lazos con distintas instituciones educativas de todos los niveles . Además, siempre se complementa con funciones para público general en distintas salas de la ciudad.

“La búsqueda siempre se está reciclando porque queremos que la sociedad entienda que esto nos pasó a todos como sociedad. Tengamos o no un familiar desaparecido, las huellas de la dictadura nos siguen atravesando permanentemente, los nietos que buscamos siguen sin conocer su verdadera identidad y hasta que no los encontremos a todos el delito de apropiación y robo de identidad se sigue cometiendo”, planteó Bozzini.

Este año debido a la situación sanitaria que impide realizar un festejo presencial, la versión rosarina del ciclo pensó una campaña virtual con base en las cuentas de Instagram @txirosario y de Facebook Teatroxlaidentidad Rosario. El objetivo sigue siendo encontrar a las nietas y nietos que faltan, que son más de 300. Además, comparten fotografías de las obras realizadas desde 2006 y de campañas como Necesito Verte Hoy, así como videos con saludos de docentes y artistas.

Durante este 2020, especifica Bozzini, el trabajo de búsqueda no se interrumpió, solo pasó a ser de forma remota. Para el organismo es importante reforzar los canales de comunicación y la idea de que en Rosario existe un espacio al que acudir si una persona duda de su identidad.

“La reflexión sobre la identidad tiene que ser en forma amplia, porque les nietes están caminando por la calle. Puede ser un amigo, vecino, colega, pueden estar en cualquier lado. La idea es llegar a la mayor cantidad de gente posible y que todos entiendan que nos pueden ayudar a difundir difundiendo la búsqueda de Abuelas”.

Para el organismo las campañas de difusión son claves: además del teatro, existieron campañas de Fútbol por la Identidad, Cine, Danza, entre otras. Desde su fundación en 1977, tuvieron que ir adoptando diversas estrategias, los públicos fueron cambiando: “Hoy buscamos a nietos que ya tienen hijos. Muchos de los que se acercan vienen acompañados por sus hijes porque alguno vio el tema en la escuela, y saben que su mamá o papá son adoptados y algo en el relato no les cierra. A muchos les surge la pregunta a partir de sus hijos y te dicen ‘me trajeron ellos’, porque son quienes empiezan a preguntar quiénes son mis abuelos y abuelas. Ya hay una generación de bisnietes que duda de su identidad”.

“Hace años que las abuelas ya van a los jardines de infantes, intentan llevar la pregunta a las casas”, cuenta Bozzini. Detalla así la importancia que tiene la capacitación en el universo docente: “Entendemos que el sistema educativo tiene que incorporar la historia de Abuelas para que los docentes puedan hablar del tema desde un lugar de cercanía y no solo porque está en la currícula”. Además, insiste, es necesario dar cuenta de que no se tratan hechos que sucedieron hace mucho tiempo a un grupo determinado de gente:

“La historia no es lineal, son crímenes que se siguen cometiendo y hablamos de cientos de personas que fueron privadas de conocer su verdadera historia, no les dieron la posibilidad de elegir. Y muchos de los apropiadores han sido los cómplices de los asesinatos o los asesinos de esos padres y de esto dan cuenta los testimonios en los juicios”.

Teatro y memoria

“Cuando te sentás a ver una obra suspendes lo racional. Se abre la percepción a cuestiones quizás más inconscientes que tienen que ver con las emociones o la memoria. Se abren otras posibilidades de escuchar, percibir y de conectarte con lo que el otro te dice”, define Piccinini. Además trae de nuevo la idea de trabajar la identidad en un sentido amplio: no solo se trata de los niños apropiados sino de la pregunta por quién soy, por qué soy cómo soy. “Son preguntas que nos tocan a todos”.

“Como es una temática que por ahí más que acercarte te espanta, otros lenguajes como el arte ayudan muchísimo”. Así, a partir de un color, una música o un relato, chicas y chicos pueden acercarse “a un tiempo que no es de ellos y les provoca querer saber más sobre algo que fue terrible”.

Cada obra que se presenta inicia con un actor o actriz que lee un fragmento de un testimonio del Archivo Biográfico de Abuelas. Se trata del material que preparan desde el organismo para cada nieto y nieta que se busca encontrar: es su historia narrada por quienes conocieron a su madre y padre, sus compañeros de militancia, primas, tíos, abuelas, vecinos, entre otros. Este archivo es privado pero con la autorización de familiares es el único momento del año en que se hace pública una parte. Además, lo que cuentan estos testimonios retratan un momento de la vida y no el momento del secuestro.

Para Bozzini el teatro es una gran herramienta para instalar la pregunta y la duda: “La pregunta por quiénes somos es una pregunta que se hace el teatro desde que es teatro. En sus orígenes está la pregunta por el ser. Se trata de una de las preguntas fundantes que se hicieron los primeros actores o qué es el mundo o hacia dónde vamos”.

Trabajan la identidad como una construcción: somos los relatos que nos contaron nuestros padres y madres, tíos, abuelos. “Instalar la duda tiene que ver también con llegar a esas personas que hay algo que no les está cerrando en su historia o que no les han contado. Y el teatro viene a interpelar”.

Legado de Abuelas

Las obras que se presentaron en estos 15 años del ciclo no siempre tienen una relación directa con el terrorismo de Estado, pero trabajan algún arista vinculada a la idea de identidad. Post función se realiza una charla, donde los debates a veces se vuelven candentes entre diferentes posturas.

Para Bozzini y Piccinini se pone de relieve una de las enseñanzas de Abuelas: vivir en una democracia implica vivir en las diferencias, aceptarlas para construir en base a estas. “Se trata de entender que salir a pedir justicia, verdad, memoria no es decir palabras al azar sino que es honrar la palabra, honrar la democracia. Entender que vivir en democracia es vivir en la diferencia y no pensar que si hay diferencias hay que eliminar al otro, secuestrarlo, hacerlo desaparecer, matarlo. Los ciclos apuntan a esto, poder construir un diálogo que nos haga reflexionar sobre en qué país queremos vivir”, Bozzini.

Finalmente, destacan otra de las enseñanzas de Abuelas: solas no iban a poder encontrarlos. “Es importante la búsqueda como colectivo, cada uno se puede preguntar ¿cómo puedo ayudar?”. Así enumeran que las Abuelas tomaron ayuda de la ciencia a través del índice de abuelidad que permite conocer el vínculo genético. Tomaron ayuda de las leyes, hoy en la convención de los derechos del niño hay tres artículos que son de ellas. Tomaron a los docentes como un vínculo fundamental para ampliar la búsqueda, ofrecieron capacitaciones. Tomaron la experiencia de los actores y actrices para llevar adelante un ciclo como Teatro por la Identidad.

Canales de Comunicación

Si naciste entre 1975 y 1980 y dudás o conocés a alguien que duda de su identidad, comunicate con Abuelas de Plaza de Mayo Rosario: [email protected] | www.abuelas.org.ar | @abuelasdifusion.

En Rosario el aniversario por los 15 años se sstá difundiendo en la cuenta de Instagram @txirsario y de Facebook @Teatroxlaidentidad Rosario

Comentarios