Conciertos, Espectáculos

Estreno y homenaje

Susana Rinaldi presenta “A Chico Novarro, conmigo”

Estreno y homenaje de la gran cantante, este viernes en el Teatro Fundación Astengo.


La Voz de Buenos Aires, Susana Rinaldi, llega a Rosario para mostrar su nuevo disco, A Chico Novarro, conmigo, donde brinda un homenaje al compositor y cantante santafesino. Esta noche, a las 21, en el Auditorio Fundación Astengo (Mitre 754), la artista aprovechará para celebrar 60 años de carrera junto a su quinteto, que dirige el maestro Juan Carlos Cuacci. Además, repasará un repertorio que la consagró en el mundo y que incluye clásicos como “Yuyo verde”, “Tinta roja”, “Naranjo en flor”, entre otros. Antes, Rinaldi le respondió a El Ciudadano y, disparó: “El mejor elogio recibido desde el público es ser coherente con lo que digo y hago”.

—¿Como llega esta elección de hacer a Chico Novarro?

—Sería simple responder diciendo que me había comprometido hace rato. Sucede que, como autor y compositor, Chico Novarro muestra, en todo su repertorio, una calidad poco común y frecuente, con matices que me da placer redescubrir a mi manera.

—Es la primera vez que se involucra de manera directa en la mezcla de un disco. ¿Hay una suerte de búsqueda por actualizar el mensaje a través de la interpretación que hace de los temas?

—Es verdad. Es la primera vez, y no será la última, que no deje libre ninguno de los espacios que determinan la creación de un disco que no sea mi mirada. Es decisión definitiva no dejar librada al azar mi participación en un mercado cada día más exigido en excelencia.

—Cuando mira para atrás y ve que se cumplen 60 años de carrera y 50 años de su primer disco, ¿qué desafíos le quedan por experimentar con la música?

—El gran desafío es seguir, sin fallas en voz y repertorio. Buscando la sorpresa de lo inimitable. Sin artificios de una técnica que todavía no han podido copiarme.

—¿Qué desafío enfrentan los artistas en la construcción de identidad y memoria en un país que, en los últimos meses, ve amenazada su paz y profundizada la desigualdad social?

—El mejor de los elogios recibidos es ser una luchadora sin pausa. En pos de no sentirnos desquiciados por esta realidad social y cultural menospreciante, recordemos que pertenecemos a un país donde la gran mayoría se ha dejado llevar por su defecto mayor: no tener memoria cuando era más necesaria.

—Después de ser agregada cultural de la Embajada en Francia en el gobierno anterior, ¿cuál es hoy la función que debe asumir como artista?

—Deseo ser fiel con aquello que brindo desde el escenario en cuanto a pensamiento y entrega. Creo que el mejor elogio recibido desde el público es ser coherente con lo que digo y hago. ¡Que así sea!

Comentarios