Ciudad, Edición Impresa

Taxistas y playeros piden medidas contra los robos

Los estacioneros se reúnen hoy con Ghirardi. Los tacheros dialogaron ayer con autoridades policiales

Ayer fue el turno de la estación de servicio de 3 de Febrero y Entre Ríos. (Foto: Marcelo Masuelli)
Ayer fue el turno de la estación de servicio de 3 de Febrero y Entre Ríos. (Foto: Marcelo Masuelli)

Los recientes y sucesivos hechos de violencia que involucraron a playeros y taxistas tienen denominadores comunes que alarman no sólo a los protagonistas sino también al resto de los ciudadanos. La preocupación central de los tacheros y de los trabajadores de las estaciones de servicio es “el nivel de agresividad” de los delincuentes. Un muerto el sábado pasado por el lado de los estacioneros, un disparo en el rostro de otro trabajador por el sector de los taxistas, son los últimos cruentos antecedentes de una carrera que escribe cada vez capítulos más frecuentes y salvajes. La historia es la de siempre: reclamos y más reclamos, promesas y más promesas, pero todos saben que los períodos de paz son cada vez más cortos y la agitación mediática tampoco implica soluciones.

Los taxistas conviven con este problema desde hace mucho tiempo. Muchos tacheros quedaron en el camino. Para los estacioneros, en cambio, es un hecho relativamente nuevo. Pero ambos sienten que arriesgan la vida y ven en cada cliente un potencial ladrón. “Sabemos que la Policía no es sólo para nosotros”, dijo José Tornambé, titular de Catiltar, la cámara de titulares de taxis, resumiendo en una frase la vana pretensión de tener un policía cerca de cada rosarino pasible de robo. Pese a todo, en su sector se avanzó en medidas de seguridad que terminaron dando algún resultado: los corredores fijos, el GPS, y otras medidas atenuaron los riesgos, aunque, como dice Mario Cesca, de Atti (Asociación de Titulares Independientes de Taxis) “una vez que un atacante apunta con una pistola allí se termina toda la tecnología”.

Los taxistas ven avances

Representantes de los taxistas se reunieron ayer con el Jefe de la Unidad Regional II, Oscar Barei. Para Mario Cesca la reunión fue muy positiva: “Vimos una persona con mucha voluntad de trabajo y ganas de encontrar solución a los problemas”. En relación a las medidas que se tomarán Cesca dijo que continuarán con la política de los corredores seguros, con móviles y dotación policial en 32 puntos estratégicos de la ciudad, a los que se agregarán móviles circulando en las inmediaciones, un reclamo nuestro desde hace un tiempo”. El representante de los titulares de taxis reveló que se tomaron otras medidas, aunque prefirió no revelarlas “para que no se enteren los choros”.

Según Cesca, Barei invitó a los representantes de los taxistas a concurrir a Jefatura una vez por semana para mantener un diálogo sobre el desarrollo de los controles preventivos.

Día clave para los estacioneros

Tras un nuevo robo producido en la mañana de ayer en la estación de 3 de Febrero y Entre Ríos, donde se llevaron 150 pesos, los estacioneros quieren avanzar en el sentido en el que ya lo hicieron los taxistas, sabiendo que las soluciones definitivas son imposibles, pero impulsando las mejoras que podrían minimizar los riesgos. Una de las ideas que plantean es transformar a las estaciones en “puntos seguros” de la ciudad, colocando cámaras y presencia policial. Ellos también saben que la Policía no es sólo para ellos, pero tienen la lógica pretensión de trabajar sin miedo al encuentro con el próximo cliente. Así lo expresó Ismael Marcón, titular del Sindicato de Empleados de Estaciones de Servicio: “Nosotros no vamos a seguir arriesgando la vida de los trabajadores. Vamos a plantear propuestas superadoras en común con las cámaras empresariales. Creemos que las estaciones de servicio son un punto natural de encuentro, un terreno semipúblico que permite la instalación de cámaras porque no viola la intimidad de nadie. Y también consideramos importante la instalación de cabinas que permitan la presencia policial en el lugar.
Eso será bueno para los trabajadores de las estaciones y para la sociedad en general” enfatizó Marcón.

Según el dirigente los empresarios están dispuestos a hacer las inversiones necesarias, tanto en cámaras como en la instalación de las cabinas y ahora irán por la respuesta del secretario de Gobierno de la provincia, Horacio Ghirardi, y del Jefe de Unidad Regional II, Oscar Barei, en una reunión que se realizará esta tarde, a las 17, en la sede del gobierno provincial en Rosario.
Por la mañana se reunirán con el concejal Diego Giuliano, integrante de la comisión de Seguridad del Concejo, quien les ofreció el apoyo y la colaboración del cuerpo deliberativo.

Al finalizar el día los trabajadores de las 120 estaciones de servicio de Rosario se reunirán en asamblea y decidirán las medidas a tomar.

Según Marcón las propuestas serán no expender más combustible a los conductores de motos o no hacerlo más en horas de la noche, aunque los reiterados robos a plena luz del día hacen que esta segunda medida, según el dirigente, sea menos probable.

Comentarios